Estados Unidos

"The Q-Shaman", así se hace llamar el sujeto con cara pintada que irrumpió en el Capitolio

Angeli ha hablado en varios mítines de “Stop the Steal”, el movimiento de Trump contra el supuesto fraude electoral con el que quiso justificar su permanencia en el gobierno para un segundo mandato.
jueves, 7 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El hombre que portaba un gorro con cuernos y llevaba la cara pintada con los colores de la bandera estadunidense, quien ayer irrumpió en el Capitolio junto con decenas de personas, es un actor de 32 años que pertenece al movimiento de ultraderecha radical Q-Anon, surgido en 2017 para apoyar al todavía presidente de Estados Unidos Donald Trump.

El sujeto es conocido en redes sociales como “The Q-Shaman” o “The Q-Guy”, y apareció ayer en primer plano mientras él y varios fanáticos de Trump entraban por la fuerza a la Cámara de Senadores para impedir la sesión donde se ratificaría el triunfo del demócrata Joe Biden en la elección presidencial del pasado 3 de noviembre. Las fotografías y videos le dieron la vuelta al mundo.

Con el torso desnudo y tatuado con símbolos indoeuropeos y celtas, el martillo del dios Thor y un árbol de la vida, el hombre entró con un megáfono y una bandera estadunidense hasta el Capitolio y se sentó en el estrado del presidente del Poder Legislativo. Su nombre es Jake Angeli y nació en 1988 en Arizona. Ha incursionado sin mucho éxito en la música y la radio.

El hombre se hace llamar “Yellowstone Wolf” y comenzó a tomar notoriedad en 2019, en las protestas frente al Capitolio. También ha participado en manifestaciones contra las restricciones sanitarias por la pandemia de covid-19.

Angeli ha hablado en varios mítines de “Stop the Steal”, el movimiento de Trump contra el supuesto fraude electoral con el que quiso justificar su permanencia en el gobierno para un segundo mandato.

“Estamos haciendo frente a la narrativa global de que Biden ganó mediante desobediencia civil, como Gandhi, Jesús o Martin Luther King hicieron”, dijo a EFE, en noviembre del año pasado el hombre tatuado.

“Tenemos múltiples entrevistas con él que confirman que es partidario de QAnon y pro-Trump”, señaló @QanonAnonymous en Twitter.

En julio pasado apareció en Los Ángeles, California, disfrazado de la misma manera que lo hizo ayer, en una manifestación de Q-Anon.

¿Qué es Q-Anon?

Es la abreviatura de Q-Anónimo, un movimiento de apoyo a Trump que asegura que éste libra una guerra secreta contra pedófilos de élite que adoran a Satanás y están en el gobierno, empresas y medios de comunicación.

Creen que un día habrá un ajuste de cuentas donde estas personas serían “arrestadas y ejecutadas”. Entre ellas ubican a la excandidata presidencial Hillary Clinton.

Ese movimiento nació en 2017, cuando un usuario de redes sociales anónimo difundió mensajes de 4chan, un tablero de imágenes en inglés lanzado en 2003 para difundir y debatir manga y anime. Y se popularizó tanto que se liga a subculturas y activismo en internet.

Ese usuario firmó como “Q” y dijo que tenía un nivel de aprobación de seguridad de Estados Unidos conocido como “autorización Q”. Usó mensajes denominados “gotas Q” o “migas de pan”, con lenguaje críptico, lemas, promesas y temas pro Trump.

Algunos simpatizantes de Q-Anon han sido arrestados por hacer amenazas o actuar contra sus enemigos, ya sean políticos, celebridades o periodistas, a quienes acusan de encubrir a pedófilos.

Es el caso de Matthew Wirght, quien en 2018 bloqueó un puente sobre la presa Hoover. Estaba fuertemente armado y tras ser arrestado se declaró culpable de un cargo de terrorismo. 

O el llamado “pizzagate”, una falsa teoría que en 2016 involucró a miembros del Partido Demócrata en una red de pedófilos que operaba desde una pizzería en Washington.

En 2020 se difundió un estudio del Pew Research Center, donde se estableció que la mitad de los estadunidenses han escuchado hablar de Q-Anon y una quinta parte tiene una opinión positiva de ese movimiento, de acuerdo con BBC Mundo.

Sus influencers tienen mucha proyección en redes sociales y en estos años de existencia han crecido hasta incluir a celebridades y gente que se postuló al Congreso el año pasado, como Marjorie Taylor Greene, de Georgia, abierta partidaria de Q-Anon, quien fue elegida para el Congreso de Estados Unidos en las elecciones de noviembre de 2020.

En julio del año pasado, Twitter anunció que cerraría 150 mil cuentas en todo el mundo de partidarios de Q-Anon, de las cuales más de 7 mil fueron eliminadas, y que bloquearía las URL asociadas porque violaban la política de cuentas múltiples, además de que estaban coordinadas al abuso de víctimas individuales o intentaban evadir suspensiones anteriores.

Para el FBI, Q-Anon es una posible amenaza extremista nacional.

Comentarios