Alejandro Echevarría "El Mosh", expulsado definitivamente de la UNAM

miércoles, 30 de enero de 2002
México, D F- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ratificó la expulsión del exintegrante del Consejo General de Huelga de la UNAM, Alejando Echevarría, alias "El Mosh", al negarle el amparo que solicitó el año pasado después de que las autoridades universitarias decidieron retirarle el derecho a terminar sus estudios Los cinco ministros de la Primera Sala de la Corte rechazaron el argumento de inconstitucionalidad con el que Echevarría intento que se diera marcha atrás a su expulsión La huelga estudiantil más larga en la historia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no había cumplido su segundo aniversario, cuando el aún sobreviviente CGH recibió un golpe definitivo Cuando algunos de sus integrantes recurrieron a la fuerza para manifestar su descontento por las acciones de algunos académicos, sólo consiguieron ser expulsados Después de un primer freno el 6 de febrero del 2000, día en que la Policía Federal Preventiva (PFP) tomó las instalaciones de la máxima casa de estudios del país para terminar con la huelga que mantuvo cerrada la institución durante 10 meses, la organización que se gestó en abril de 1999 para dirigir el paro de labores, contra la intención de elevar las cuotas en la institución, recibió un segundo golpe con la expulsión de algunos de sus miembros más conocidos: Alejandro Echevarría, "El Mosh"; Jorge Martínez Valero; Argel Pineda; Aldo Reyes; Víctor Alejo Plata, y Jaime Martínez Además, el Tribunal Universitario de la UNAM determinó suspender a David Jaramillo y exonerar a Roberto Bermúdez, todo ellos acusados de participar en una agresión contra académicos, ocurrida en el primer aniversario de la incursión policiaca del 6 de febrero, en la que más de 600 estudiantes fueron detenidos y llevados, no sin ser objeto de violencia verbal, a distintas delegaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) Un año después de la toma realizada por la PFP, la madrugada del 6 de febrero del 2000, "El Mosh" y sus compañeros, según versiones de los denunciantes, sacaron con violencia a académicos que se encontraban en la dirección de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), en un intento por evitar la paralización del plantel, anunciada por el CGH De acuerdo con tal versión, los alumnos obligaron a los académicos a salir a la intemperie, en camisa y ropa interior, y los hicieron permanecer sentados en la explanada de la Facultad para que, según narraron, sintieran lo mismo que los estudiantes detenidos un año antes por la PFP La decisión de expulsar a los cegehacheros fue considerada por el grupo estudiantil como un acto represivo e ilegal Echevarría incluso retó a las autoridades universitarias: "¿Quieren justicia?, entonces que se vayan cuatro meses a la cárcel, desde (el rector) Juan Ramón de la Fuente, sus directores y funcionarios, hasta el grupo de profesores e investigadores de tiempo completo que organizaron activamente el fraude-plebiscito, a sabiendas de que era la solicitud de retención de los estudiantes Que se vayan cuatro meses a la cárcel y después de eso nosotros nos bajamos los pantalones donde quieran", señaló quien, por su desempeño escolar, obtuvo la medalla de excelencia académica Gabino Barreda, misma que rechazó Al hablar del "fraude-plebiscito", el activista se refería a la consulta organizada el año anterior por la Rectoría universitaria y cuyo resultado fue utilizado como justificación para usar la fuerza pública en febrero del 2000 En el plebiscito, la mayoría de los estudiantes consultados consideró que la huelga debía terminar y pidieron la realización de un Congreso Universitario para reformar a la UNAM Mientras la primera exigencia tuvo una respuesta pronta, el Congreso simplemente se ha mantenido en el aire Fue hasta el 20 de marzo cuando se anunció el arranque de los preparativos, y De la Fuente se comprometió a realizarlo en el 2001 sin cumplir En medio del descontento de algunos integrantes del Consejo Universitario, se integró una comisión a partir de la cual se formaría el órgano destinado a organizarlo Mientras que De la Fuente insistía en que se daría cabida a todas las corrientes universitarias, desde un principio el CGH y ciertos consejeros denunciaron que las autoridades impondrían su posición al tener injerencia en el órgano realizador del evento Pese a que los cegehacheros advirtieron que, ante estas condiciones, emprenderían una segunda jornada de lucha estudiantil, nada se concretó y el 28 de marzo el Tribunal Universitario ratificó las expulsiones de Echevarría y los otros cinco estudiantes Un mes después, el 25 de abril, el juez séptimo de distrito en Materia Administrativa, Humberto Suárez Camacho, anuló la posibilidad de que el egresado de la carrera de sociología se titulara, pues negó un amparo que suspendería provisionalmente su expulsión Pero Echevarría logró salir avante de una denuncia en su contra por el robo de papelería de la Universidad, con valor de 98 pesos, delito supuestamente ejecutado durante la huelga En abril, un juez lo sentenció a 10 meses de cárcel o a pagar 10 mil pesos de fianza por la denuncia que interpuso el director de Administración Escolar de la UNAM, Leopoldo Silva Gutiérrez El exuniversitario recurrió a la apelación y se le absolvió Otros exintegrantes del CGH que también fueron exonerados de las acusaciones que las autoridades universitarias interpusieron en su contra fueron Guadalupe Carrasco y Mario Benítez, conocidos al interior del CGH como "La Pita" y "El Gato", respectivamente El 22 de agosto quedaron libres de los cargos de motín y despojo Tanto "El Mosh" como sus compañeros siguieron participando en algunas movilizaciones universitarias y sociales, como las marchas por la liberación de los universitarios detenidos por su presunta relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias del Pueblo (FARP) 30/01/02