Legión de Cristo

"Nos traicionaron": el testimonio contra la Legión de Cristo en el juicio de Milán

El sacerdote legionario, Vladimir Reséndiz Gutiérrez, está condenado en vía definitiva, después de tres juicios, también llevados adelante en los últimos años por la justicia italiana.
miércoles, 21 de julio de 2021

ROMA (apro).- “Nos traicionaron”, dijo la madre de la víctima, Yolanda Martínez, refiriéndose a la Legión de Cristo.

“No le hemos pedido nunca dinero a nadie. Fueron ellos que nos lo ofrecieron, porque sabían que en nuestra familia había dificultades económicas y que nuestro hijo quería estudiar en el exterior”, continuó este miércoles la mujer.

Martínez relató de esta manera, en el tribunal de Milán, su versión de cómo desde la Legión de Cristo le ofrecieron dos acuerdos, en octubre y diciembre de 2013, que preveían sumas de dinero a cambio de que su familia se retractara de la denuncia por los abusos que su hijo sufrió a manos de un entonces sacerdote legionario, Vladimir Reséndiz Gutiérrez.

Denuncia que, en el momento de ofrecerse los fatídicos acuerdos, ya había sido presentada a la policía italiana, en marzo y mayo de 2013, primero por boca de un sacerdote que había descubierto lo ocurrido, y luego por la familia.

“En ese momento éramos frágiles y vulnerables y por eso considero que también nosotros, los padres, fuimos sometidos a un abuso de conciencia”, agregó Martínez durante la audiencia, la primera en la que han sido oídos testigos, en el marco de este caso que atañe a cinco imputados del grupo ultraconservador, entre ellos ciudadanos mexicanos, que enfrentan cargos de intento de extorsión y obstrucción de la justicia.

Acto seguido, se oyó el testimonio del padre de la víctima (de 12 años en el momento del abuso), quien relató el clima de miedo y sufrimiento que vivió la familia, de extracción humilde y muy devota, tras recibir el ofrecimiento por los abusos de Reséndiz, hoy condenado en vía definitiva, después de tres juicios, también llevados adelante en los últimos años por la justicia italiana.

Estaban allí, en el tribunal, la jueza Caterina Ambrosino, la fiscal Alessia Menegazzo, y la abogada de la familia, Daniela Cultrera, quien dijo que algunos testimonios generaron “algunos momentos de conmoción, pues volvieron a aflorar heridas hondas”. En este clima, a ambos, madre y padre de la víctima, la defensa hizo pocas preguntas, afirmó Cultrera, en declaraciones a Proceso.

También escuchaba Luca Gallizia, uno de los sacerdotes imputados, quien asistió a la audiencia, y el abogado de la defensa, del estudio de abogados Isolabella de Milán, quien ahora también representa legalmente a la Legión de Cristo, según dijo Cultrera.

Esto último es así después de que, en junio, la congregación nacida en México pidió ser declarada “responsable civil” como institución en este juicio, una jugada que podría afectar o beneficiar a la Legión según la fiscalía pierda o gane este juicio contra la organización religiosa.

La inspectora

Otro testigo fue la inspectora de policía encargada de la investigación policial sobre el caso. Su narración se focalizó en cómo fueron adquiridas las pruebas que han permitido que el caso haya llegado a tribunales, entre ellos los correos electrónicos y las escuchas telefónicas que han contribuido a la incriminación de los imputados.

Además, “la defensa también pidió que se descartara la sentencia definitiva de condena de Reséndiz Gutiérrez, pero la jueza desestimó esta petición”, añadió Cultrera, al advertir que, sin embargo, lo más difícil será probar “las tretas psicológicas” a las que la familia fue sometida para que aceptara el acuerdo propuesto por la Legión. “Gallizia era un amigo de la familia”, recordó la letrada.

La audiencia, que se abrió a las diez de la mañana y terminó a las cinco de la tarde, también ha puesto en evidencia que el juicio está avanzando a cierta velocidad, más aún en tiempos de pandemia, en lo que ya todos ven como una carrera a contrarreloj para que los delitos no prescriban, dejando así sin un desenlace el procedimiento que involucra, además de Gallizia, también al abogado Corrado D’Agostino, al directivo legionario Óscar Náder Kuri, a Manuel Cordero Arjona, de Regnum Christi, y a Víctor de Luna, hoy director en Italia de un polémico centro que pretende ‘curar’ a los homosexuales.

En este contexto, según el calendario pactado hoy, la próxima audiencia se celebrará el 1 de septiembre, cuando se continuarán a oír algunos testigos de la fiscalía, entre ellos el joven víctima de los abusos. En cambio, la siguiente, cuando es posible que empiecen a escucharse los testigos de la defensa, será el 6 de septiembre, y una más podría celebrarse ya en octubre.

Comentarios