Retrasos insuperables en la elección perredista

sábado, 16 de marzo de 2002
México, D F (apro)- Con el tiempo encima para elegir al nuevo dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y ante un proceso que desde ahora se califica de "ilegal", el fantasma del fraude de marzo de 1999 recorre el PRD, amenaza con llevarlo a un descrédito mucho mayor al de hace tres años y provocar un cisma que lo sacaría hasta de la pelea presidencial en el 2006 La advertencia es hecha por cuatro de los seis aspirantes a presidir el PRD: Camilo Valenzuela, Carolina Verduzco, Marco Aurelio Sánchez y Pablo Irineo Reyes que, constituidos en un Frente de Candidatos por la Legalidad e Institucionalidad, demandan posponer tres meses la votación fijada para el próximo 17 de marzo; en tanto Juan N Guerra, representante ante el Servicio Electoral perredista de la fórmula que encabeza Rosario Robles, denuncia los retrasos "insuperables" en la organización, mientras la planilla de Jesús Ortega ha llegado a reconocer las serias deficiencias en la preparación del proceso Y es que a unos días del acto, "nada se ha hecho", coincidieron en señalar, por separado, los integrantes del bloque y Juan N Guerra, quien explica que el problema tiene un grado de dificultad tal, que a estas alturas hasta el Instituto Federal Electoral (IFE), con todos sus recursos técnicos y logísticos, tendría temor de organizar el evento, por los tiempos "tan quemados que tenemos" y la magnitud del mismo Los aspirantes a presidir el PRD, la tercera fuerza política del país, aseguran que de no cambiarse la fecha, los perredistas van directos al "despeñadero", debido a que "todo el proceso se encuentra viciado desde su origen" Los argumentos de su demanda, dicen, tienen que ver con la instalación de unas 15 mil mesas receptoras del voto de los perredistas en todo el país; cubrir casi 2 mil municipios; depurar el padrón, ya que en el actual hay gente que murió, cambió de domicilio o se retiró del partido; elaborar la "Guía Amarilla", para determinar exactamente la ubicación de las casillas; imprimir y distribuir más de 32 millones de boletas; seleccionar y capacitar a por lo menos 72 mil funcionarios electorales, entre otros aspectos La complicación se agrava debido a que 38 millones de afiliados se aprestan para sufragar hasta por seis fórmulas diferentes que se disputan la presidencia y la secretaría general del PRD, pero además se elige líderes en los estados y municipios; consejeros políticos, así como integrantes tanto del Congreso Nacional como del estatal respectivo En total, son ocho las elecciones que se deben efectuar Sin embargo, un documento básico, el Reglamento General de Elecciones, apenas y es conocido por unos cuantos, y en lo referente a logística, en las oficinas de Servicio Electoral sólo hay dos líneas telefónicas y tres computadoras "¿Con eso se van a echar la bronca?", cuestiona, preocupado, Juan N Guerra, exdiputado federal, quien sabe de esto por haber contendido por la gubernatura de Sinaloa Denuncia que en Chiapas se sigue afiliando a militantes, pese a que el límite era el 31 de diciembre pasado; que en Sonora y Guerrero, entre otros estados, hay señalamientos de muchas irregularidades, y acusa a Arnoldo Vizcaíno, responsable del Servicio Electoral, de acordar con la fórmula del senador Jesús Ortega, corriente a la que pertenece el funcionario perredista, y le pide que se meta de lleno a cumplir con su tarea de organizar el proceso "Insistimos en que abandone su actitud centralista y se apoye en los estados; que explique por qué a cada entidad se está entregando de 5 mil a 8 mil pesos, que ni siquiera alcanzan para la gasolina; que actúe conforme al reglamento, y que las sesiones del Servicio Electoral sean públicas", expresa José Encarnación Villa, exsecretario de lo que fue la Comisión Electoral, sostiene que los errores tienen que ver con la dirección de Amalia García, presidenta del PRD, protagonista del fraude del 99, junto