Detienen al ultraderechista Miguel Bernard; lo acusan de extorsión

viernes, 15 de abril de 2016
MADRID (apro).- El dirigente de Manos Limpias, el ultraderechista Miguel Bernard y el de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, fueron detenidos esta mañana por la Policía Nacional, por extorsionar a personas o instituciones contra las que se querellaban, a cambio de retirar las acusaciones. Pau Molins, abogado de la infanta Cristina, confirmó en entrevista con el canal 3/24, que a la defensa de la hermana del rey se le pretendió extorsionar por parte de Manos Limpias, con una “cantidad desorbitada” como solución extrajudicial a cambio de retirar la acusación contra la hermana del rey Felipe VI. El sitio web del diario El Mundo, citando fuentes de la policía, aseguró que pidieron 3 millones de euros. Como parte de la Operación Nelson, en acciones simultáneas, agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional detuvieron a Miguel Bernard, secretario general de Manos Limpias, y a Luis Pineda, presidente de Ausbanc, éste en la estación de trenes de Atocha, cuando regresaba de un viaje de Sevilla. Se les acusa por los presuntos delitos de extorsión, organización criminal, fraude a Hacienda y falsedad documental. La policía realizó registros en las principales sedes de ambas instituciones, en el barrio de Argüelles, en Madrid, y en sus domicilios. También se detuvo a una decena de personas más, entre ellos Francisco Javier Castro Villacañas de Manos Limpias y Alfonso Solé Gil, de Ausbanc; la esposa de Pineda, María Teresa Cuadrado Díez, y su secretaria. La causa fue abierta por el juez de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, quien tiene información de diversos casos de extorsión y de intentos fallidos, como sucedió en el caso Nóos, cuando Manos Limpias ofreció a dos entidades bancarias retirar la acusación contra la infanta Cristina, a cambio de 3 millones de euros. Fuentes de la investigación dijeron que la policía inició sus pesquisas en 2014, al recibir las primeras denuncias de intentos de extorsión por parte de Ausbanc, cuyo presidente de esta supuesta asociación de defensa de consumidores, se nutría de extorsiones a grandes empresas y entidades bancarias, a cambio de no orquestar campañas difamatorias. Sin embargo, en el desarrollo de las pesquisas, se detectó que los dirigentes de Ausbanc se coordinaban con Manos Limpias para emprender acciones judiciales como mecanismo de extorsión. Se detectó que Pineda y Bertrand mantenían una acción concertada y premeditada. Sin embargo, una filtración de la causa judicial obligó a las autoridades españoles a acelerar las detenciones y los registros. El juez Pedraz abrió una causa judicial paralela para identificar quién filtró la información, porque podrían ser considerados cooperadores con los chantajes. Entrevistada por medios españoles, la abogada Virginia López Negrete, que ejerce la acusación popular en el caso Nóos en representación de Manos Limpias, aseguró que se mantendrá “hasta el final” en la acusación contra la infanta Cristina, y aseguró no estar relacionada con las presuntas extorsiones.

Comentarios