El racismo del "Che" Guevara

jueves, 9 de mayo de 2002
Luego de 34 años de haber sido asesinado Ernesto "Che" Guevara, Grove Press publicó los legendarios apuntes que el revolucionario escribió durante el tiempo que pasó con los rebeldes congoleses en 1965 De ellos da cuenta Cynthia Grenier en un artículo que aparecerá en la edición de junio próximo de la revista "Reason" y que Procesocom reproduce con autorización de la misma Por Cynthia Grenier Mike Tyson presume en su torso un gran tatuaje del difunto Ernesto "Che" Guevara: un testamento del estatus de Guevara como la marca de un subversivo padrísimo Seguramente Tyson no ha leído "El Sueño Africano", los recientemente publicados "diarios de la guerra revolucionaria en el Congo", de Guevara Verdaderamente, los comentarios del Che sobre sus hermanos africanos pudieran mandar al "Mike de Hierro" al especialista en láser más cercano "Dada la falta de disciplina predominante, sería imposible utilizar soldados con ametralladora para defender la base de un ataque aéreo; ellos no saben cómo manejar sus armas y no quieren aprender", anotó Guevara en un momento típico de condescendencia Treinta y cuatro años después que Guevara fuera asesinado por un sargento boliviano borracho, Grove Press ha sacado finalmente los legendarios apuntes que éste hizo durante el tiempo que pasó con los rebeldes congoleses en 1965 Grove sabe cómo jugar con la fantasía de los niños del boom, quienes recuerdan cuando se metían ajustadamente dentro de los pullovers del Che La portada del "Sueño Africano" incluye una glamorosa foto de Guevara, con un cigarro encendido y los ojos evaluando maliciosamente la victoria potencial "Esta historia fascinante y secreta finalmente ha iluminado el capítulo que faltaba sobre el icono revolucionario," promete la publicidad del Sundays Times de Londres En cuanto a la radicalización del icono, Guevara seguramente pagó su precio, con ojos que eran algunas veces deslumbrantemente románticos, algunas veces claramente idealistas, pero siempre cautivadores El siempre presente cigarro y la boina de comando, como una marca, completan la imagen, lo último en la moda revolucionaria Como se hace evidente desde el torso de Mike Tyson hasta la oleada de pancartas de los que protestan contra la Organización del Comercio Mundial en Seattle y en otras partes, la herencia de Guevara ha disminuido poco con los años desde su muerte ¿Pero podrá su reputación sobrevivir la publicación de sus propias palabras? En los años 70, cuando yo era el editor europeo encargado de hacer las adquisiciones para Ballantine Books, intenté obtener los derechos de los diarios del Congo, que eran entonces uno de los santos griales de la publicación Me las arreglé para encontrarme con Régis Debray, el famoso francés admirador del régimen de Castro y una de las pocas personas en aquel momento que tenía alguna noción del contenido de los diarios Debray pasó cuatro años en una cárcel de Bolivia por haber visitado a Guevara en la parte sur del país Las opiniones de Debray sobre Castro y sobre Cuba sufrirían un gran cambio en las décadas siguientes Pero cuando yo me encontré con él, Debray todavía afirmaba estar en los mejores términos con Castro Él conocía que los diarios del Congo serían sin duda una lectura interesante, pero, moviendo su cabeza con tristeza, dijo: "Los cubanos nunca los sacarán a la luz Ellos los mantendrán en sus archivos eternamente" Debray estaba convencido de que los diarios revelaban demasiado abiertamente la gran dificultad que suponía fomentar la insurrección entre la población nativa, una deprimente realidad que los diarios del Che ponen a descubierto Al leer "El Sueño Americano" es fácil entender la convicción de Debray Guevara muestra serias dudas sobre la posibilidad de que ocurra algo parecido a una revolución mundial Todo salía mal, y las políticas raciales estaban progresando rápidamente Los congoleses decidieron que Guevara no debía ser visto como el líder de las fuerzas cubano-congolesas, sino más bien como un "consejero", así no aparecería como el hombre blanco que le daba órdenes a los otros Después de descubrir que muchos de los soldados africanos eran incompetentes, Guevara se hizo cargo de la situación, de todas formas, lo que produjo muy mal ambiente Tenía muchos problemas, también, con los negros cubanos que actuaban con superioridad y desprecio hacia los nativos congoleses Y en cuanto a prender el fervor revolucionario entre gente que él creía que mentía ?y mentían absurdamente-- a la menor provocación, Guevara juzgó que esto era simplemente imposible El amado icono revolucionario suena más bien como un racista anticuado cuando se pone a evaluar a sus hermanos de armas negros Y, además, también estaba la contrarrevolucionaria angustia existencial: cuando Guevara y un pequeño grupo de cubanos finalmente abandonaron el Congo, conscientes de que su misión había sido un terrible fracaso, anotó: "Durante aquellas últimas horas de nuestra permanencia en el Congo, me sentí más solo de lo que me sentí en Cuba o en cualquiera de mis vagabundeos alrededor del globo Debo decir: "Nunca me había sentido tan solo como me siento nuevamente hoy después de todos mis viajes" Quizás la pregunta más interesante que se desprende de los diarios es la del momento Castro los mantuvo bajo llave por años ¿Por qué decidió sacarlos ahora? ¿Pudiera ser que ahora que está viejo, se está poniendo envidioso de la fama póstuma de Guevara? ¿Pudiera ser que la imagen de los gloriosos posters del Che que aparecen en todos lados alrededor del mundo esté afectando al viejo dictador? Uno hubiera podido suponer que los diarios de Guevara serían socavados por los refugiados cubanos como los de Armando Valladares, cuyos terroríficos recuerdos de la prisión en "Contra toda Esperanza" también fueron reeditados el año pasado por Encounter Books ¿Quién se hubiera imaginado alguna vez que el desmitificador del Che resultaría ser su antiguo aliado? Traducción de Midiala Rosales Rosa

Comentarios