"Mafias corporativas" amenazan la democracia: Menchú Tum

miércoles, 30 de octubre de 2002
Colima, Col (apro)- Rigoberta Menchú Tum, premio Nobel de la Paz 1992, advirtió el martes que las mafias corporativas vinculadas al “narco” y la corrupción, representan un riesgo para las próximas elecciones en Guatemala, en las que “podría cometerse un fraude de nuevo si no se instala una fuerte vigilancia internacional” Añadió: “La paz que soñábamos para Guatemala, que iba a partir de una verdadera democratización del país, se encuentra ahora en manos de la comunidad internacional” El rompimiento de la transición guatemalteca, dijo Menchú Tum, “ha hecho que el país retorne a prácticas del pasado: desapariciones, torturas, asesinatos políticos que no se han esclarecido y amenazas a defensores de los derechos humanos” Rigoberta Menchú, quien visitó esta ciudad para presentar su libro “Hacia una cultura de paz”, señaló en entrevista que no le interesa buscar la presidencia de su país: “Siempre me hacen esa pregunta, ¿me ven cara de presidenta? Soy una premio Nobel que está muy contenta con los resultados de diez años de trabajo, y con una cantidad de compromisos con los pueblos indígenas, las mujeres y la paz” Indicó que actualmente Guatemala “es un país bastante triste, porque no se culminó el cumplimiento de los acuerdos de paz y hay un notable retroceso en el desarrollo humano”, por lo que “los cambios tienen que empezar por el combate a la impunidad, pues ésta permite el chantaje a la justicia, el soborno, la corrupción, la represión; si no se ataca la impunidad, no es posible construir la democracia ni la paz” Menchú Tum consideró que el entorno internacional se encuentra en su momento más crítico en lo que se refiere a las decisiones de la humanidad, porque se ha dejado que Estados Unidos manipule todos los órganos mundiales, incluyendo el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, minando la decisión y la fuerza de esta organización “Afortunadamente en el último mes hay algunas señales de cambio de opinión de la comunidad internacional; por ejemplo, en Europa hay algunos jefes de Estado que están encabezando iniciativas de rechazo a la guerra por el hecho de que haya pueblos asentados sobre yacimientos de petróleo, que se han manifestado por que haya diálogo, multilateralidad, negociación y que se respeten las resoluciones del Consejo de Seguridad” Se congratuló de que varios ganadores del Nobel estén involucrados en el rechazo a la guerra, con una postura de reforzar más a la ONU y de decir no a “la intransigencia” de Estados Unidos y de su presidente George Bush En relación con el triunfo de Luis Inacio Lula da Silva en Brasil, estimó que “la esperanza que nos abre su presencia en América Latina tiene que ser un mensaje contundente frente a las políticas internacionales para decir ¡basta!, a imponer destinos económicos a los pueblos, sino que hay que negociar la salida del futuro “Creo –abundó-- que es un orgullo para América Latina que, en medio de la incertidumbre mundial, nazca un nuevo jefe de Estado con mucha autonomía y una larguísima trayectoria moral de lucha que tiene que ser respetada y escuchada” Durante la conferencia “El papel de la mujer rural en la construcción de una cultura de paz”, ofrecida ante unas 400 personas, Menchú escuchó el relato de una mujer indígena de Suchitlán, Colima, sobre las dificultades que enfrentó para viajar sin documentos a Estados Unidos a visitar a su hijo, luego que el consulado norteamericano le negó la visa Al respecto, la Nobel de la Paz invitó a todos a luchar contra la xenofobia, la discriminación y el racismo, aunque no hayan sufrido un acto de esta naturaleza “Si no lo hacemos, otro día lo vamos a vivir nosotros, en cualquier lado” Comentó que la exclusión y la discriminación “no sólo la viven los pueblos indígenas, no sólo las mujeres, sino que todos la podemos vivir, y nuestros hijos la pueden padecer” Menchú, quien presidirá en Oaxaca a finales de noviembre la Cumbre de Mujeres Indígenas de las Américas, se pronunció en favor de inculcar una visión intercultural en las escuelas primarias y secundarias, así como en los niveles medio y superior, para que los estudiantes no se queden sólo con la visión tradicional, sino que aprendan a convivir, a reconocer y respetar otras culturas Expresó: “Soñando para el futuro, este año lanzamos la campaña mundial para crear la Universidad Maya, una institución que sea diferente, con una visión intercultural, porque si la visión monocultural disecó a los mayas, la visión maya no debe disecar a ninguna cultura” 29/10/02