Pedro Sánchez fracasa de nuevo en votación por la investidura de España

viernes, 4 de marzo de 2016
MADRID, (apro).- El socialista Pedro Sánchez fracasó en su segundo intento por conseguir la investidura del gobierno de España. Este viernes perdió la nueva votación por 219 votos en contra y 131 a favor, lo que le dejó a 45 de alcanzar una mayoría. Sánchez obtuvo solo un voto más respecto de la primera votación, en la que alcanzó 130. “Siento en el alma que España no tenga hoy un gobierno, porque el PP y Podemos hayan bloqueado la investidura”, dijo Sánchez al abandonar el hemiciclo. Luego anunció: “no voy a resignarme a que Mariano Rajoy siga siendo presidente del gobierno. Seguiré trabajando desde mañana para articular esa mayoría para un gobierno de cambio”. El candidato del PSOE, primero que fracasa en formar gobierno en la democracia, criticó con severidad a Pablo Iglesias de Podemos. “En democracia uno es lo que vota y Pablo Iglesias ha traicionado a los millones de electores que le votaron y con ello haber permitido que Mariano Rajoy siga gobernando”. Aunque no existe antecedente en la democracia española, después de fracasar en esta segunda votación, se prevé que el rey Felipe VI abra un nuevo periodo de consultas con los partidos para designar otro candidato. Desde la primera votación, que se celebró el pasado miércoles 2 de marzo, empezó a correr el plazo de dos meses para lograr la investidura antes de que se disuelvan las Cortes --Congreso de los Diputados y Senado-- y se convoquen nuevas elecciones. Presumiblemente, el rey convoque a una nueva ronda de consultas o bien esperará al 2 de mayo, cuando vence el plazo para que haya un acuerdo de gobierno. En caso de no lograrlo, el día 3 el monarca convocaría a nuevas elecciones para el próximo 26 de junio. Sin embargo, tanto Sánchez como todos los partidos de izquierda plantearon la posibilidad de seguir negociando para que el rey vuelva a proponer a Pedro Sánchez. A su vez, desde el PP también se anunció que a partir de ahora, Mariano Rajoy buscará que el PSOE y Ciudadanos se sumen a él para una “gran coalición” de gobierno. El alegato Previo a la votación, en su intervención, el candidato a la investidura Pedro Sánchez pidió nuevamente el voto de los diputados para “evitar que (el presidente Mariano) Rajoy siga al frente del gobierno” y con el propósito de que “las políticas del cambio empiecen a ser efectivas”. Aseguró que la suya es “la única alternativa a la España de la desigualdad y la injusticia en la que estamos inmersos”. “Con un solo voto podemos cambiar, de la noche a la mañana del futuro de España. Desde ya, no esperemos más. Los españoles no se lo merecen”, planteó. El candidato socialista inició acusando a Rajoy de sumir a España en “un período de incertidumbre y de bloqueo” al huir de “sus responsabilidades institucionales” echando culpas de su incapacidad al PSOE, por no apoyarle. Añadió: “mi único fracaso hubiera sido renunciar a la invitación del jefe del Estado” para presentarse a la investidura. Tuvo espacio en su mensaje para el desafío catalán, el cual considero es “imperiosa necesidad” atenderlo y no ahorrar esfuerzos para “tender puentes” y “estimular los afectos”. Sánchez consideró que el tema hay que abordarlo respetando la identidad de cada uno y la diversidad territorial de España. “Ni se pueden ahorrar esfuerzos para tender puentes y estimular los efectos siempre del lado de la ley y de la Constitución”, explicó. Su propuesta, insistió, es para iniciar cambios y medidas progresistas para “conseguir un gobierno del bien común; un gobierno que supere las medidas fracasadas de Rajoy”. En su turno, Mariano Rajoy reprochó a Pedro Sánchez que “no bloquee más la situación” y deje gobernar “a quien los españoles han dado más confianza que a usted”, aludiendo a él mismo. Lo criticó porque, en su opinión, el socialista puso “las instituciones al servicio de su supervivencia”. Eso “también es corrupción” añadió ante los reproches de la bancada socialista. “Su fiesta ha llegado al final, usted ha perdido las elecciones, ha perdido esta investidura”, insistió al señalar que su investidura es “falsa”. Y le pidió que “respete la voluntad democrática de los españoles y no les obligue, por su cerrazón y por su sectarismo, a tener que volver a pronunciarse el próximo 26 de junio”. Rajoy también criticó el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos porque “pretende la demolición de la obra que ha llevado a cabo el PP en estos cuatro años”. “Estamos ante una auténtica contrarreforma”, dijo. Luego insistió en que “resulta inaceptable cuando esas políticas son las que han permitido superar el desastre que nos dejaron ustedes en 2011”. Además, reprochó que lo que sufren es el “síndrome de Adán”, algo propio de “mentalidades inmaduras que piensan que el mundo comienza con ellos”. Y, en contraparte, señaló que se requiere un “gobierno estable, previsible y razonable. Lo de usted es una impostura”. El beso y la propuesta Pablo Iglesias, de Podemos, inició su intervención en tribuna en tono distendido al recordar el beso en la boca que le dio el miércoles, en la primera votación, al portavoz de Comú-Podem, Xavier Doménech. “Fluye el amor y la pasión en la política española. Pedro, solo quedamos tú y yo”, le lanzó al socialista. Muy distinto al duro discurso del miércoles, hoy Iglesias pidió dejar atrás “las discusiones más agrias”, porque después de ello vienen “los momentos más dulces”. Le propuso nuevamente a Sánchez un acuerdo para un gobierno de progreso, que en su opinión no se alcanza con el acuerdo con Ciudadanos, y le sugirió que le llamasen “el acuerdo del beso”. En su oportunidad, Albert Rivera de Ciudadanos reiteró sus ataques a Mariano Rajoy y a Pablo Iglesias. “Es tiempo de gente que quiere cambio y acción; el inconformismo y la pereza no es la mejor receta”, señaló. También a Rajoy le dijo que no les pediría que firmen este acuerdo porque “ni se lo han leído, porque usted (Rajoy) ha dicho que no hay acuerdo. Pues hay 200 reformas. Le da mucha pereza, pero léaselas”. Añadió: “No les voy a pedir que trabajen por España porque Rajoy ha puesto en jaque el papel constitucional del Rey porque dijo ´no´ cuando le tocaba (presentarse a la investidura). Pero no han conseguido poner en jaque al rey, a esta cámara y a la democracia”. En la Cámara hubo momentos de tensión cuando Ciudadanos reclamó que era una falsedad que ellos hubieran votado en contra de reprobar la dictadura de Francisco Franco. En ese momento, el Partido Popular y Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) pretendieron intervenir, pero el presidente del Congreso Patxi López los reconvino. Patxi López habló esta noche con el rey Felipe VI para comunicarle del fallido intento de investidura y el monarca lo citó para el lunes, cuando definirán los siguientes pasos.

Comentarios