el sindicalismo, peor que nunca

sábado, 16 de febrero de 2002
El sindicalismo, peor que nunca Jesusa Cervantes Reiteradamente prometida desde la campaña de Vicente Fox, la reforma laboral, como ocurrió con la fiscal, se= aleja cada vez más Primero fue la imposición de criterios que pretendió el secretario del Trabajo, Carlos Abascal, y ahora el enfrentamiento de él mismo con las principales centrales de trabajadores El resultado es que el sindicalismo nacional está viviendo momentos de crisis con pocos precedentes La reforma laboral prometida por el gobierno foxista nuevamente está en peligro Primero fue la imposición de criterios de Carlos Abascal, secretario del Trabajo, sobre lo que debería modificarse, lo que provocó la salida del subsecretario de Previsión Social, Rafael Estrada Sámano y su equipo de abogados Con ellos se fue también la posibilidad de lograr un cambio de fondo en la materia Hoy, el problema es otro La cercanía de Abascal con la recién creada Confederación de Agrupaciones Sindicales Mexicanas (Conasim) ha generado suspicacias entre dos de los principales actores en la discusión, el Congreso del Trabajo (CT) y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), que han pensado en la posibilidad de levantarse de la mesa y dejar solo a Abascal con sus nuevos aliados De ocurrir eso, cualquier propuesta de reforma laboral que se envíe a la Cámara de Diputados carecería de legitimidad, dicen Enrique Aguilar Borrego, secretario general de la Federación de Sindicatos Bancarios (Fenasib) y vicepresidente del CT, y Jaime Luis González Navarro, secretario nacional de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (Aspa), secretario en turno de la Federación Nacional de Sindicatos de Empresas de Bienes y Servicios (Fesebes) y representante de la UNT ante la mesa de diálogo para la reforma laboral El lunes 11, apareció en varios diarios un desplegado en el que se informa que Abascal tomó la protesta al primer comité ejecutivo nacional de la Conasim, encabezado por Juan Alberto Escamilla Garza, en un acto realizado en el auditorio de la secretaría La Conasim es considerada por el CT y la UNT como un a agrupación de sindicatos blancos Abascal aparece en cinco de las 12 fotografías que acompañan un extenso texto, en el que se dice que el secretario invitó a la Conasim a que se sume a partir del mes de febrero como invitado permanente al Consejo Nacional para el Diálogo de los Sectores Productivos, donde, además de darle seguimiento a las políticas públicas del trabajo, la voz de Conasim aporte nuevos proyectos e ideas Aguilar Borrego comenta: Entre nosotros hay malestar porque los que integran esa agrupación son sindicatos hechos a la medida de las empresas y no deberían participar en las mesas de discusión porque no representan a nada ni a nadie Su posible participación sólo entorpecería la negociación Aclara que al CT no le han informado sobre la invitación oficial a la Conasim para que participe en la mesa de discusión, y agrega que si se confirma, el CT se levantaría de la mesa González Navarro, representante de la UNT, considera que ese respaldo a la Conasim es una mala señal del secretario del Trabajo, pues se trata de un sindicalismo blanco apadrinado por las autoridades Llevo 35 años en el sindicalismo y nunca había visto a ese señor (Juan Alberto Escamilla Garza) El encuentro y aval del secretario del Trabajo a la Conasim ha llevado tanto a la UNT como al CT a cuestionar el tipo de política laboral que aplicará Abascal y que tiene que ver, por un lado, con el apoyo otorgado a ciertos sindicatos y, por otro, con los obstáculos que las autoridades ponen a los sindicatos democráticos Contra el sindicalismo Abogados e investigadores del mundo laboral consideran que el secretario del Trabajo, Carlos Abascal, ha manejado con impericia los últimos cinco problemas sindicales Al fracaso de la reforma laboral y la salida del exsubsecretario de Previsión Social, Rafael Estrada Sámano, Abascal ha sumado una serie de denuncias ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) por restringir el derecho a la libertad sindical El caso más sonado es el de los futbolistas, quienes el año pasado se organizaron y solicitaron su registro como sindicato nacional Entre ellos se encontraban integrantes de los equipos Guadalajara, Cruz Azul, América, Atlante, Toluca y Santos, los cuales se agruparon en el Sindicato de Futbolistas Agremiados de México Sin embargo, con el argumento de que los trabajadores que laboran a nivel local no pueden solicitar su registro como sindicato nacional, la secretaría se los negó El reconocido abogado Néstor de Buen explica que, según la Constitución, cuando