Apoyan desde El Vaticano a Sandoval

sábado, 11 de octubre de 2003
* Son "calumnias", dice cardenal Guadalajara, Jal , 10 de octubre (apro)- En carta al cardenal Juan Sandoval Iñiguez, el presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, cardenal Paul Paupard, lo apoya y anima a continuar adelante en su ministerio, a pesar de las calumnias aun "en condiciones políticas donde, a pesar de importantes transformaciones democráticas, sigue teniendo lugar la impunidad y la manipulación informativa" Por su lado, el Semanario Arquidiocesano del próximo domingo asegura que ni la Iglesia ni el cardenal quieren privilegios ni que se detenga la investigación, pero que igual se aplique la ley para los que fueron gobernantes y ya no son, pero que tienen el dinero y el poder, y exige que se investigue la gestión como procurador de Jorge Carpizo El cardenal Poupard, quien sin mencionar para nada la investigación de que es objeto Sandoval Iñiguez por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), por supuesto lavado de dinero, le recuerda que la fidelidad a Cristo "no admite turbias componendas", dice en las partes centrales de su extensa misiva en español fechada el 6 de octubre en Ciudad del Vaticano y firmada por el propio purpurado "En estos momentos de tribulación, en que fuerzas oscuras han dirigido dardos de calumnia hacia su eminencia y la de su digno representante en la sede de la Arquidiócesis de Guadalajara, quiero expresarle, de modo patente, mi profunda adhesión y respeto hacia su persona y ministerio "Padecer por causa del Evangelio no es afrenta, sino honor Ser calumniado durante el servicio pastoral y precisamente por cumplir con este encargo recibido del Señor, es promesa de bienaventuranza "En los sufrimientos, junto con la constatación de nuestra vulnerabilidad y fragilidad humana, es posible experimentar una dulce consolación de Aquél que no despreció nuestra flaqueza con rigor justiciero Este, no es otro sino Jesucristo, que muriendo destruyó nuestra muerte y resucitando restauró nuestra vida El mismo transforma la debilidad en fortaleza y al hombre débil robustece para que sea testigo suyo" En seguida le recuerda que su presbiterio se hizo uno solo con su obispo "y, animando al pueblo santo de Dios, a expresar de modo público y multitudinario, su fidelidad a su eminentísimo pastor "Eminencia, ¡qué breve es nuestra existencia y cuánto bien puede ofrecer al mundo! ¡Cuán difícil y estrujante es decir no! Abiertamente y sin ambages, a un grupo de poder que confundió el servicio con la opresión, la honestidad con la imagen pública Por el intenso afecto que tengo al pueblo mexicano, lo animo a seguir haciendo el bien, en condiciones políticas donde a pesar de importantes transformaciones democráticas, sigue teniendo lugar la impunidad y la manipulación informativa" En su escrito, el presidente de la Pontificia Comisión de Cultura le confirma su presencia para la inauguración del 48 Congreso Eucarístico Internacional, a celebrarse dentro de un año aquí, en donde le expresará, "de viva voz y en persona, esta misma adhesión de apoyo a su eminencia, en la comunión y colegialidad que nos une "Tenga por seguro que su resistencia, lejos de menoscabar la figura cardenalicia, la refuerza y robustece, delineando la fuerza viril y recordando una vez más al mundo y a la Iglesia, que la fidelidad al Señor no admite turbias componendas, sino que pasa necesariamente por el martirio "Ruego pues, al mismo Señor que lo llamó a presidir su Iglesia en Guadalajara, lo confirme en el don de la fortaleza, y lo asista con su cercanía en los secretos y personales dolores de esta prueba" Obispos de la región Occidente Esta misma semana, por su parte, los obispos de la Región Pastoral de Occidente le ratifican su "aprecio fraterno y nuestro firme respaldo", al tiempo que le reconocen que "ha exigido, con vigor ejemplar y paciencia encomiable, el esclarecimiento de la verdad En este reclamo hemos estado unidos sumándonos al clamor popular Hemos denunciado las presiones e intentos de acallar la voz de su eminencia" Los obispos Alfonso Humberto Robles Cota, de Tepic; Ramón Godínez, de Aguascalientes,, Braulio León Villegas, de Ciudad Guzmán; Gilberto Valbuena, de Colima, y los auxiliares de Guadalajara, José Trinidad González, Rafael Martínez, José María de la Torre y el administrador diocesano de Autlán, presbítero Heliodoro Michel Peña, dicen no entender por qué la PGR dio curso a una investigación que "propicia el desprestigio y la sospecha de la persona de su eminencia y que ha producido dolor sobre la Iglesia diocesana de Guadalajara y sobre nuestras iglesias particulares; nos parece absurda la indagatoria que se le sigue por supuesto lavado de dinero", y creen que esto es sólo para distraer en la causa del cardenal Posadas Al mismo tiempo reconocen la honorabilidad del cardenal Sandoval y apoyan que reclame justicia en el caso de su antecesor asesinado hace más de diez años Mientras tanto, en el editorial del Semanario Arquidiocesano que circulará este fin de semana, se indica que "la Iglesia ha sido dañada, pero no se trata de heridas de muerte", e insiste en que las calumnias y difamaciones contra Sandoval tienen su origen en su insistencia en el esclarecimiento del asesinato de Posadas Ocampo Se extraña que los mismos que en otros asuntos han dudado de la justicia mexicana, ahora sí crean en ella "cuando de aplicarla se trata a su enemigo común Nosotros también queremos creer en esta justicia mexicana, pero no significa que se aprueben todos sus procesos", y que ya se han señalado las irregularidades cometidas "Afirmamos una vez más --precisa el editorial--: no se pretende ningún privilegio, y menos que se detengan las investigaciones, pero esperamos que quienes se encargan de aplicar la justicia en México, o más bien, de hacer cumplir las leyes, tengan las mismas medidas para todos, incluso para aquellos que siguen teniendo injerencia en la vida del país, aunque ya haya pasado su mandato, y que todavía tienen el poder y el dinero para influir en las decisiones de funcionarios" Concluye el editorial del hebdomadario católico tapatío: "En el momento en que agachemos la cabeza y dejemos que el adversario golpee a su antojo, los ataques desaparecerán, pero en ese momento habremos caído en la esclavitud de una falsa resignación, la cual no es cristiana Si nos equivocamos, dígannos, convénzannos en qué, si no ¿por qué nos pegan?"

Comentarios