Ofrece Obama seguir presionando por la reforma migratoria

martes, 12 de enero de 2016
WASHINGTON (apro).- En su último informe sobre el Estado de la Unión ante el Congreso federal de su país, el presidente estadunidense Barack Obama pidió a los legisladores hacer un último esfuerzo para cambiar las leyes sobre inmigración, portación y venta de armas, y contener el consumo de drogas sintéticas. “Espero que podamos trabajar juntos este año en prioridades bipartidistas como la reforma al sistema criminal, y para ayudar a la gente que enfrenta el abuso de medicinas controladas”, declaró Obama ante la sesión conjunta del Congreso estadunidense. El mandatario, quien dejará la presidencia el 20 de enero de 2017 a quien resulte el ganador de las elecciones presidenciales del segundo martes de noviembre próximo, utilizó el foro legislativo para señalar que en su informe no se quería concentrar en lo que ocurra este año, ni el próximo, sino en los siguientes cinco o diez años. “Quiero con tranquilidad hablar de la lista tradicional de propuestas para este año”, señaló Obama. “No se preocupen, tengo muchas propuestas, desde ayudar a los estudiantes a escribir códigos computarizados para personalizar tratamientos médicos para los pacientes, así como seguir luchando para alcanzar progresos en el trabajo que debemos seguir haciendo, corrigiendo las imperfecciones de nuestros sistema migratorio, aumentar el salario mínimo y todas las cosas que le interesan a las familias que trabajan duro”, enfatizó Obama. Sin abundar más allá de la mención en el tema migratorio, y en reducir la violencia que genera la facilidad con la que se venden las armas en Estados Unidos, Obama dio un informe más bien lleno de asuntos alcanzados a los que consideró como los éxitos logrados desde hace siete años, cuando inició su primer mandato y que culminará a mediados del primer mes de 2017. Ante una Cámara de Senadores y de Representantes dominada por los republicanos, y consciente del año electoral que vive su país, el presidente dijo que EU ha sido objeto de “grandes cambios”, guerra y depresiones económicas, por ejemplo. Entre ellos destacó “el influjo de los inmigrantes, los trabajadores luchando por mejores condiciones y por los movimientos para ampliar los derechos civiles”. En su mensaje, Obama encomió al Congreso federal a continuar esforzándose por consolidar la recuperación económica. Para ello, enlistó cuatro objetivos que se deben cumplir, más allá de quien vaya a ser el presidente de Estados Unidos y de la conformación política del Poder Legislativo. “Primero, ¿cómo podemos darle a todos la oportunidad equitativa y garantías de seguridad en esta nueva economía? Segundo, ¿cómo podemos lograr que la tecnología sea benéfica para todos y que no sea en detrimento de nosotros, especialmente cuando tengamos la necesidad resolver asuntos urgentes como el cambio climático? Tercero, ¿cómo podemos garantizar la seguridad de Estados Unidos y su liderazgo en el mundo sin que nos transformemos en el policía global? Y finalmente, ¿cómo lograr que nuestros políticos reflejen lo mejor de nosotros y no lo peor?”, destacó Obama en su informe. El mensaje presidencial estuvo repleto de los temas de la agenda social tradicional de los demócratas, como un mejor sistema educativo, ampliar los derechos laborales, de derechos civiles, combatir la pobreza y continuar con los subsidios económicos a los más pobres. Los republicanos del Congreso, aunque aplaudieron a Obama, se abstuvieron de reconocerle con ovaciones cuando habló del tema del cambio climático, el control de la venta de armas y de destinar más fondos para la educación pública y al sistema sanitario o de salud que él logro que aprobara el Capitolio. En materia de seguridad, insistió en que se deben fortalecer los mecanismos de protección en contra de ataques cibernéticos, y sobre todo, fortalecer la guerra contra el terrorismo internacional. “La prioridad número uno es proteger a los estadunidenses y combatir las redes del terrorismo. Tanto al-Qaeda como el Estado Islámico son una amenaza directa a nuestra gente… si este Congreso está interesado en ganar esta guerra y quiere enviar un mensaje a nuestras tropas, debe finalmente autorizar el uso de la fuerza militar contra el Estado Islámico”, sentenció. En términos de democracia, el presidente resaltó el mantener una política que defienda los designios de la gente y contener los intereses de los dictadores. En este contexto, Obama señaló al caso de Cuba y nuevamente pidió a los legisladores levantar el embargo económico impuesto a la isla hace más de medio siglo. “Cincuenta años de aislamiento a Cuba han sido un fracaso para promover la democracia y nos han dejado atrás en América Latina. Es por ello que restablecimos las relaciones diplomáticas, abrimos la puerta a los viajes y al comercio y propusimos mejorar la vida de los cubanos. ¿Quieren consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Pues entonces admitan que la Guerra Fría se acabó, levanten el embargo”, arengó Obama. A los congresistas republicanos y demócratas les pidió también que como parte de la agenda para el futuro y la consolidación del progreso económico, es urgente que también aprueben el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

Comentarios