Antes de dejar la presidencia de EU, Obama liberó 221 mdd para la Autoridad Palestina

martes, 24 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Antes de concluir su mandato y pese a la oposición republicana, el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, liberó 221 millones de dólares para la Autoridad Palestina. La mañana del viernes 20, antes de la toma de posesión de Donald Trump, el gobierno saliente comunicó al Congreso que utilizaría el dinero, según un funcionario del Departamento de Estado y diversos colaboradores legislativos. El exsecretario de Estado, John Kerry, había informado a algunos legisladores de la medida poco antes de que dejara el cargo el jueves 19, agregó el funcionario. Los colaboradores legislativos dijeron que un aviso escrito con fecha 20 de enero fue enviado al Congreso pocas horas antes de la juramentación de Trump como presidente. Además de los 221 millones de dólares para los palestinos, el gobierno de Obama comunicó oficialmente al Congreso, ese mismo día, que procedería con la liberación de otros seis millones de dólares para asuntos externos, de los cuales cuatro millones serían para programas contra el cambio climático y 1.25 millones para organismos de la ONU. Los colaboradores legislativos y el funcionario del Departamento de Estado solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones sobre el asunto, según un despacho informativo de la agencia AP. Inicialmente, el Congreso había aprobado el financiamiento para los palestinos en los ejercicios presupuestarios 2015 y 2016, pero al menos dos legisladores republicanos solicitaron que no se entregaran los recursos debido a las maniobras de la Autoridad Palestina para buscar su inclusión como miembro en diversas organizaciones internacionales. En un giro histórico, el pasado 23 de diciembre Estados Unidos se abstuvo de bloquear en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución que condena la expansión de asentamientos de Israel en territorios palestinos ocupados, pese al llamado de Donald Trump a un veto. Con 14 votos a favor y la abstención de Estados Unidos, el documento condenó “la construcción y expansión de los asentamientos, el traslado de colonos israelíes, la confiscación de tierras, la demolición de viviendas y el desplazamiento de civiles palestinos”. Presentada por Nueva Zelanda, Venezuela y Senegal, la resolución reiteró “su exigencia de que Israel ponga fin de inmediato y por completo a todas las actividades de asentamiento en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental”. El documento destacó además que el Consejo de Seguridad no reconocerá ningún asentamiento fuera de las fronteras demarcadas en los acuerdos de 1967, y estableció que estos son un factor que obstaculiza las negociaciones de paz para la región.

Comentarios