Alexei Navalny

Detienen al opositor ruso Alexei Navalny nada más aterrizar en Moscú

El líder opositor ruso Alexei Navalni fue detenido en Moscú, donde aterrizó este domingo en un vuelo procedente de Alemania, donde se recuperó del envenenamiento sufrido el año pasado.
domingo, 17 de enero de 2021

MADRID, Esp. (Europa Press).- El líder opositor ruso Alexei Navalni fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Moscú- Sheremetievo, donde aterrizó este domingo en un vuelo procedente de Alemania, país en el que se recuperó del envenenamiento sufrido el año pasado y del que acusa a las autoridades rusas.

"Agentes de la Policía de fronteras se llevaron a Alexei sin dar ningún motivo. No permitieron a su abogado ir con él", explicó la portavoz de Navalni, Kira Yarmish, a través de su cuenta en Twitter. "Desconocemos cómo está Alexei, en qué estado se encuentra o dónde está", añadió.

Más tarde, el Servicio Penitenciario Federal de Rusia (FSIN) informó que Navalni fue detenido porque "tiene pendiente una sentencia condicional y desde el 29 de diciembre de 2020 está en búsqueda por numerosas infracciones del periodo de prueba", recoge la agencia de noticias rusa Sputnik. Navalni permanecerá bajo custodia a la espera de lo que dictamine un tribunal, añadió el FSIN.

En un primer momento el entorno de Navalni había informado que el activista político había superado los controles policiales sin mayor inconveniente. Sin embargo, varios de sus simpatizantes e incluso uno de sus colaboradores más estrechos habían sido detenidos en el Aeropuerto Internacional de Moscú-Vnukovo, donde inicialmente estaba previsto que aterrizara Navalni.

Yarmish explicó que en un momento dado los agentes le piden a Navalni que les acompañe para "aclarar las circunstancias del cruce de la frontera". "Sé que tengo razón. No tengo miedo", afirmó Navalni dirigiéndose a sus seguidores minutos antes de su arresto.

Varios simpatizantes de Navalni que se habían desplazado hasta el Aeropuerto Internacional de Moscú-Vnukovo fueron detenidos. Un corresponsal de la agencia de noticias DPA indicó que entre los detenidos está uno de los colaboradores de Navalni, el abogado Liubov Sobol, así como varios activistas.

Agentes de paisano empujaron a las personas congregadas para dar la bienvenida a Navalni en Vnukovo. Efectivos de la policía antiterrorista (OMON) tomaron posiciones en el aeropuerto y hay varios furgones de traslado de prisioneros.

Preso de conciencia

Tras la detención de Navalni, Amnistía Internacional pidió la liberación "inmediata e incondicional" del activista. Su detención "es una nueva prueba de que las autoridades rusas quieren silenciarlo", indicó la organización a través de la directora de su filial en Moscú, Natalia Zviagina.

Así, denunció una "incansable guerra" de las autoridades contra Navalni, al que considera un "preso de conciencia". "Mientras se recuperaba en Alemania, el FSIN le exigió que se presentara de inmediato ante su agente de la libertad condicional o, de lo contrario, sería detenido por violar una sentencia que se basa en cargos políticos. Ahora fue detenido por incumplir la libertad condicional", recordó Zviagina.

Además, Amnistía indicó que la operación para detener a Navalni contó con cientos de policías concentrados en Vnukovo donde se detuvo a simpatizantes de navalni mientras otros "fueron arrojados al exterior, donde había temperaturas de 20 grados bajo cero".

"Todos los periodistas y simpatizantes de Navalni detenidos en Vnukovo deben ser puestos en libertad de forma inmediata e incondicional. Su único delito es querer dar la bienvenida a Navalni o informar de su llegada a Rusia", añadió.

Despedida de Alemania

"¡Gracias amigos!", escribió Navalni en idioma alemán en su cuenta de Instagram antes de abandonar suelo germano. Navalni explicó en sus redes sociales que durante su estancia en Alemania constató que muchos de los estereotipos sobre los alemanes no se ajustan a la realidad, como que no son amigables, que apenas se ríen o que quieran dar y recibir órdenes.

"No es así en absoluto. Realmente son gente muy agradable, con un excelente sentido del humor, y siempre tratan de ayudar", puede leerse en la cuenta de Instagram de Navalni.

Añadió que dos de los estereotipos hacia los alemanes sí que son acertados. "No llegan tarde", algo que, indicó, le emociona ya que a él personalmente tampoco le gusta que nadie llegue demasiado tarde. "A los alemanes les encanta inventar reglas para todas las situaciones de la vida y luego seguirlas, algo que irrita al principio, pero luego entiendes que es exactamente por eso por lo que viven tan bien", agregó.

Navalni agradeció especialmente la labor del equipo médico del hospital de la Charité de Berlín y de los fisioterapeutas que lo trataron.

El opositor ruso se desplomó en un vuelo interno el pasado 20 de agosto. Posteriormente fue trasladado en avión a Berlín para recibir tratamiento.

La Unión Europea impuso en octubre sanciones contra varios altos funcionarios próximos al presidente ruso, Vladimir Putin, después de que laboratorios de Alemania, Francia y Suecia determinaran que Navalni fue envenenado con un agente químico nervioso desarrollado por los soviéticos conocido como Novichok.

Navalni denunció que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, la principal agencia sucesora de la KGB soviética, fue directamente responsable de su intento de asesinato. El presidente ruso desestimó las acusaciones en numerosas ocasiones.

Las autoridades rusas indicaron que planean arrestar a Navalni nada más llegar a su país, algo que se espera que ocurra en poco menos de dos horas, acusándole de violar los términos de una sentencia y la libertad condicional.

Durante su estancia en Alemania, el líder opositor ruso mantuvo contacto con amplios sectores de la sociedad germana: vecinos, comerciantes, profesores, policías, políticos, abogados, fiscales, periodistas, e incluso con la canciller, Angela Merkel, quien le visitó en el hospital.

"Sólo puedo expresar mi gran agradecimiento a todos", remachó Navalni en sus redes sociales.

Comentarios