Sin justificación legal, la obediencia ciega del Ejército ante el Ejecutivo

sábado, 23 de febrero de 2002
No tiene sustento legal la obediencia sin condiciones del Ejército Mexicano a los presidentes de la República, comandantes supremos de las Fuerzas Armadas del país, de acuerdo con especialistas consultados por Proceso El Ejército, afirman, "tiene facultades para rechazar una orden del presidente de la República cuando violente el Estado de Derecho Si se cumple, tanto el que ordena como el que ejecuta, incurren en responsabilidades de carácter penal" Y es que el miércoles 19 de febrero, al conmemorar el Día del Ejército en San Miguel de los Jagüeyes, el secretario de la Defensa Nacional, Clemente Ricardo Vega García, sostuvo que la elección democrática del presidente no permite al Ejército cuestionarle nada "y nos motiva a cumplir con lealtad, como lo hemos hecho siempre" Y Fox lo respaldó, al manifestar que como los militares han aceptado y apoyado las decisiones de las autoridades civiles, "no podemos ni debemos adoptar interpretaciones unilaterales de los episodios históricos a los que se ha vinculado a nuestro Ejército, formado en la subordinación a las decisiones de las instancias civiles" En entrevistas con Proceso, presentadas en su edición que empieza a circular el domingo 24 de febrero, tanto el primer visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Víctor Manuel Martínez Bullé-Goyri, como el abogado penalista Cuauhtémoc Sotelo Rosas coinciden en señalar que quienes incurrieron en delitos del pasado, como en la masacre en Tlatelolco o durante la "guerra sucia" de los setenta, no pueden alegar el cumplimiento de una orden superior para evadir la acción de la justicia