Aldana Ibarra, tras los restos de Excélsior (Parte I)

domingo, 17 de noviembre de 2002
* El exdirector de la Interpol México, ofrece 550 mdd; asegura representar a inversionistas de EU y Canadá México, D F (apro)- Desesperados por vender el periódico Excélsior, los socios cooperativistas están dispuestos a escuchar ofertas de donde sea En una junta informativa realizada el 18 de octubre en la sala de asambleas de “El Periódico de la Vida Nacional”, la reanimación y la algarabía volvió a los desalentados cooperativistas, que tienen 8 meses sin cobrar y sólo ven incrementarse las deudas del diario, cuando escucharon a Miguel Aldana Ibarra, el exdirector de la Interpol México, ofrecerles 550 millones de dólares por los activos y el cabezal de Excélsior, además de recontratarlos y construirles casas Era un sueño: son 5,500 millones de pesos, que si se descuentan los adeudos fiscales, bancarios y administrativos de la empresa, le quedaría a cada cooperativista… 4 millones de pesos, cantidad que también le tocaría al exdirector general de Excélsior, Regino Díaz Redondo, y a sus directivos que fueron expulsados el 20 de octubre de 2000 La oferta equivale a dos veces el costo que tendrá la moderna Torre Mayor, que se construye en el Paso de la Reforma, y un poco más de lo que valió Imevisión (Canal 13) cuando pasó a manos de Ricardo Salinas Pliego En la asamblea del pasado 8 de junio, los cooperativistas acordaron la venta de Excélsior El 6 de agosto, la comisión para la venta de los activos del periódico, que encabeza Jaime Contreras Salcedo, presidente del consejo de administración, lanzó la convocatoria para la licitación respectiva, pese a que su representación está impugnada en tribunales por el otro consejo de administración del periódico, encabezado por Rafael de la Huerta, que asegura haber sido ilegalmente destituido La convocatoria señaló como fechas de “recepción de ofertas” el 7 de octubre; de “información del fallo”, el 11 de octubre; y del “cierre”, el 18 de octubre Nada ocurrió en las primeras dos fechas El 16 de octubre, Contreras Salcedo confesó a sus compañeros que aún no tenía compradores y pidió 20 días más Los socios cooperativistas no aceptaron y estaban dispuestos a destituirlo de la presidencia del consejo de administración si no presentaba a un posible comprador para el 18 de octubre Fue entonces cuando sorprendió a todos al presentar a Miguel Aldana, quien dijo ser representante de un grupo de empresarios de Canadá y Estados Unidos interesados en comprar el diario, previo análisis financiero Las bases de la licitación señalaban que el interesado tenía que depositar “una garantía de seriedad y sosteniendo de oferta” por la cantidad de 100 millones de pesos, requisito que tampoco se cumplió En entrevista, Jaime Contreras asegura, empero, que recibió otras cuatro ofertas de empresarios, algunos de ellos de medios de comunicación, pero se reservó sus nombres Refiere que en la reunión con Aldana, en la que estuvo presente el director general del diario, Armando Sepúlveda, se le escuchó con respeto y atención “Le solicitamos documentación por escrito y él accedió a ello” y dice al mismo tiempo que asegura que analizarán “con sumo cuidado” esta propuesta “Excélsior una gran institución que no vamos a poner en entredicho Vamos a estudiar las mejores propuestas No se trata sólo del precio, sino del prestigio de la casa Analizaremos concienzudamente el origen de los recursos Y cuando la cooperativa determine cuál es la mejor oferta, así se hará Mas allá de criterios económicos, buscamos la posibilidad de que Excélsior perdure Pero no se está tomando una decisión ahora”, explica Antes de finalizar el año, afirma, se dará respuesta al propio Aldana y a los otros interesados En un comunicado a los cooperativistas, los integrantes del consejo de administración en el exilio, encabezado por Rafael de la Huerta, expresaron su deseo de que la oferta sea una realidad, pero advirtieron: “Realmente es asombroso Así es Altamente preocupados por la subrepticia aparición de Jorge Miguel Aldana Ibarra en el escenario de la grave situación que priva en Excélsior y en nuestra cooperativa, hemos valorado la audaz propuesta del exdirector de la Interpol y consideramos que a Jaime Contreras le cayó como ‘anillo al dedo’ Sí, compañeros, fue como un ‘as de la manga’” Explicaron que la oferta era preocupante por “los negros antecedentes” de quien “se presentó de la noche a la mañana, sin depositar la garantía de los 100 