En mandos superiores, los vínculos con el "narco"

domingo, 20 de octubre de 2002
Guamuchil, Sin (apro)- La corrupción dentro del Ejército no está aquí, ni en la tropa ni en los mandos intermedios; está en los mandos superiores, y es a ellos a quienes debe investigarse, declaró a apro un oficial militar asignado desde hace varios años al hasta ahora Batallón 65 con sede en esta ciudad Después de algunas cervezas y al lado de otro militar de menor grado que no había ingerido más de una y que, en extremo nervioso, se opuso todo el tiempo de la charla a que se explayara su superior --ambos de civil en su día franco--, pero que nunca lo contradijo y sólo le pedía que ya no hablara más, el soldado, que no precisó su grado, dijo que además de la tortura, sobre todo la psicológica y los malos tratos, había "desaparecidos, y siempre los ha habido en el Ejército Las torturas desde 1910 Y ustedes, los de la prensa, ni se habían dado cuenta de lo que pasaba allá adentro" Los tres, metidos en una casita estrecha, caliente, con apenas unos cuantos muebles, un ventilador a toda velocidad y un pequeño aparato estereofónico que, compacto tras compacto, toca de todo --El general de división, secretario de la Defensa Nacional, Ricardo Vega García, acaba de declarar a la televisión que no hubo tortura, que eso es falso, como lo denunciaron familiares de los detenidos --Tortura, tortura no, pero sí golpes, presiones psicológicas ¿cómo se dice? intimidaciones, sí, que en realidad sí es tortura y por eso se fugaron el subteniente y el teniente Nos tuvieron incomunicados Varios fueron golpeados, sobre todo hacia aquellos que se negaban a dar información de lo que había pasado allá en la sierra "En este problema que sucede dentro del cuartel de este batallón, existieron cosas que no debían pasar Al personal que se le encontró estar involucrado en el narco, no se le trató como fuera debidamente, sino que empezó la violencia, empezaron los golpes, las presiones, las intimidaciones, así que el personal de tropa y oficiales empezaron a desertar "Dentro del Ejército, primero se dan las amonestaciones a quien haya violado el reglamento interno o tenga alguna indisciplina Pero se llama amonestación a un castigo, por ejemplo, estar cinco, seis horas o más, en posición de firmes, con seguridad (vigilancia), encerrados, en una postura así o así y no salir con franquicia" --dice y adopta varias posturas, como la de estar en guardia o apuntando hacia alguna parte "Después de sucesivas amonestaciones, pasa a ser orden de arresto En el personal de tropa es de 24 horas a quince días, y con los oficiales, de 24 horas a ocho días El reglamento dice solamente que la orden de arresto debe cumplirse dentro del cuartel pero no en celdas Y sí nos encierran en celdas" --¿Se violan dentro los derechos humanos de ustedes, los soldados? --Claro que se violan, porque cuando se comete una injusticia, ni a quién acudir Uno recibe órdenes de obedecer Tan se cometen que uno, al ingresar, lo mandan ante el médico, que lo obliga a uno hasta a enseñarle el trasero, seguramente por si no hubo alguna violación "A los casados o que viven con alguna mujer, les preguntan no sólo cuántos hijos tiene, sino hasta los detalles de qué es lo que le gusta y hasta cómo hacemos el amor desde el comienzo" Ahí, el acompañante no aguanta más, sube a todo volumen el aparato de compactos y termina por echar afuera al reportero, aun con la negativa del que hablaba: "Tú no tengas miedo Tú estás más limpio que yo Yo tengo grado y tú no" --le dice en un tercer intento por continuar la plática, "para que se sepa lo que pasa allá adentro, porque yo no quiero que sigan pasando esas cosas Yo al rato me doy de baja, ya tengo mis años en esto, pero los que van empezando y no tienen derecho a ella Tú --le indica al corresponsal--, ve y pide un taxi y nos vamos a otro lado Ya no fue posible continuar Tal vez, dentro de meses, cuando ya sea un retirado del Ejército Si consigue la baja En tanto, en las afueras del cuartel, que desde la calle parece bien acondicionado y conservado en sus casi diez años de servicio, entran y salen soldados Unos en autos particulares que son traídos por sus familiares y otros en vehículos del Ejército Esposas, madres, padres, hermanos o hijos hacen largas esperas con la esperanza de ver a alguien Algunos lo logran, otros no Tal vez, ese uniformado que buscan ya no esté aquí Quizás en la cárcel de la III Región Militar, allá en Mazatlán Pero a la familia no le informan A un lado, mientras tanto, unas 300 familias se apresuran a arreglar todo Tienen menos de tres días para abandonar el lugar "Tenemos que malbaratar lo poco que tenemos y no podemos llevarnos Si es que hay quién nos compre algo", dice una de las afectadas Antes del próximo fin de semana, este batallón ya no existirá Así lo sentenció el general de división, secretario de la Defensa, y sus órdenes son órdenes, y se cumplen Hace más de una semana, 568 soldados apenas habían llegado de lo más alto de la sierra, allá del rincón de Mocorito, de San Carlos y otras rancherías, donde debieron destruir muchos plantíos y no lo hicieron, presuntamente, a cambio de muchos miles de pesos A su regreso, todos recibieron la orden de entregar sus armas, no antes de limpiarlas y aceitarlas Ya desarmados, jefes venidos de otros cuarteles les comunicaron que todos quedaban bajo arresto Y así pasaron los días, hasta que el viernes 11 de octubre una voz femenina habló al diario El Debate, y dijo: ?Los soldados del Batallón 65 están presos, incomunicados y son torturados No nos dejan verlos Investiguen? Así lo hicieron Todo el viernes pasado esa fue la consigna pero nada lograron Fue hasta el sábado 12, que los reporteros de ese matutino comprobaron, con familiares a las puertas del cuartel, qué sucedía Antes, a los periodistas los habían corrido de las cercanías Finalmente, el domingo apareció la información y luego la retomaron los demás medios Y la noche del 15 de octubree tuvo que hablar el general Vega García ante la televisión La información ya había trascendido mucho más allá Los militares fueron acusados por sus presuntos vínculos con el narcotráfico Algunos fueron consignados y otros fueron puestos en libertad 15/10/02