Afganistán

Comisión Independiente para los Derechos Humanos de Afganistán cesa su actividad por los talibán

Esta suspensión de la actividad de la CIDHA se suma a las restricciones a activistas de la sociedad civil y a la libertad de expresión.
domingo, 19 de septiembre de 2021

MADRID. (EUROPA PRESS) - La Comisión Independiente para los Derechos Humanos de Afganistán (CIDHA) ha anunciado oficialmente la suspensión de sus actividades ante la imposibilidad de llevarlas a cabo en la práctica desde el 15 de agosto, fecha en la que los talibán tomaron la capital afgana, Kabul.

"La CIDHA continúa funcionando, pero desde el 15 de agosto no ha podido cumplir con sus deberes con el pueblo afgano. Todos los edificios de la CIDHA han sido ocupados por las fuerzas talibán y han hecho nombramientos y han utilizado los medios de la CIDHA, como coches y ordenadores", ha indicado la organización en un comunicado firmado el sábado.

La CIDHA denuncia el "desprecio continuo por los Derechos Humanos" de los talibán y cita como ejemplos los ataques a defensores de Derechos Humanos y "violaciones flagrantes del Derecho Internacional Humanitario". "La dirección de la CIDHA tiene escasa confianza en que un gobierno talibán respete las funciones y la independencia de la CIDHA", ha argumentado.

En particular menciona las "restricciones" impuestas por los talibán a la actividad laboral de las mujeres y su participación en la vida pública. "Nos tememos que los talibán no permitirán a las trabajadoras seguir con sus actividades y menos a nivel directivo. Es inaceptable", ha reprochado la organización. "La CIDHA no puede proteger los derechos de los afganos si no puede proteger los derechos de su personal femenino", ha remachado.

"El pueblo afgano necesita un organismo independiente de Derechos Humanos donde plantear sus denuncias por violaciones de sus derechos con garantías de que hacerlo no los pondrá en peligro", ha argumentado.

Esta suspensión de la actividad de la CIDHA se suma a las restricciones a activistas de la sociedad civil y a la libertad de expresión, lo que supone "una drástica reducción de la capacidad de los afganos para supervisar y proteger ante graves violaciones de Derechos Humanos".

La CIDHA pide así a la ONU y en particular al Consejo de Derechos Humanos del organismo internacional la creación de un "mecanismo independiente de vigilancia de las violaciones de los Derechos Humanos en Afganistán" y exige a los talibán que respeten la independencia de la CIDHA y su personal, así como de los defensores de los Derechos Humanos afganos "que han trabajado incansablemente para proteger los derechos del pueblo afgano".

Comentarios