con Jesús Ortega, y aliada de éste para que se convierta en su sucesor Cuenta que de un total de 2 mil 444 municipios del país, el PRD tiene más de cien afiliados en mil 726, pero que de éstos sólo hay servicios electorales completos en 864, con secretario y suplente; 862 están incompletos, y que en 446 ni siquiera existen los propietarios Aparte, agrega, está la insaculación de los funcionarios de casilla, cuyo límite era el 15 de febrero DENUNCIAN EXCLUSION DE MILITANTES DEL PADRON PERREDISTA En el marco de la inminente elección de la directiva perredista, el domingo 17, René Lobato Ramírez, líder del PRD en Guerrero, afirma que la militancia se encuentra preocupada, pues se ha excluido del padrón electoral a varios militantes que se afiliaron en tiempo y forma Se queja que muchos simpatizantes se quedarán sin votar a causa de que la campaña de afiliación fue insuficiente Y augura protestas porque la delimitación de los comités de base, en donde se instalarán las casillas el día de la elección, todavía no se ha realizado, pese a que el plazo venció el 10 de febrero Carolina Verduzco, académica del IPN, defensora de movimientos sociales y cabeza de una fórmula que compite por la presidencia del PRD, indica que de acuerdo con los resolutivos del último congreso nacional de ese instituto, ningún miembro del partido puede votar sin estar integrado a un comité de base y que, sin embargo, no existe uno sólo de ellos en el país Acusa que, en contrapartida, lo único que se ha desplegado en la República son los mecanismos del acarreo y el clientelismo, de ahí que lo más conveniente es que se pospongan los comicios Porque "todo es una simulación y, ante tantas irregularidades, si no se reprograman, los costos para el PRD serán brutales El proceso, añade, está desfondado y, en términos legales, no puede darse Seguir avanzando es terriblemente irresponsable, sería únicamente un derroche" Asegura que de realizarse la votación como está programada, habrá una "cascada" de impugnaciones, por lo que llama a Rosario Robles y a Jesús Ortega a que sacrifiquen sus intereses personales, en lugar de protagonizar un descalabro del PRD mayor al de hace tres años Camilo Valenzuela, exguerrillero y luchador social desde su juventud, sostiene que ya no hay tiempo para organizar los comités de base establecidos en los estatutos; acusa al Servicio Electoral de pretender resolver el problema "compactando" áreas, lo que requeriría unos 15 mil centros de votación, sólo que a unos días de la elección, "tampoco esta estructura parece estar al alcance de nuestros recursos y capacidades organizativas "La única salida razonable, para evitar la repetición de experiencias pasadas fallidas y asegurar que el proceso interno sirva realmente para que se exprese la voluntad de los perredistas y se consolide al partido, es en estos momentos la posposición, hasta la segunda quincena de mayo, que es el plazo mínimo que necesitamos para subsanar las fallas" Para ello, dice, corresponde en primera instancia al Servicio Electoral decidir y, en caso de evaluar que no hay condiciones, se tiene que convocar a un Consejo Nacional, a fin de que se fije la nueva fecha; entre tanto, Amalia García puede seguir como presidenta del PRD, ya que sus tres años se cumplen hasta agosto En entrevista con Apro, Camilo Valenzuela lamenta la actitud de Rosario Robles y del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, líder moral del PRD quien, en una reunión privada sostenida el 26 de febrero, expresó que "aunque comparto muchos de los señalamientos de Camilo, la elección hay que hacerla el 17 de marzo, pues si no somos capaces de eso, el partido está fuera de toda posibilidad de reposicionarse para el 2003" Lo que sucede, dice Camilo Valenzuela, es que el ingeniero Cárdenas "subestima" los riesgos, y "no se puede seguir con declaraciones superficiales de que todo va muy bien, cuando todas las planillas y ellos mismos, en corto, reconocen que las deficiencias