El final de Arnoldo Alemán (Tercera Parte)

domingo, 15 de diciembre de 2002
CIERRE DE CAPITULO Amenazado de muerte y en medio de un país, que además de ser el más pobre de Latinoamérica después de Haití, lleva casi un año de parálisis institucional, el presidente Enrique Bolaños ha llamado a la unidad de todos los nicaragüenses “Este capítulo para mí está cerrado; ha sido un capítulo que ha perjudicado la credibilidad y la gobernabilidad de Nicaragua”, dijo Bolaños, quien tendrá que sortear las reacciones de los leales a Alemán Lacayo, entre los que se encuentran los violentos excombatientes de la “Contra” o “Resistencia Nicaragüense”, así como sectores poderosos económica y políticamente creados por la madeja de la corrupción, capaces de comprar voluntades y de doblegar instituciones No cabe duda que la justicia estará a prueba No será fácil cerrar el capítulo de la corrupción, cuando el mismo Bolaños, que por el momento cuenta con la simpatía y el apoyo local e internacional, también ha sido blanco de críticas por contar con beneficios de sobresueldos en un país mísero y no se ha librado de las sospechas de haber cometido delitos electorales para llegar a la presidencia Por otra parte, el sandinismo que lidera Daniel Ortega tampoco se libra de manchas de la corruptela; es reciente la historia de la llamada “piñata”, un escandaloso reparto de propiedades del Estado en 1990, antes de entregarle el poder a Violeta Chamorro Ortega es otro demandado por la justicia, acusado de supuesto abuso sexual contra una de sus hijastras El proceso para desaforarlo está archivado en el Parlamento