Brasil

Una operación contra el narco en Río de Janeiro desencadena un tiroteo y deja al menos 25 muertos

Según la información recogida por el portal G1, la operación, que dejó el mayor número de bajas en una acción de este tipo desde julio de 2016, tuvo lugar en la madrugada de este jueves.
jueves, 6 de mayo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Policía Civil de Río de Janeiro, Brasil, realizó esta madrugada el operativo antidrogas “Exceptis”, con saldo de 25 muertos, entre ellos un policía civil, además de cinco heridos, tres de los cuales también son policías civiles, informó el portal G1.

La acción en la Favela do Jacarezinho inició a las 6:45 y duró siete horas, tiempo en el que se desató un enfrentamiento a tiros y explosiones entre policías y presuntos narcotraficantes.

Lo anterior, pese a que en junio de 2020 el Tribunal Supremo Federal (STF) suspendió las operaciones en barrios marginales por la pandemia. Sólo se permitía este tipo de operativos en “casos absolutamente excepcionales”, por lo que los agentes deberán informar al Ministerio Público sobre el motivo de la operación en la que se usaron helicópteros Globocop.

Un abogado de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Brasil (OAB) da seguimiento al caso.

Los muertos

El policía civil André “F” falleció de un disparo en la cabeza. Según las autoridades, 24 sospechosos fueron asesinados, pero no se ha dado a conocer el listado de las víctimas.

El tiroteo alcanzó a dos pasajeros que viajaban en un vagón de la línea 2 del Metro, en la estación Triagem, y sobrevivieron. También afectó los ramales de Saracuruna y Belford Roxo de la Supervía, además de que los trenes de la central no circularon.

Por el tiroteo, una novia y una embarazada, con eventos programados para esta mañana, no pudieron salir de su casa, pues hasta la Clínica Familiar Anhidio Dias da Silveira y otros dos puestos de vacunación contra el covid-19 fueron cerrados.

Jacarezinho es una base del Comando Vermelho (CV), la más grande organización criminal en Brasil dedicada al narcotráfico, extorsión, robo, secuestro y sicariato. Fue fundada en 1969 por Rogério Lemgruber, en la prisión de Ilha Grande, contra la dictadura militar. Aún tiene gran poder en las favelas e incluso recluta a niñas, niños y adolescentes y aplica tácticas de guerrilla.

Los policías tenían identificados a 21 miembros del grupo delictivo y una estructura provista de cientos de soldados armados con rifles, pistolas, chalecos balísticos, ropa camuflada y accesorios militares.

 

Comentarios