Obama emite 10 órdenes ejecutivas para contener la venta indiscriminada de armas en EU

martes, 5 de enero de 2016
WASHINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos Barack Obama emitió 10 órdenes ejecutivas para restringir la venta indiscriminada de armas para evitar nuevas masacres que con tanta frecuencia se registran en su país. En una ceremonia en el Salón Este de la Casa Blanca, anotó que su decisión no implica reducir los derechos constituciones de los estadunidenses de portar armas y defenderse, sino garantizar que éstas no lleguen a manos de personas que eventualmente puedan ser responsables de otra masacre. “Estamos aquí no para debatir ni discutir la más reciente masacre, sino para prevenir que ocurra otra”, declaró Obama, acompañado de familiares de víctimas de la violencia masiva con armas de fuego y de personas incapacitadas físicamente tras haber sido heridas durante las masacres. “Cada año, más de 30 mil estadunidenses mueren a causa de una herida de bala, ya sea por suicidios, accidentes o balaceras. Más de 30 mil personas cada año”, enfatizó. Antes del anuncio oficial de las medidas ejecutivas, la Casa Blanca explicó que el único objetivo del plan es restringir la venta indiscriminada de armas para que no lleguen al poder de personas que potencialmente puedan provocar una nueva matanza. Una de las órdenes más importantes firmadas por Obama consiste en obligar a los vendedores a registrarse con el gobierno federal, aun cuando en ferias de armas y por Internet se venden pistolas y rifles, eludiendo así los requerimientos que imponen leyes federales y estatales para quienes quieran adquirir armas. Bajo la orden de Obama, a los vendedores de armas por Internet y en las ferias o exposiciones de armamento se les obliga a someter a revisión los antecedentes penales y físicos de sus clientes potenciales. La Casa Blanca explicó que este aspecto se enfoca a prevenir que personas con problemas mentales tengan la facilidad de comprar todo tipo de pistolas y rifles. Para llevar a cabo este plan, Obama destinará 500 millones de dólares del presupuesto federal, con los que subsidiará el tratamiento médico de personas con problemas mentales. Bajo este proyecto, a los fabricantes de armas se les obliga a reportar a las autoridades federales las unidades que se pierden en los envíos a los vendedores de armamento. “Somos la única nación desarrollada del mundo que sufrimos de la violencia con las armas y con tanta frecuencia”, matizó Obama. Otra de las órdenes emitidas autoriza la adición de 230 agentes del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) para fortalecer la vigilancia a los vendedores para que cumplan con la regulación. La Casa Blanca explicó que con las nuevas medidas se busca que las 24 horas del día y los siete días de la semana, el gobierno federal mantenga en revisión todas las solicitudes de compra y los antecedentes penales de los interesados. Con sus decisiones constitucionales, Obama exige a los fabricantes mejorar los seguros de las armas para evitar accidentes, pero sobre todo, que no permitan que un menor de edad pueda accionar una pistola o un rifle sin la supervisión de un adulto. El presidente Barak Obama recordó a los estadunidenses que ya han sido muchas las masacres a causa de la facilidad que hay en el país para que cualquiera pueda adquirir armas y municiones. Por ello, pidió que en lugar de “polarizar” el debate, juntos busquen una solución. Y enfatizó: “El Congreso federal tiene que legislar. Lo que estoy anunciando no es suficiente, con una legislación podemos reducir aún mucho más la violencia generada por las armas, pero no podemos esperar y por ello estoy dando el primer paso”. Las reacciones En el Congreso federal estadunidense los legisladores republicanos condenaron la decisión del presidente y acotaron que es inconstitucional. Dijeron que con ello demuestra que es capaz de abusar del poder para sacar adelante medidas impopulares. Todos los candidatos a la nominación presidencial por el partido republicano han prometido que, de ganar la Casa Blanca, su primera acción como titulares del ejecutivo será abolir las medidas ejecutivas emitidas por Obama. Aunque han sido consideradas por analistas como cosméticas, las órdenes ejecutivas para restringir la venta de armas sólo podrán ser anuladas por otra decisión ejecutiva presidencial. No obstante, también existe la posibilidad de que en estados como Texas, donde se permite a los residentes portar armas a la vista de todos, se busque el acaparo de las cortes federales para evitar que entren en vigor las órdenes de Obama, bajo el argumento de que el mandato es inconstitucional. El presidente de los Estados Unidos encomió a los ciudadanos de su país a estar vigilantes de las acciones del Congreso para evitar que los cabilderos de la industria de las armas impongan su voluntad sobre la decisión de senadores y representantes federales, a quienes ayudan al financiamiento de sus campañas proselitistas. Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y líder de los republicanos, descalificó las acciones ejecutivas de Obama. “Desde el primer día de su mandato, el presidente no ha respetado el derecho constitucional de las personas de que con seguridad y responsabilidad puedan ser dueños de armas y que las puedan utilizar legítimamente para su defensa y la de su familia”, determinó en un mensaje por escrito.  

Comentarios