están haciendo aguas" Carolina Verduzco, Juan N Guerra y Camilo Valenzuela se remontan a marzo de 1999, cuando Jesús Ortega y Amalia García contendieron por la presidencia del PRD, proceso en el que, según un análisis del investigador Arturo Anguiano, "cooptaron y secuestraron" la estructura electoral de los estados, cometiendo irregularidades, como robo de urnas, casillas infladas, actas fabricadas, retención de actas por contrarios, cambio de ubicación de casillas, expulsión de representantes de planillas y manipulación de votantes A ello se agregaron madruguetes y manejo artificial de cifras de votación, es decir, todas las prácticas electorales características del PRI-gobierno, lo que desembocó en "el desconocimiento de las elecciones, y la dirección provisional que se nombró para superar la crisis, encabezada por Pablo Gómez; hechos que lograron sólo preparar el terreno donde fueron "premiados", en una nueva elección, los principales responsables del fraude, el cual quedó impune" En esa ocasión, recuerda Juan N Guerra, se cayó en más de la mitad en las preferencias electorales: de 25 a 11 por ciento "Lo que quiero decir es que todavía no nos hemos recuperado del desplome, debido a que el partido que en su nombre lleva la bandera de la democracia, se exhibió de repente como un instituto que se movía en el fraude y la corrupción, en términos electorales "Fue un golpe que cimbró a todo el perredismo, y este 17 de marzo tenemos la oportunidad de recuperarnos, pero también existe el riesgo de que por estos problemas de organización, la calidad de la elección se vea afectada, y en ese sentido nuestras proyecciones, producto de esos errores, se mantengan o caigan aún más" Exintegrante de la Cocopa y exdelegado de Milpa Alta, Juan N Guerra sostiene que en estos momentos sería "suicida" reestructurar al Servicio Electoral No obstante, considera que para los militantes es importante elegir a su presidente, pero para el partido lo es más la calidad de la elección, a fin de que revele que es un instituto político cohesionado, lo que permitirá una mayor aceptación y proyección incluso al 2006, a fin de intentar ganar la Presidencia de la República, "ante tantos desfiguros como los que están cometiendo PRI y PAN" De acuerdo con él, el problema no es de tiempo sino de voluntad, ya que si la elección se suelta a la base, "la sacamos adelante", a pesar que se lleva casi un año perdido en lo que toca a la organización del proceso En lo que están seguros todos los entrevistados, es en que el PRD ya no aguanta "otro marzo", como el de 1999, sobre todo por la crisis de identidad y de organización interna, que ya es muy aguda Según Camilo Valenzuela, con el proceso "viciado" del 17 de marzo próximo, la fuga del poder y las diferencias políticas entre los perredistas serían "irreversibles"; el partido, en lugar de ser un factor de atracción de otras fuerzas sociales, pasaría a convertirse en un centro expulsor de las mismas y entraría en la "descomposición" "Entraríamos a un período de dispersión de la izquierda y se perdería lo ganado en casi 20 años, pues lo más seguro es que volveríamos a una situación previa a la de 1988, esto es, a una izquierda atomizada en un conjunto de fuerzas incapaces de merecer la confianza de la mayoría de la ciudadanía y, en consecuencia, se perdería la posibilidad de disputar la conducción del país al proyecto privatizador dominante "En cambio, si posponemos y organizamos bien la elección, tenemos con qué pagar ese costo y habrá un saldo favorable muy positivo, con el cual podemos aspirar a nuestro reposicionamiento electoral en el año 2003" Pese a todo, Arnoldo Vizcaíno, presidente del Servicio Electoral, niega que exista desorganización, sostiene que todo va bien y garantiza que se cumplirá con oportunidad Mientras Amalia García, quien parece haber olvidado la experiencia de hace tres años, asegura que la elección será "democrática, moderna, ejemplar y organizada"

Comentarios