Plantea Pedro Sánchez un gobierno del cambio y del diálogo en España

martes, 1 de marzo de 2016
MADRID (apro).— El candidato a la investidura propuesto por el rey, el socialista Pedro Sánchez, planteó poner en marcha un “gobierno del cambio y del diálogo” que saque a España “de la situación de bloqueo político”. Señaló que “millones de españoles” lo pidieron en las elecciones del 20 de diciembre, hacer un gobierno que “abandone las políticas de (Mariano) Rajoy” y del Partido Popular (PP) para evitar “las imposiciones, el chantaje y el abandono de la mesa de la negociación”. En la primera sesión de la investidura de gobierno en el Congreso de los Diputados, Sánchez leyó un discurso que duró una hora y 40 minutos, en el que mandó guiños a Podemos y las confluencias de partidos progresistas para que voten a su favor para conseguir gobierno. Este miércoles 2, continuará la sesión de investidura con los discursos de todas las fuerzas políticas representadas en el arco parlamentario y luego se celebrará la primera votación. Existe duda sobre la posibilidad que Sánchez pueda alcanzar los votos suficientes para que consiga formar gobierno. Hasta ahora, solo cuenta con los votos de Ciudadanos que, en conjunto, hacen 130 de los 176 votos necesarios para formar gobierno. De no conseguir más votos en la primera votación, pasadas 48 horas, el viernes se celebrará una segunda ronda de votaciones para ver si lo consigue. En caso que no sea así, el rey Felipe VI tendría que anunciar la disolución de las Cortes Generales (Congreso de los Diputados y Senado) para así convocar a nuevas elecciones, que se celebrarían el domingo 26 de junio. En su intervención, Pedro Sánchez delineó sus principales propuestas que surgen de un primer acuerdo al que llegó en días pasados con Ciudadanos, el partido que encabeza Albert Rivera, pero con guiños particulares a Podemos y al resto de la cámara, con excepción del PP. “Dieciocho millones de españoles y españolas votaron por la no continuidad del actual gobierno. Dieciocho millones de españoles esperan un gobierno distinto, que repare las consecuencias de los errores que se han cometido y abra camino a otras y mejores políticas”, dijo. En más de una ocasión hizo hincapié en descartar la posibilidad de una gran coalición con el PP, como lo sugirió Mariano Rajoy, contra quien ha hecho fuertes críticas sobre su política en la anterior legislatura. Reconoció que la aritmética tampoco favorece a alcanzar los votos suficientes de un gobierno solo de izquierdas, como lo propuso Podemos, Compromís, Izquierda Unida, entre otros, y aceptó que a muchos socialistas les gustaría un gobierno de esa naturaleza. Sin embargo sí consideró la opción de lograr un “acuerdo transversal” de los partidos que optan por el cambio y lanzó una pregunta, “¿Queremos un cambio de gobierno basado en el acuerdo, sí o no?”. Y en franca alusión a en alusión a Pablo Iglesias de Podemos –quien propuso que su formación ocupara diversas posiciones en el gobierno, entre ellas la vicepresidencia, lo cual rechazan los socialistas—señaló que “el gobierno del cambio se modela a partir del acuerdo no del asalto”, Sánchez incluyó entre la batería de propuestas incluir un plan de emergencia para 750 mil familias en las que ninguno de sus miembros recibe ingresos, propuesta hecha inicialmente por Podemos en su plan de emergencia. Una y otra vez, ante cada propuesta, Sánchez planteó que todas esas propuestas se pueden poner en marcha la próxima semana, en el entendido que le otorguen el voto para formar el gobierno que desea. “En esta cámara, hay una amplia mayoría que defiende, desde diferentes sensibilidades, un cambio de gobierno, un cambio de políticas que se han impuesto y un cambio en las formas de gobernar”, señaló.

Comentarios