Rodolfo Stavenhagen: es momento de exigir la paz en Chiapas

sábado, 6 de julio de 2002
San Cristóbal de las Casas, Chis (apro)- Mientras no se resuelvan los conflictos internos, se agudizarán los problemas en Chiapas, se multiplicara la violencia y las divisiones entre las comunidades indígenas, advirtió el relator de la ONU para los pueblos indígenas, Rodolfo Stavenhagen Stavenhagen aseguró que la paz sigue siendo la gran tarea inconclusa de los mexicanos; "mientras no se progrese en materia de paz, se agudizarán los problemas sociales, se multiplicará la violencia, se ampliarán las divisiones entre los mexicanos" Luego de participar en el Encuentro Nacional por la Paz, celebrado en esta ciudad, Stavenhagen, mencionó que ésta es un concepto de significados múltiples, que no puede reducirse al de la ausencia de guerra, ni la "paz de los sepulcros", ni al del autoritarismo, ni a la "paz de las cárceles" El relator de la ONU, sostuvo que "hoy se vincula a la idea de la vigencia de los derechos humanos, la eficacia de los procesos democráticos, la transparencia en la gobernabilidad, la justicia efectiva para todos y la más amplia participación ciudadana; también, la construcción de una nueva sociedad tolerante de las divergencias y respetuosa de las diferencias" Agregó que es tiempo de construir puentes hacia el futuro y prever escenarios posibles de recobrar la paz, y por eso saludó el encuentro e invitó a la sociedad civil para que asuma el papel de creadora de escenarios de construcción de la paz "Ha llegado el momento, una vez más, en que la sociedad civil tiene que hacer oír su voz; sin su participación organizada, no podrá haber paz en el país", aseguró En el acto también participó Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien reconoció que quienes ahora se reúnen en el encuentro, no siempre han coincidido en sus luchas, pero ahora se unen en torno de un objetivo prioritario, que es "lograr una paz con justicia y dignidad para Chiapas y la nación entera" Aseguró que se han reunido para lanzar desde aquí un nuevo llamado a la conciencia nacional, "que sea capaz de despertar y poner en movimiento las más variadas voluntades y se constituya un punto de arranque para resolver de fondo los conflictos y problemas que están en la raíz del alzamiento armado de 1994" Consideró que son justas las demandas de los pueblos indios, como son justos también los reclamos de que los acuerdos de San Andrés, plasmados en la llamada ?ley Cocopa?, sean los que guíen la reforma indígena, y no la aprobada por el Congreso de la Unión, que más bien obedece a intereses oscuros contenidos en el llamado Plan Puebla Panamá (PPP) Una participación bastante aclamada fue la de la activista Ericka Zamora, recientemente liberada de un penal de Guerrero, y capturada por los militares tras la matanza del Charco Ella aseguró que fue precisamente en Chiapas, en 1994, cuando tomó conciencia de la necesidad de apoyar la lucha de los pueblos indios Por eso se trasladó hasta la zona tlapaneca en Guerrero, en donde le tocó ser testigo y sobreviviente de la masacre "Ahora regreso a Chiapas, para sumarme a este esfuerzo de paz", agregó, al manifestarse por la desmilitarización de las comunidades indígenas chiapanecas y por el cumplimiento de los acuerdos de San Andrés 05/07/02