Proceso 25 Años

lunes, 12 de noviembre de 2001
Proceso ha cumplido 25 años y los cumple en una época de transición, en la que ya terminó el sometimiento al poder y empieza el sometimiento al dinero Proceso nació de un golpe de poder y de una rebeldía de la libertad que no quiso someterse Fueron tiempos en que la prensa tenía que escoger los caminos de la transacción y de la obediencia o la rebelión de la libertad La información era secreta y lo público tenía dueño La búsqueda en el subsuelo era ofensiva y vejatoria, pero sus resultados eran fascinantes Hoy Proceso vive y trabaja, informa y busca en otra realidad México es un país deliberadamente empobrecido, porque la riqueza no se concentra en unos cuantos por obra de la casualidad, sino a puro golpe de injusticia y de desvergüenza El desempleo sigue aumentando y la miseria se extiende y se ahonda Son los tiempos del cambio Pero no sabemos qué es peor, si los políticos metidos a ricos o los ricos metidos a políticos Los empresarios ricos que hoy nos gobiernan, acostumbrados a sus enormes dosis de frivolidad y de autoimportancia, no tienen ni siquiera la mínima cortesía de hablar y de tomar en cuenta a los que van a ser afectados por sus decisiones, valuadas siempre por los valores de la técnica, del mercado y de la ganancia, en las que no cabe lo humano, porque no sirve para la globalización y las inversiones Los atentados de Nueva York y de Washington y la cínica guerra contra el terrorismo han dejado en claro de qué se trata la globalización Sólo es la consolidación del imperio, no de Estados Unidos - su pueblo también está siendo aterrorizado -, sino de los grandes consorcios internacionales, sobre todo de las finanzas, de los energéticos, de la guerra y del entretenimiento El imperialismo es precisamente eso: creer en la universalidad de los valores y de los intereses propios y tratar de imponerlos a todo el mundo, sin que importe la destrucción sistemática de la identidad y de la vitalidad cultural de personas y de pueblos, e imponiendo un modo peculiar de concebir la vida y las relaciones personales, nacionales e internacionales A eso se suma el gobierno mexicano y empresarial de cambio y se pone a sus órdenes Es lo que conviene a los empresarios y a sus ganancias, que parecen tener en la mira un país de ratones laboriosos Esos mismos grandes consorcios son los que han comprado y acumulan ahora los medios de comunicación, y han hecho que lo trivial, lo vulgar, lo sensacionalista y lo estúpido sea lo significativo y sea más importante que las noticias y la información Si la información estaba antes sometida al poder y a los intereses de los políticos, ahora está sometida al dominio y al dinero de los dueños Éste es el camino por el que ya van caminando México y muchos medios mexicanos La práctica y hasta la estructura de nuestra lengua testimonian nuestra pasividad ante las normas y los conceptos que hoy se nos imponen, hasta qué grado, finalmente, somos pasivos ante el dinero, ante el poder, ante la vida y ante la amargura de los desamparados que se sienten específicamente omitidos Éste es el gobierno de la transparencia, que nos sigue ocultando los mismos secretos nacionales, por razones de seguridad nacional, de secreto bancario, de paz social, de inmadurez del pueblo para saber la verdad y quién sabe cuántas otras, que se reducen sólo a la impunidad y la complicidad de ricos y de poderosos Por en medio de estas realidades tendrá que abrirse camino Proceso en los años que vienen Tendrá que entrelazar sus luchas, sus alegrías y sus triunfos pasados con sus pensamientos presentes, con sus planes y sus luchas para el porvenir Porque es necesario encontrar un nuevo camino lúcido por en medio de este país doloroso y confuso, cuya vida se ha vuelto ininteligible hasta para él mismo Por eso, desde sus 25 años, Proceso mantiene la determinación de seguirse empleando en su periodismo con integridad en cada uno de los instantes de su labor

Comentarios