Derrumbe de un puente en India deja al menos 21 muertos

jueves, 31 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El derrumbe de un puente a medio construir en Girish Park, uno de los barrios más poblados de Calcuta, en India, provocó la muerte de al menos 21 personas y dejó heridas a aproximadamente 85. "Cinco de nuestros equipos, con 270 integrantes, trabajan en el lugar y están otros cinco de camino, con lo que serán unos 500 trabajando allí en las próximas horas", señaló a la agencia EFE el comandante adjunto de la Fuerza de Respuesta de Desastres Nacionales del país asiático (NDRF, en sus siglas en inglés), Anil Shekhawat. Destacó que el número de heridos podría ascender "a unos 100, ya que se sigue buscando (supervivientes) en la zona afectada, que es bastante extensa. Aunque inicialmente se habló de hasta 150 personas bajo los escombros, ese número es mucho más limitado ahora", indicó. El Ejército indio envió cinco columnas con maquinaria para retirar los escombros y localizar a las personas atrapadas, además de tres equipos sanitarios con 10 ambulancias y uno de ingenieros, detalló en su cuenta en Twitter. Los equipos de emergencia y los propios vecinos trabajan con sus manos para tratar de recuperar a posibles víctimas de entre la estructura de 100 metros de metal y cemento. "La situación es patética. En este momento nadie sabe cuántas personas están atrapadas", reconoció el agente Raichand Mohta, según el diario español ‘El País’. De acuerdo con reportes de la agencia Presst Trust of India (PTI), un tramo de la estructura, de unos 100 metros de largo, se derrumbó sobre los vehículos y la gente que pasaba por debajo, atrapando a algunos en autos, camiones y bicitaxis. La ministra principal de Bengala Occidental, Mamata Banerjee, se trasladó al lugar de los hechos para supervisar los trabajos de rescate y advirtió que actuará “contra los culpables” una vez que se investigue la causa del derrumbe del puente que estaba en construcción desde 2009. Los empleados de la compañía constructora, IVRCL, abandonaron la sede de la empresa en Hyderabad, en el sureste de India, tras conocer el suceso, según la cadena de televisión india ANI. Sin embargo, uno de los responsables de la compañía, K Panduranga Rao, indicó a la prensa que lo ocurrido en Calcuta “no fue otra cosa que un acto de Dios”, asegurando que nada de esto había sucedido en 27 años. El primer ministro indio, Narendra Modi, de viaje oficial en Estados Unidos, expresó a través de Twitter sus condolencias a las familias de los fallecidos y su deseo de pronta recuperación a los heridos, tras mostrarse "impactado y entristecido" por el suceso. Los derrumbes de edificios son habituales en India, donde los constructores emplean materiales precarios y no aplican las leyes vigentes. La construcción del puente comenzó en 2009 y desde entonces se incumplieron sucesivamente plazos para la terminación de las obras. Este tipo de proyectos suelen incumplir en el país asiático los estándares más básicos de seguridad, lo que termina por traducirse en accidentes. En septiembre pasado dos trabajadores fueron rescatados tras permanecer nueve días atrapados en un túnel que se derrumbó a unos 47 metros de profundidad en el estado de Himachal Pradesh. No obstante, los derrumbes más comunes se dan en edificios, como el de agosto pasado que causó la muerte a 11 personas aplastadas por un muro en construcción en una cantera de Haryana.

Comentarios