millones de pesos”, para ofrecer 550 millones de dólares que pondrían a cada cooperativista en la posibilidad de alcanzar una cifra superior a los 4 millones de pesos –ya descontado el adeudo y los impuestos-- por persona “Es increíble”, Sin embargo, dijeron, “hemos de decirles, con plena reserva, que no nos opondremos a la realización de tal ofrecimiento y, aunque con los pies en la tierra, no creemos que dicha propuesta tenga la seriedad del caso, no seremos capaces de ‘tirar’ (algo) que alegró las conciencias de los socios cooperativistas y de los trabajadores “Creemos que Jaime Contreras, acorralado por la falta de postores y la situación de los juicios que están por resolverse en el Palacio de Justicia Federal, hizo un ‘gran esfuerzo’ por llevarte una más de las mentiras a las que ya deberías estar acostumbrado “Compañero, pide fechas, firmas y compromisos de entrega Si no lo hacen te habrás dado cuenta que, efectivamente, fue un engaño más para lograr la permanencia de los usurpadores en el poder y en el saqueo” Miguel Aldana Ibarra se especializó en las áreas de información política en las corporaciones policiacas donde se desempeñó, durante 34 años Fue el segundo del comandante Florentino Ventura cuando éste ocupó el cargo por primera vez como jefe de la Interpol-México; a los dos días de tomar posesión como director de la Federal de Seguridad, José Antonio Zorrilla lo mandó llamar para que ocupara el cargo de coordinador general operativo administrativo Fue jefe de la Interpol-México del 9 de diciembre de 1982 al 2 de enero de 1985 En marzo del mismo año se mencionó que tenía nexos con narcotraficantes, cuando se supo que en septiembre de 1984 varios agentes bajo su mando retiraron del aeropuerto de la Ciudad de México un cargamento de cocaína, bajo el argumento de que iba dirigido a su jefe Un Gran Jurado de Los Angeles lo acusó de haber coparticipado en el asesinato del agente de la DEA, Enrique Camarena, en 1985 En el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, la PGR informó en junio de 1989 que estaba sujeto a investigación, porque el excomandante de la Dirección Federal de Seguridad, Rafael Chao López, declaró que por instrucciones de Aldana Ibarra mensualmente entregaban diez millones de pesos al licenciado José Antonio Zorrilla Pérez, titular de la DFS, como recompensa por el “disimulo” que la policía mantenía sobre el tráfico de drogas En febrero de 1990, fue detenido por agentes antinarcóticos de la PGR, acusado de posesión, compra y suministro de cocaína y acopio de armas Estuvo privado de su libertad durante cuatro años y ocho meses en el reclusorio oriente y en el penal de máxima seguridad de Almoloya En 1995, en el gobierno de Ernesto Zedillo, un Tribunal Colegiado lo exoneró de los cargos En entrevista en su oficina en Jardines del Pedregal, Miguel Aldana Ibarra asegura que fue el entonces subprocurador en la Lucha contra el Narcotráfico, Javier Coello Trejo, quien le fabricó los delitos con el objeto de hacerlo a un lado, ya que se le había mencionado como posible subprocurador de la PGR “Me estuvieron golpeando cuatro días En los separos ya me les iba a ir Me pusieron dos veces la bolsa de plástico en la cabeza Me llevaron al reclusorio oriente, en una ambulancia Dijeron que estaba así por abstinencia de droga, cuando en mi vida la he probado”, recuerda Con su encarcelamiento, afirma, se preservó el negocio del narcotráfico que se manejaba en las altas esferas gubernamentales --“en todos lados, en el mudo, hay gente metida Aquí no es nada nuevo” Refiere que durante su paso por la Interpol-México afectó intereses con sus operativos En noviembre de 1984, acabó con los campamentos de El Búfalo, en Chihuahua, en los cuales Rafael Caro Quintero tenía contratados a 37 mil campesinos para el cultivo de mariguana, a quienes se les pagaban 250 pesos diarios Esclareció el caso de los cadáveres del río Tula, que eran de doce asaltabancos colombianos asesinados por agentes de la Dirección de Investigaciones para la Prevención de la Delincuencia (DIPD), al mando de Arturo Durazo Moreno, para quitarles 105 millones de pesos que habían robado Posteriormente, se encargó de perseguir a Durazo cuando se volvió prófugo de la justicia, acusado de evasión de impuestos y amenazas cumplidas, en grado de extorsión Encabezó la “Operación Pacífico”, que fue una de las acciones de mayor envergadura en contra del narcotráfico, con la que se realizaron importantes decomisos de drogas 18/11/02

Comentarios