Trump otorga el perdón presidencial a Joe Arpaio, exalguacil racista de Arizona

viernes, 25 de agosto de 2017
WASHINGTON (apro).- El presidente estadunidense Donald Trump otorgó el perdón al exalguacil racista del condado de Maricopa, Arizona, Joe Arpaio, quien sería sentenciado el 5 de octubre por el delito de desacato a una orden de una Corte federal. “La vida y carrera de Arpaio, que comenzó a la edad de 18 años cuando se enlistó en el Ejército después de que se iniciara la Guerra de Corea, es un ejemplo para el servicio público”, subraya el comunicado de la Casa Blanca, que dio a conocer la decisión de Trump respecto del polémico exalguacil de Maricopa. El 31 de julio, una Corte federal declaró culpable a Arpaio del delito de desacato a una orden federal que se le dio hace dos años, con el fin de que dejara de detener a personas por su perfil racial bajo la presunción de que fueran inmigrantes indocumentados. Como alguacil de Maricopa, Arpaio dedicó su carrera a criminalizar a la inmigración indocumentada dentro su jurisdicción, que abarca a la ciudad de Phoenix. Tratándolos como a los peores criminales, Arpaio se burlaba de los inmigrantes indocumentados que arrestaba, obligándolos, por ejemplo, a hacer servicio público en las calles vestidos con uniformes color rosa, en ropa interior o encadenados de tobillos y manos. “Hoy el presidente Trump otorgó el perdón presidencial a Joe Arpaio, el alguacil del condado de Maricopa, Arizona”, destaca el comunicado. El próximo 5 de octubre estaba calendarizada la audiencia de sentencia de Arpaio, a quien se garantizaba un periodo mínimo de seis meses en prisión. Con la decisión de Trump, el exalguacil racista que apoyó al hoy primer mandatario durante su campaña electoral no pisará un solo segundo una celda. El pasado martes durante un evento proselitista en Phoenix, Trump se abstuvo de exonerar a Arpaio porque, como lo reconoció públicamente ese día, “provocaría controversia”. Sin embargo, el presidente estableció que lo iba a librar de que fuera enviado a prisión, y así lo hizo, al darle el perdón presidencial. “Durante su tiempo como alguacil, Arpaio continuó con una vida de trabajo dedicada a proteger al público del látigo del crimen y la inmigración indocumentada. El alguacil Arpaio tiene 85 años y, después de más de 50 años de un admirable servicio a nuestra nación, es un candidato merecedor del perdón presidencial”, buscó justificar la Casa Blanca. El exalguacil de Maricopa, al terminar su servicio en el Ejército, fue agente de la policía en la capital estadunidense, en Las Vegas, Nevada, y posteriormente agente especial de la Administración Federal Antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), en la que fungió más de 25 años.

Comentarios