Un Banquete (casi) mortal

domingo, 22 de septiembre de 2002
Corazón de alcachofa, filete mignon, crepas y budín resultaron ser los protagonistas de la boda de Valeria Giovanni y Emilio Ibarra, al producirles una brutal intoxicación a los comensales del evento celebrado en los jardines del Hotel Camino Real Sumiya, en Morelos, propiedad del expresidente Luis Echeverría A dos meses del bochornoso episodio, el padre de la novia, Juan Giovanni García, denuncia ?en el semanario Proceso en circulación a partir del domingo 22 de septiembre-- que el hotel les devolvió los 155 mil pesos que costó el banquete, pero no se hace responsable de los daños físicos de los afectados, quienes todavía no se han podido recuperar de la infección Además, afirma que la las autoridades sanitarias de Morelos y el Hospital Ángeles del Pedregal, propiedad de Olegario Vázquez Raña, están coludidos con el hotel Camino Real Sumiya --Vázquez Raña es fuerte accionista de la cadena hotelera a la que pertenece el inmueble--, para que el hecho quede impune Los análisis que los intoxicados se hicieron en dicho hospital resultaron negativos, pero en otros nosocomios, los resultados arrojaron que los 200 afectados tienen un tipo de salmonela muy agresiva que se aloja en la vesícula biliar Para el gerente general del Sumiya, Juan Carlos Flores Merlín, la denuncia de los afectados "son puros inventos" y aunque no niega la contaminación, dice que el relato de los intoxicados le "suena a película gringa" En contraparte, el médico que atiende a los afectados --que sufren de náuseas, pérdida de la vista, de peso y debilitamiento general--, dice en la edición de Proceso que empieza a circular el domingo 22 de septiembre, que tal vez la única solución al problema sea extirparles la vesícula biliar