Hermano de Hugo Chávez alerta por 'guión golpista” urdido desde la OEA

viernes, 24 de marzo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las exigencias de que el gobierno de Venezuela libere a sus "presos políticos" y organice elecciones de inmediato, forman parte de un "guión golpista" urdido desde la Organización de los Estados Americanos (OEA), sostuvo hoy Adán Chávez, hermano del expresidente Hugo Chávez, ministro de Cultura y vicepresidente de asuntos internacionales en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). En conferencia de prensa, Chávez opinó que pese a los críticas de la canciller venezolana contra Luis Videgaray Caso ayer, "no hay un conflicto serio" entre Venezuela y México. Sin embargo, precisó: "Somos países hermanos más allá de nuestros gobiernos". Con el afán de demostrar que en Venezuela la situación de los derechos humano no es tan grave como en México, Chávez aseveró que ahí "no hay periodistas asesinados", haciendo eco al asesinato de tres periodistas mexicanos este mes, entre ellos Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada en Chihuahua, asesinada ayer afuera de su domicilio. Un grupo de 14 países miembros de la OEA –entre ellos México— urgió ayer al gobierno de Venezuela a que establezca un calendario electoral, reconozca las decisiones de la Asamblea Nacional –controlada por una coalición de oposición– y libere a los “presos políticos”. Chávez descartó las críticas y contraatacó, al denunciar --de manera repetida-- el intento de "montar un golpe de Estado desde la OEA para sacar al presidente (Nicolás) Maduro". "En Venezuela no hay presos políticos, hay politiqueros presos" sostuvo, e insistió en que esta es "la gran verdad". Añadió que la Asamblea Nacional se encuentra "desprestigiada" e intenta montar un "golpe de Estado parlamentario". Luego aseveró que Leopoldo López, el opositor político encarcelado en el marco de las manifestaciones que se llevaron a cabo en 2015, no se encuentra prisionero por motivos políticos, sino porque "es un criminal". Respecto de la exigencia de elecciones, Chávez respondió que "el Consejo Electoral decidirá cuándo y cómo" se harán los comicios, y añadió que el gobierno "no le tiene miedo" a las urnas. Si bien a la rueda de prensa acudieron la embajadora de Venezuela en México, María Lourdes Urbaneja Durant, y otros dos representativos del partido, el hermano del fallecido líder monopolizó el uso de la palabra. Además de desmentir los señalamientos de la OEA, Chávez elogió la "democracia participativa y protagónica" en Venezuela. Subrayó que en los últimos 20 años se llevaron a cabo 18 elecciones --el PSUV perdió dos--, alabó la separación de los poderes, y declaró que en su país se respeta "en exceso" la libertad de expresión. Su retrato del país contrastó con el informe muy severo que publicó el pasado martes 14 Luis Almagro, secretario general de la OEA. En el documento, Almagro aseveró que la Venezuela de Maduro se convirtió en un “régimen dictatorial”, y sugirió la posibilidad de suspender de la OEA al país sudamericano, en caso de que el gobierno no organice elecciones en los próximos 30 días. Más aún, el gobierno de Venezuela rechazó con vehemencia el comunicado que emitieron ayer los 14 países y atacó personalmente a Videgaray, quien anunció que México buscaría una postura común sobre Venezuela. Maduro incluso descalificó a los promotores –los tachó de “un grupito de países de derecha, gobernados por la derecha allá en Washington". Hoy, Almagro expresó su apoyo “firme” al comunicado, e insistió en el “compromiso” de la OEA de colaborar con el gobierno bolivariano para “poner un término a las violaciones de derechos civiles y políticos y restaurar los derechos económicos y sociales del pueblo”. Un grupo más extenso, de 18 países, convocó a una reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA el próximo martes 28 en la sede del organismo para abordar el tema de Venezuela. La sesión se llevará a cabo en el salón “Simón Bolívar”.

Comentarios