un conflicto afecta a empresas en dos o más estados, debe ser resuelto por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, pero en la secretaría hacen interpretaciones que no son puras ni mucho menos Ante la resolución, los futbolistas se ampararon y hoy el asunto está por resolverse en los próximos días ante un juzgado de distrito Además, anunciaron que interpondrán una queja ante la OIT El abogado Eugenio Narcia Tovar y la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, Graciela Bensunsán Areous, consideran, al igual que De Buen, que la Secretaría del Trabajo está limitando el derecho a la libertad sindical Y explican que esa decisión puede tener uno de los peores efectos en los últimos 20 años del sindicalismo, pues significa que 90% de los trabajadores no podrá obtener el registro nacional de un sindicato por rama de industria El segundo caso se relaciona con la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (Aspa) Todo se inició a principios del año pasado cuando Aspa peleó contra la CTM y el STIA la titularidad del contrato colectivo Aunque la secretaría no le negó su derecho a demandar la titularidad, le impuso nuevas reglas: que votaran no sólo los 200 trabajadores que integran Aspa —como debió ser—, sino que participaran los mil 200 trabajadores aéreos, con lo cual se dificultaba la posibilidad de ganar Este caso se encuentra, desde junio pasado, en la OIT Néstor de Buen considera que ahí falló la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, porque si se trata de discutir un contrato gremial deberían participar exclusivamente los miembros del gremio, no todos los demás trabajadores Es una trampa habitual de la Junta Federal Esto ya no es una falla, es una vergüenza En el despacho Asesoría Jurídica Laboral, al que pertenecen los abogados del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Hierro, el Acero, Productos Derivados, Similares y Conexos de la República Mexicana (Sintiha), Eugenio Narcia Tovar, y del sindicato de Euzkadi, Óscar Rubio, explican que la Secretaría del Trabajo aplica nuevos criterios jurídicos que limitan el derecho de asociación La investigadora de la UAM, Graciela Bensunsán, resume: Estas prácticas y argumentos jurídicos a los que ha recurrido la Secretaría del Trabajo demuestran que hay una continuidad en materia laboral, una posición muy conservadora, y que lo único que se pretende es evitar que los trabajadores sean los que conduzcan sus procesos de organización El colmo Otro caso que muestra hasta dónde son capaces de llegar las autoridades laborales, es el de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, encargada de la justicia laboral, cuyos empleados se organizaron y demandaron el reconocimiento de su sindicato Sin embargo, se les negó el registro con el argumento de que deberían afiliarse al sindicato de trabajadores de la Secretaría del Trabajo El sindicato se amparó, ganó y aun así la Secretaría se negó a reconocerlo, e incluso la Subsecretaría del Trabajo interpuso una queja contra los trabajadores ante un Tribunal Colegiado, donde nuevamente perdieron las autoridades Lo grave es que la Secretaría del Trabajo, con esa decisión, viola la jurisprudencia establecida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual, en 1999, consideró inconstitucional prohibir la coexistencia de dos o más sindicatos en una misma área laboral Ya existe el principio de pluralidad sindical determinado por la SCJN, y la Secretaría del Trabajo lo está ignorando, dice el abogado De Buen Y agrega que en los casos de los futbolistas y del sindicato de la Junta de Conciliación, la secretaría no tiene razón para negar ambos registros Diría que la política laboral que se está realizando no es la que merece nuestro artículo 123, e inclusive, la misma Ley Federal del Trabajo, con todo y ser corporativa, en materia colectiva da caminos para que se reconozcan sindicatos y tomas de nota, y, sin embargo, el departamento de registro de asociaciones de la secretaría es lento y le cuesta mucho trabajo reconocer a un nuevo sindicato Para De Buen el problema es muy claro: Las organizaciones tradicionales del sindicalismo, como el Congreso del Trabajo o la CTM o la CROC, no quieren tener competencia, no quieren que les invadan su terreno, que lo han tenido en exclusiva por muchos años, mediante un pacto con el gobierno, en el cual ellos ofrecen el control de los trabajadores a cambio de puestos políticos —¿Pero se supone que eso era con el anterior régimen? —No, sigue siendo ahora, pero lo más importante de esa vieja alianza es que los sindicatos no pasan por el tamiz de las auditorías fiscales, y ahí está el caso de Pemex y el sindicato petrolero