El frustrado aeropuerto y el dudoso papel de la UNAM

lunes, 5 de agosto de 2002
El año pasado, el 8 de agosto, la coordinadora del Programa Universitario del Medio Ambiente, Irma Rosas, divulgó el estudio que esa instancia hizo sobre la viabilidad ambiental de construir un nuevo aeropuerto tanto en Texcoco como en Tizayuca, las dos posibilidades consideradas más fuertes Ese estudio, dicho a grandes rasgos, concluía que desde el punto de vista ambiental ninguna opción era mejor o peor que la otra Sin embargo, en 1995, un estudio realizado por el Instituto de Ingeniería de la UNAM concluyó que de seis opciones analizadas?desde el punto de vista ambiental?para construir un aeropuerto alterno a la ciudad de México, Texcoco era la peor y Tizayuca la mejor Además, que desde el punto de vista del beneficio económico a los habitantes de la zona, construir en Texcoco tendría un impacto mínimo La elaboración de los estudios del PUMA estuvieron además envueltos en dudas, pues hacia finales de julio, campesinos de San Salvador Atenco señalaron que la UNAM no pudo haber realizado estudios serios, ya que desde un mes antes, por decisión de los ejidatarios, se cerró el acceso al área a toda clase de investigadores Ahora, que el proyecto Texcoco ha muerto, al menos por este sexenio, Procesocom recuerda a sus usuarios ambos estudios universitarios