No conspiré contra Chávez: Carmona

miércoles, 17 de abril de 2002
México, DF - El empresario Pedro Carmona quien sólo por una horas fue presidente de Venezuela negó haber conspirado contra el mandatario Hugo Chávez "No soy un tirano", justificó, en una entrevista publicada en el diario argentino El Clarín "Yo no soy un tirano No tenía ningún proyecto totalitario porque soy un demócrata convencido, y porque por otra parte nunca he obedecido a manipulaciones e intereses", resaltó en conversación telefónica con ese medio informativo, desde su casa donde se encuentra bajo arraigo domiciliario, por su participación en el intento de derrocar a Chávez El cierre de la Asamblea Nacional y la suspensión de los Poderes venezolanos decretado el día que se autoproclamó presidente interino fue "una vía para facilitar la transición de poderes en el país", arguyó, tras destacar la rapidez con la que quería terminar con el régimen chavista: "queríamos convocar primero a elecciones legislativas y rápidamente a presidenciales" De manera conciliadora, el empresario opinó que el problema de la semana pasada en su país sirvió para que Chávez rectificara su manera de gobernar Sin lo acontecido el viernes, dijo, "el país no podría avanzar en una forma positiva" El arresto domiciliario de Carmona será apelado por la fiscalía venezolana, porque el delito de usurpación de funciones fincado al empresario es sancionado con 12 ó 14 años de prisión, y "para los delitos con penas tan altas no se pueden dictar medidas cautelares sustantivas como la acordada", expresaron los fiscales José Rojas y Gladys Carpio "La privación de la libertad debió dictarse tal y como lo solicitó el Ministerio Público", señalaron en un comunicado 17/04/02