Claudicación a la campaña de Trump

lunes, 15 de agosto de 2016
WASHINGTON (apro).– La candidatura presidencial de Donald Trump, es ya para el Partido Republicano una amenaza para el control representativo que tienen del Congreso federal, y muchos de sus líderes y miembros se han resignado a la idea de que Hillary Rodham Clinton, será la próxima presidenta de Estados Unidos. La semana pasada más de 75 legisladores federales enviaron una carta al Comité Nacional Republicano exigiéndole que claudique en su respaldo a Trump y que definitivamente lo abandone como su candidato presidencial. La misiva dirigida a Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano y firmada por los más de 70 legisladores, no tiene empacho, es para informar que a Trump no los consideran más su candidato presidencial. “En cada ciclo electoral, el Comité Nacional Republicano debe tomar decisiones difíciles para la entrega de recursos para el financiamiento de las campañas”, se lee en la carta de los congresistas, redactada a poco menos de tres meses de las elecciones presidenciales del martes 8 de noviembre. La constante caída de la popularidad de Trump entre los electores frente a Clinton, la candidata demócrata, es para los republicanos la prueba fehaciente de que van a perder la Casa Blanca. No solo eso, los firmantes catalogan a Trump como un elemento nocivo para el futuro político republicano en la capital del país. “Tomando en cuenta el catastrófico impacto que tendría la campaña presidencial de Donald Trump, en las elecciones federales para la Cámara de Senadores y de Representantes, urgimos al Comité Nacional suspender inmediatamente todo el respaldo con recursos a la campaña de Trump, y que se concentren en su totalidad a impulsar los intereses republicanos para mantener la mayoría representativa en el Congreso”, sentencia la carta entregada a Priebus. Mejor noticia que esto no podría haber recibido la aspiración presidencial de Clinton. Y es que con el paso de los días, Trump amarrado ya como candidato presidencial, se mantiene diciendo “cada barbaridad”, como se lee en la carta destinada al Comité Nacional Republicano, que va en contra de los verdaderos intereses conservadores del partido. Ya se desinfló el fenómeno Trump, creció como la espuma en el proceso de elecciones primarias para elegir al candidato presidencial republicano. Conforme pasan las semanas y se acerca la hora de la verdad ante las urnas, los estadunidenses que de verdad van a sufragar ahora analizan con mayor seriedad a los contendientes. Los estadunidenses siempre eligen al presidente que les garantice la mejor estabilidad para sus intereses económicos. La prensa estadunidense que en las elecciones primarias no tomó con seriedad a Trump, de quien pensaron que no llegaría a ganar la candidatura republicana; ahora sí está haciendo su tarea de investigación y está exponiendo los riegos económicos que implicaría para Estados Unidos la presidencia de Trump. Los disparates que sugiere en materia comercial, como la suspensión y revisión de acuerdos comerciales con otros países, dispararía aumentos en la tasa nacional de desempleo, en la de inflación y encarecería el costo de las importaciones. El cierre de la frontera con México llevaría a la bancarrota a empresas a todo nivel, grandes medianas y pequeñas. Afectaría negativamente a la industria del transporte comercial y provocaría la quiebra de una parte significativa del sector agrícola. Solamente esto, como eslogan de campaña para los legisladores republicanos en los distritos que se verían afectados, significaría el suicidio político. Por eso a Trump como en manada; lo están abandonando los legisladores en el Capitolio de Washington. Los republicanos del Congreso federal y en general los líderes del partido odian a Clinton y todo lo que representa la exprimera dama, pero no se perdonarían que por ese desprecio desmedido a la candidata presidencial demócrata, ellos mismos coloquen la cabeza debajo de la guillotina.

Comentarios

Otras Noticias