El PRI, hacia la inevitable ruptura

viernes, 11 de enero de 2002
México, DF - Consolidados ya los frentes de Beatriz Paredes y Roberto Madrazo, una vez frustrado el arreglo que sólo los ingenuos esperaban, los mexicanos debemos prepararnos para una guerra en el PRI, cuyo desenlace no será otro que el desgarramiento que pondrá fin a otra etapa en su historia de más de siete décadas El PRI conmemorará su aniversario número 73, en marzo, con la toma de posesión de Beatriz Paredes como presidenta de ese partido y con la salida de muchos de los seguidores de Madrazo, quien será acogido por alguno de los partidos chiquitos con presencia en el Congreso, cuya correlación de fuerzas se modificará notablemente Este ejercicio de prospectiva es, de acuerdo con la lógica de lo que ha venido ocurriendo en ese partido, el más viable una vez iniciada la reyerta entre priistas con el registro de las dos planillas que contenderán por la presidencia y la secretaría general en las elecciones del 24 de febrero próximo Si hace dos años, el domingo 7 de noviembre de 1999, los priistas dieron un espectáculo de mañas fraudulentas en la elección interna que aplastó al propio Madrazo, a Manuel Bartlett y a Humberto Roque para dar como ganador a Francisco Labastida, la contienda de ahora no será menos cruenta y provista de voluminosos recursos Aun cuando el PRI fue despojado del poder presidencial, el uso de recursos públicos para apoyar a cualquiera de los dos contendientes provendrá ahora de los 18 gobernadores priistas, que volcarán los aparatos partidistas en un intento por inclinar la balanza en favor de Paredes y Madrazo En el caso del segundo, que es falso que sea tabasqueño, se trata de un operador político acostumbrado a disponer de dineros de oscura procedencia, como los que lo llevaron a la gubernatura en 1994 y que lo dotaron en su frustrada aventura de 1999 Personaje consentido de Carlos Hank González y, muerto éste, heredero del mismo amasijo de intereses, Madrazo es el candidato de Carlos Salinas, cuyo encuentro secreto, revelado por el semanario "Proceso", sí se efectuó el sábado 22 de diciembre, dos días antes de que se anunciara que Pedro Aspe lo auxiliará en su campaña El fantasma de Salinas y lo que representa gravitará, inevitablemente, en la contienda y será --ya lo es-- uno de los principales factores para el desplome de Madrazo, pese a que sus operadores le atribuyan también a Paredes vinculaciones con el expresidente fantasmal Predestinado como se cree, Madrazo hizo esfuerzos por evitar que Paredes se sumara a su planilla como secretaria general, pero ante la negativa vuelve a su discurso de equidad en la contienda y que él no será actor de división, que no es otra cosa que el anticipo de un nuevo fracaso y la preparación de una ruptura, que la atribuirá a la falta de condiciones democráticas En las semanas siguientes presenciaremos el uso de todos los recursos, lícitos y no lícitos, entre los equipos de ambos contendientes y el activismo cada vez más evidente de los 18 gobernadores priistas que, como en las reuniones del viernes 4 y el miércoles 9, no les ha importando distraer tiempo de su responsabilidad de gobernar para inmiscuirse en asuntos partidistas Tal como lo hemos dicho en este mismo espacio, lo que se anticipa es un torneo de trampas entre los equipos de ambos contendientes: una suerte de lucha de mapaches contra tejones, como la protagonizada en 1999 Aplastado ante Labastida, Madrazo se vengó cuando en Tabasco ordenó liquidar a Arturo Núñez, seguidor del entonces candidato presidencial, para imponer a su pelele, Manuel Andrade En ese entonces, ante el reclamo de los nuñistas de que las elecciones internas fueron fraudulentas, Madrazo dijo --cínicamente-- que fueron tan limpias como las que ganó Labastida Al cabo de la contienda del domingo 24 de febrero alegará condiciones inequitativas y fraudulentas para, como víctima de los que no quieren cambiar al PRI, y con muchos de sus seguidores --a los que ha logrado embaucar con un recurso de falsa democracia-- se marcharán Madrazo no tendrá problemas para ser acogido por otro partido, como por ejemplo el de Dante Delgado, Convergencia por la Democracia, que verá engrosar su grupo parlamentario con diputados y senadores renegados, para obtener no sólo recursos como gruño parlamentario, sino para negociar con el gobierno de Vicente Fox políticas repudiadas por la oposición Madrazo, entonces, no tiene ningún futuro dentro del PRI El lo sabe y por eso perdiendo buscará ganar aglutinando a los numerosos grupos que no tienen cabida en los partidos chiquitos actualmente con registro y los que lo obtengan del conglomerado de 52 que lo han solicitado a las autoridades electorales Breve será, entonces, la victoria de Madrazo en la Asamblea Nacional priista de noviembre La verdadera lucha por el PRI acaba de arrancar y el triunfo no será para él Al tiempo Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios