Análisis político: Fox, Castañeda y el viejo sistema

viernes, 17 de mayo de 2002
México, D F (apro)- Pasado el primer informe de gobierno de Ernesto Zedillo, en septiembre de 1995, Jorge G Castañeda vislumbraba un escenario caótico en México por la inoperancia cabal del sistema priista y la generación de vacíos que estaban siendo llenados, en algunos casos con lo peor del régimen Estos vacíos --decía-- no duran y alguien o algo los llena, como los comuneros de Tepoztlán, el procurador panista Antonio Lozano Gracia con sus "filtraciones", los electores, "los diputados y el moralismo del PAN", así como las fuerzas armadas en su labor antinarcóticos "Roberto Madrazo en Tabasco y Rubén Figueroa en Guerrero, y muchos más ocupan velozmente los espacios que la inoperancia del sistema abre; llenan los vacíos que la política aborrece", razonaba el actual canciller, inmerso actualmente en otro escándalo por su reunión, en Bélgica, con Carlos Salinas Enseguida, Castañeda reflexionaba sobre los motivos por los que se abrían esos vacíos y sus consecuencias: "Pero lo hacen por la libre, o sueltos; no hay reglas nuevas, actores nuevos, instituciones nuevas, sólo las de antes, las de siempre, ya sin estructura que las ordene y las articule Es, en una interpretación sicoanalítica, la esquizofrenia: una ausencia de estructura, no una estructura herida o maltrecha como la neurosis, las fobias o la melancolía El sistema anterior no puede transformarse sin solución de continuidad en una construcción diferente; pero tampoco puede funcionar despojado de sus principales características Mientras nadie con fuerza real se resigne a desechar explícitamente y para siempre el viejo sistema, y a convocar a la construcción de otro, persistirá el caos síquico que vivimos, con el riesgo de convertirse repentinamente en un caos político y social" El artículo de Castañeda, publicado el 18 de septiembre de 1995 en "Proceso" con el título de "El viejo sistema", era un análisis que, efectivamente, retrataba la crisis política que se había gestado en los dos últimos años --el último de Salinas y el primero de Zedillo--, pero que, haciendo las precisiones pertinentes, refleja lo que también es hoy México La tesis de Castañeda era que el viejo sistema había dejado de operar a cabalidad y de ahí que se abrieran esos "vacíos que la política aborrece", y anticipaba que el país se encaminaría al caos político y social si nadie, con fuerza real, se resignara a echar para siempre al viejo sistema Hemos visto que fue Vicente Fox, junto con Castañeda, quien se propuso dinamitar el viejo sistema, a partir del embrión que fue el Grupo San Angel, y que una vez logrado, en el 2000, ha relativamente conjurado el caos político y social que el actual canciller anticipaba, gracias también --debe decirse-- a las reformas que crearon nuevas instituciones y reglas electorales Pero esto no quiere decir que ese caos político y social haya sido liquidado Es más, el conjunto de acontecimientos a los que hemos estado asistiendo los mexicanos desde que tomó posesión Fox articulan un fermento de una crisis política como la que enunciaba Castañeda en 1995 El citaba el regreso de José Córdoba Montoya --ahora sería el retorno de Carlos Salinas--, las "filtraciones" de la PGR sobre los crímenes de Ruiz Massieu y Colosio --ahora serían las de la Contraloría--, el escándalo de la cuenta pública de 1993 --ahora sería, también, la última de Zedillo--, la nula recuperación económica --ahora sería lo mismo--, así como el conflicto en Tepoztlán, Morelos --que en esta ocasión se equipararía a los campesinos opositores al nuevo aeropuerto--, y la ocupación de militares en labores de policía, que sigue haciendo Obviamente Castañeda, en tanto operador de la alternancia y por tanto interesado en hacer una interpretación interesada, diría que no hay esos paralelismos, ni siquiera el vacío que ha llenado otra vez Roberto Madrazo al hacerse del poder en el PRI y desplazando al PAN como principal interlocutor de Fox Lo que el controvertido canciller no podrá rebatir es que las estructuras del viejo sistema no han sido desmanteladas y que la alternancia lo único que arrojó fue la sustitución, y apenas parcialmente, de la alta burocracia por una nueva, que hasta ahora ha mostrado --salvo excepciones, como el caso del mismo Castañeda-- más bien una contumaz incompetencia La improvisación y el desdén del gobierno de Fox por la política --sobre todo en las adversas condiciones de no tener mayoría en el Congreso--, el fanatismo por el rating, la incapacidad para diseñar políticas públicas y el brutal viraje en la política exterior configuran un saldo totalmente adverso Si bien las instituciones --que hasta ahora el gobierno foxista no ha creado ninguna-- han funcionado, no ha sido homogéneo su desempeño: Las del Ejecutivo muestran --como la PGR y la Secretaría de Gobernación, de Agricultura y de Desarrollo Social-- una debilidad frente al arrojo del Poder Judicial y aun las autónomas, como el Instituto Federal Electoral y la Comisión Nacional de Derechos Humanos Y cuando el Legislativo ha procurado ejercer el equilibrio de poderes, el Ejecutivo ha instrumentado campañas de desprestigio, que además de inútiles --por la propia incompetencia del grueso de los legisladores-- resultan contrarias a los principios democráticos con los que Fox suele adornar sus discursos Castañeda, analista agudo, debe ejercer con autocrítica su capacidad de reflexión y, al margen de los escándalos que son inevitables, apreciar que lo que él criticó del gobierno de Zedillo se ha reproducido en el de Fox, del cual es puntal importantísimo A lo logrado por el arrojo de la fuerza que encabezó Fox y su actual gobierno para evitar que el país se encamine al caos político y social del que habló en 1995, Castañeda debe contribuir con algo más para dinamitar, de una vez por todas, el "viejo sistema", con cuyo mejor representante, Carlos Salinas, se reunió clandestinamente la noche del lunes Comentarios: ">delgado@procesocommx