El drenaje del miedo

sábado, 2 de marzo de 2002
Mientras miles de hectáreas de cultivos en Hidalgo y el Estado de México son regadas con aguas negras "crudas" que desecha el Distrito Federal y su zona metropolitana, cuatro plantas de tratamiento de aguas negras, prometidas por el gobierno de Ernesto Zedillo, siguen esperando ser construidas En el reportaje que esta semana presenta "Proceso", en circulación a partir del 3 de marzo, el subdirector de construcción de la Comisión Nacional del Agua, Próspero Ortega, dice que es cosa de unos cuantos meses para que, finalmente, se pongan en marcha los proyectos prometidos y autorizados desde el sexenio anterior La construcción de cuatro "megaplantas" de tratamiento de aguas negras para la capital del país, que desecha enormes cantidades de aguas negras a estados circunvecinos, es uno de los proyectos que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha adoptado, junto con la ampliación del drenaje profundo Sin saberse cómo o porqué, la construcción de las plantas fue suspendida durante el gobierno zedillista, a pesar de que desde mayo de 1997 se dio el "banderazo" de salida y se obtuvieron créditos millonarios de parte del gobierno de Japón y del Banco Interamericano de Desarrollo El semanario recoge una serie de cifras sobre el impacto que el riego con aguas negras tiene sobre los cultivos y sobre las personas que laboran en tareas agrícolas Los contaminantes también llegan al consumidor de productos vegetales y cárnicos, ya que el ganado consume el agua no tratada que la ciudad de México desecha Diversos estudios muestran que las aguas negras que se usan para regar contienen grasas, pesticidas, aceites, metales pesados y hasta elementos radioactivos Además del impacto en los productos agrícolas, el efecto en las poblaciones dedicadas a la agricultura es sumamente grave Ortega Moreno, en la edición de Proceso que circula a partir del domingo 3 de marzo, señala que para cubrir la necesidad de tratamiento de aguas en el Valle de México se necesita construir cuatro plantas: Texcoco Norte, cerca del Gran Canal --el primero del país, inaugurado por Porfirio Díaz--; El Salto, en el río del mismo nombre; Coyotepec, y Nextlalpan, en San Andrés Jaltenco, Estado de México

Comentarios