La explotación del carbón, un mundo desconocido

sábado, 2 de febrero de 2002
El trabajo en "los pocitos", huecos angostos en la tierra que dan acceso a yacimientos de carbón en el estado de Coahuila, es descrito por Proceso en su edición que circula desde el domingo 3 de febrero De entre los diferentes tipos de minas, "los pocitos" destacan por su peligrosidad, hecho que las hace estar casi siempre por debajo las normas de seguridad vigentes en el país Tan sólo hace unos días, recuerda Proceso, 13 mineros murieron ahogados en la mina de la Espuelita, pues aparentemente golpearon un túnel con agua Y es que en "los pocitos", los trabajadores corren todos los días el riesgo de morir; trabajan casi semidesnudos con martillo y pico en mano dentro de huecos de 30 a 60 metros de profundidad De entradas horizontales o verticales, "los pocitos" son verdaderas trampas mortales para los empleados de las carboníferas de los pueblos de Barrotera, Nueva Rosita y Muzquiz, de donde proviene la mayor parte de la energía eléctrica que se produce en el país Pero son sobre todo las verticales las que implican más peligro por la dificultad para salir Proceso, en su más reciente edición, da los pormenores de las condiciones en una de las minas de este tipo, la Minsa, donde los trabajadores se introducen en un barril y para poder ascender deben esperar a que sus gritos sean escuchados por sus compañeros en la superficie Allí, con la sola iluminación de las lámparas de sus cascos, una decena de hombres sin camisa y con pantalones cortos se mueve entre el lodo que genera el agua que surge de manera natural y que en el caso de La Espuelita fue mortal Proceso presenta en su número en circulación a partir del domingo 3 de febrero, los relatos de estos hombres que arriesgan la vida en su trabajo, por el que ganan mejor que cualquier obrero

Comentarios