Sospechan de estrategia para favorecer a exgenerales

martes, 5 de noviembre de 2002
México, D F- En la lista de desaparecidas durante la guerra sucia por los exgenerales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quiros Hermosillo se registran nombres de personas que todavía están vivas, que califican este hecho como una estrategia para favorecer a los exmilitares en el proceso penal que se sigue en su contra por la desaparición de 143 campesinos guerrerenses En entrevista con La Jornada, Antonio Hernández Fernández denunció que tanto él como su compañera Alejandra Cárdenas están “jurídicamente muertos” para la Procuraduría de Justicia Militar Y es que sus nombres aparecen en la lista de “desaparecidos” por los exgenerales Arturo Acosta Chaparro y Francisco Quiros Hermosillo durante la guerra sucia de los años setenta, lo cual le genera sospechas “¿Es un error técnico? No lo creo ¿Una maniobra intencional para que los responsables operativos de las desapariciones evadan su responsabilidad argumentando inconsistencia de la Procuraduría de Justicia Militar? Posiblemente”, asegura El entrevistado, quien a principios de octubre ratificó su denuncia por la desaparición de seis personas ante la Fiscalía Especial para Movimientos Políticos y Sociales, dice que tiene conocimiento de que lo habían declarado muerto porque vio uno de los expedientes remitidos por la justicia militar a la Procuraduría General de la República (PGR) “¿De qué se trata?”, inquirió el actual dirigente de la Unión General Obrero Campesina Popular, quien también se cuestionó si la aparición mención de su nombre en la lista de desaparecidos “¿es una amenaza?” Esto demuestra “la falta de rigor” de la procuraduría militar para llevar este caso, aunque comentó que se podría aprovechar esto para exigir que el asunto se siga en tribunales civiles, sugirió Hernández Fernández recordó que esta no es la primera vez que se comenten errores en la investigación sobre desapariciones forzadas en los años setenta Recordó que hace unos años la PGR envió citatorios a 27 desaparecidos, de quienes no se sabe nada desde hace más de 25 años; entre ellos estaba el hijo de Rosario Ibarra de Piedra, Jesús Piedra Ibarra A partir de ese momento salió a la luz que la indagatoria era un pésimo augurio, pues “si así comienza la investigación, ¿cómo va a terminar?”, inquirió 04/11/02

Comentarios