A los pobres, subvenciones, no préstamos impagables: Bush

viernes, 22 de marzo de 2002
Monterrey, N L- Probablemente agobiado por la presión internacional, el presidente George Bush modificó su propuesta de financiamiento a los países en desarrollo y ofreció aumentar hasta en un cincuenta por ciento el monto de la ayuda, pero condicionada, es decir, siempre y cuando los países pobres adopten reformas "económicas, políticas y legales" que aseguren libertad de comercio y libertad política Durante su participación, este viernes, en la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, Bush propuso un "nuevo pacto" entre las naciones ricas y pobres Mencionó que las aportaciones económicas para el desarrollo deben otorgarse como subvenciones y no como préstamos impagables "Debemos invertir en salud dar más ayuda en subvenciones y no en préstamos que nunca podrán pagarse", puntualizó "He propuesto un aumento del 50 por ciento en nuestra asistencia básica para el desarrollo para los próximos tres ejercicios fiscales Será, a fin de cuentas, un aumento de 5 mil millones de dólares anuales en comparación con los niveles actuales", dijo "Esto se irá a una cuenta para el Desarrollo para el Milenio, destinado a los estados que realmente invierten en sus pueblos y alientan la libertad económica", condicionó Y aseguró: "Estoy aquí hoy para reafirmar el compromiso de Estados Unidos de traer esperanza a los más pobres del mundo y para invitar a conformar un nuevo paquete para el desarrollo, caracterizado por una mayor rendición de cuentas de países pobres y ricos por igual" El uso de los recursos, señaló, deberá monitorearse para asegurar su correcto empleo A pesar de su oferta, en opinión de Bush, la verdadera salida para la pobreza es el libre comercio y la libertad política Y resumió la postura de su país: "El objetivo de nuestra asistencia para el desarrollo será que las naciones crezcan y prosperen más allá de la necesidad de cualquier asistencia" Los países ricos "tenemos no sólo que compartir nuestra riqueza, sino también alentar las fuentes que producen la riqueza: la libertad económica, la libertad política, el Estado de derecho y la defensa de los derechos humanos" Sentenció: "La lección de nuestra era es muy clara: cuando las naciones cierran sus mercados y unos pocos privilegiados se aprovechan de las oportunidades, ninguna cantidad de asistencia al desarrollo será suficiente" Bush insistió en su idea al señalar que "cuando las naciones respetan a sus pueblos, abren sus mercados, invierten en mejor salud y educación", entonces fomentan el desarrollo Por ello, la mayor asistencia económica de los países ricos a los pobres debe estar "vinculada" a las reformas políticas, jurídicas y económicas de los países en desarrollo Es al insistir en dichas reformas que las naciones desarrolladas mostramos una verdadera actitud compasiva, apuntó El ejemplo de los países que irán superando la pobreza a través de la liberalización del comercio y la obtención de ayuda, agregó, pondrá el ejemplo en otras naciones En materia de liberalización del comercio falta todavía mucho por hacer, aseguró Existen muchas barreras entre naciones ricas y pobres y entre las naciones pobres entre sí A continuación, se embarcó en una disertación sobre la libertad, en la que no faltó la mención a la "guerra contra el terrorismo" que libra su administración La libertad, dijo, "es la condición del desarrollo" "Hombres y mujeres están hechos para la libertad, y la prosperidad viene cuando la libertad triunfa, por eso Estados Unidos lucha en contra del terrorismo", señaló Dentro de esta lucha, siguió el mandatario norteamericano, "desafiaremos a la pobreza, la desesperanza, la falta de educación y los gobiernos fracasados que a menudo toleran algunas circunstancias que benefician al terrorismo "Debemos crear instituciones de libertad, no subvencionar los fracasos del pasado Debemos hacer más que simplemente sentirnos bien; debemos hacer el bien, poniéndonos del lado del buen gobierno", dijo finalmente, y concluyó su alocución con una bendición para los asistentes

Comentarios