Todo esto permite negocios impresionantes y no se interviene Y eso sigue Además, la actual política laboral no está resolviendo los problemas y se están tolerando cosas como los paros técnicos, por ejemplo El pasado vigente Los problemas antes mencionados recaen directamente en la Subsecretaría del Trabajo, a cargo del priista Fernando Franco, calificado por De Buen como honesto, competente y preparado Sin embargo, Fernando Franco tiene en su haber el estigma de haber sido vetado por el PAN cuando pretendió ocupar la Dirección de la Auditoría Superior de la Federación, e incluso fue cuestionado cuando presidía el Tribunal Electoral Federal y calificó algunos comicios estatales El área más vinculada a la subsecretaría es la Dirección General de Registro de Asociaciones, que dirige María de las Mercedes Barrera, quien antes de ocupar ese cargo era directora jurídica de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) La investigadora Bensunsán señala: Nosotros tuvimos la esperanza de que las cosas cambiarían, pero luego vimos que los actores que estaban dominando el proceso laboral eran gente del pasado, porque finalmente la Coparmex fue parte del corporativismo, y es que hay que entender que el corporativismo no es un asunto de sindicato y gobierno, pues también participa la parte empresarial El hecho de que la secretaría la ocupe Abascal, expresidente de la Coparmex, que representa realmente lo que él llamó la nueva cultura laboral y que era ese tripartismo, nos preocupa Más demandas Por lo que hace al caso del Sintiha, este sindicato actualizó sus estatutos, en los cuales se especifican las áreas que abarca su rama industrial Después los envió al Registro de Asociaciones, donde les informaron que los criterios habían cambiado, relata el abogado Eugenio Narcia Tovar Según las autoridades, el nuevo criterio es que los sindicatos deben ver limitado su radio de acción a ramas muy específicas, cuando según la OIT cada sindicato e incluso cada empresa decide hasta dónde desea trabajar partiendo de la rama en que se desempeñen Lo grave fue que se nos negó la toma de nota de la actualización estatutaria y todavía peor son sus consecuencias, como el posible cancelamiento del registro sindical por la vía administrativa Además se dejó al Sintiha en total indefensión frente a los contratos colectivos que ya tiene firmados Estos es, al reducirle al Sintiha su radio de acción, no puede pelear la titularidad con ciertas empresas automotrices —que ya había firmado— y se permite que sean tomados por sindicatos de la CTM El Sintiha recurrió al amparo contra la secretaría, y lo ganó, pero aún así ésta mantuvo el litigio y recurrió a una revisión ante el Tribunal Colegiado La propia OIT ha determinado que son los sindicatos los que pueden establecer hasta dónde quieren llegar y el gobierno no puede imponerles restricciones Una vez que concluya la revisión en el Tribunal Colegiado y en caso de ser favorable el fallo y no lo quisiera acatar la Secretaría del Trabajo, los agremiados del Sintiha demandarán al gobierno federal ante la OIT, según acordaron en asamblea Otro caso es el del ingenio El Potrero, cuyos trabajadores pretendieron formar un sindicato pero, como en los casos anteriores, la secretaría se los negó argumentando que ya existe uno Esto restringe la libertad sindical, porque si el argumento de la secretaría es que no se puede promover otro sindicato porque el trabajador ya está en uno —90% cuenta con contrato de protección—, entonces todos los empleados de México no podrán elegir libremente a cuál sindicato pertenecer, dice el abogado Los trabajadores ganaron un amparo y la secretaría lo acató Finalmente, está el caso del Conalep A los 17 mil trabajadores académicos que laboran por honorarios la secretaría les había negado su derecho a organizarse en un sindicato Los empleados recurrieron a la OIT y el 17 de diciembre determinó que legalmente pueden agruparse Sin embargo, la Secretaría del Trabajo aún no les reconoce personalidad jurídica, con el argumento de que está analizando el caso Desde el punto de vista de los abogados y la investigadora, las autoridades no tienen nada que analizar, pues en 1999 la Suprema Corte de Justicia determinó que los convenios y las decisiones de organismos internacionales, como la OIT, están por encima de la propia ley mexicana y deben acatarse Para la investigadora de la UAM, la falta de libertad y democracia sindical en México tiene que ver mucho con la visión conservadora y empresarial que ha ganado en la Secretaría del Trabajo desde que la dirige Abascal Y, sin duda, esa actitud llevará inevitablemente a más denuncias contra el gobierno ante la OIT

Comentarios