Discriminación legal

domingo, 12 de octubre de 2003
El silencio ha sido la respuesta a las denuncias de discriminación en el seno del Ejército En el caso de los militares dados de baja por estar contagiados de sida, los mandos castrenses se atienen a una norma legal, la que rige al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas Peor aún, según los expertos en materia de derechos humanos: la forma más perversa de violarlos es con la ley en la mano La nueva Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM), en la cual se incluye el despido automático de todos los militares infectados con sida (Proceso 1403), es una legislación "claramente discriminatoria" que debe ser modificada en ese punto, ya que atenta contra los derechos humanos, aseguran el recién creado Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro (Prodh) Gilberto Rincón Gallardo, presidente del Conapred, advierte categórico: "Esa medida es claramente discriminatoria, y además no ayuda a resolver el problema del sida ¡No remedia nada! En lugar de apoyar a los militares, los excluye Sólo provocará que los militares vivan permanentemente atemorizados, con una espada de Damocles pendiendo sobre ellos" -¿Saldrá el Conapred en defensa de los expulsados del Ejército? -Desde luego Este problema nos compete a nosotros, como institución encargada de combatir la discriminación Antes que nada, buscaremos un diálogo con las altas autoridades del Ejército Queremos discutir el problema y atender las quejas que se nos presenten El religioso jesuita Édgar Cortez, presidente del Prodh, coincide con Rincón Gallardo: "¡Claro que es una ley discriminatoria! Pero lo más grave es que ahora, en México, las violaciones a los derechos humanos se cometan al amparo de la ley Todavía tienes argumentos cuando dices: 'tal práctica es contraria a la ley' Pero aquí no, porque ahora te puedes acoger a la ley para violar los derechos humanos Es ésta una de las prácticas más perniciosas que puedan existir en cualquier país Es la forma más perversa de violación de los derechos humanos Esto es lo grave" -¿La actual legislación militar puede dar pie para que otras leyes o reglamentos imiten sus medidas? -Ése es el gran riesgo, que estas prácticas del Ejército alienten a otras instituciones a hacer lo mismo Pueden ser motivo de exclusión y de despido De por sí ya hay empresas que, de manera ilegal, están pidiendo a sus empleados el examen negativo en la prueba del VIH-sida Entrevistado en sus oficinas, Cortez considera "regresiva" esa ley, pues "va en dirección contraria al artículo primero constitucional y a los compromisos e instrumentos internacionales firmados por nuestro país en distintos foros, que van encaminados a mejorar las políticas públicas, a realizar cambios legislativos para dar una mejor atención a la población infectada por el sida" Lo acompaña Laura Hernández, la encargada en el Prodh del programa ProPositivo, que ya empieza a atender también a militares despedidos por tener sida Ella detalla: "Lo primero que, en concreto, hubo en materia de sida y derechos humanos, fueron 12 directrices emitidas en 1998, basadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos En ellas se pone en claro todo lo relacionado sobre los derechos que tienen las personas portadoras del virus Después, México ha firmado otros instrumentos internacionales, entre ellos la Declaración de Compromiso en la Lucha Contra el VIH-sida, de 2001, que pide eliminar toda forma de discriminación" La nueva Ley del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM) entró en vigor el 12 de agosto Y establece -en su artículo 226, punto 83- que los militares serán dados de baja por "inutilidad" con sólo presentar "la seropositividad a los anticuerpos contra los virus de la inmunodeficiencia humana, confirmada con pruebas suplementarias más infecciones por gérmenes oportunistas y/o neoplasias malignas" Y ya empezó a desatar controversia entre abogados, militares despedidos y algunas autoridades encargadas de defender los derechos de los afectados, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) El problema se complica debido a que el Ejército se niega a informar a las autoridades sanitarias sobre el número de infectados en sus filas El fuero militar Opina Édgar Cortez: "Algunos argumentan que el Ejército es una institución especial, con sus reglas particulares y cosas de esas Pero no olvidemos que, en los compromisos internacionales firmados por nuestro gobierno, claramente se establece que son para todo el Estado mexicano Por lo que se incluye a los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como a todos los otros ámbitos del gobierno Son compromisos de Estado" -¿No debe hacerse una excepción con el Ejército? -¡Por supuesto que no! Es como plantear que el Ejército es una institución al margen de los derechos humanos Tiene que sujetarse también a los compromisos establecidos por el gobierno -Pero, en la práctica, no sucede así -Sí Y eso es lo lamentable, porque se está colocando al Ejército en una situación de excepción Se le pone por encima de todo compromiso Con esta ley, hasta se le permite una práctica regresiva en materia de derechos humanos -¿Por qué se le permite al Ejército y no a otra institución? -Me parece que, históricamente y en muchísimos temas, el Ejército ha sido una institución de excepción en este país En el mismo tema de las violaciones a los derechos humanos más recurrentes, como pueden ser las torturas y las desapariciones En estos asuntos todavía no logramos que sean las procuradurías civiles las que investiguen y los tribunales civiles los que juzguen a los militares Aún les seguimos dando el privilegio del fuero militar, pues son los tribunales militares, que no garantizan autonomía ni independencia, los que juzgan estas violaciones a los derechos humanos "En otros países es muy distinto, porque se aplica el derecho internacional en la materia, que establece que toda violación a los derechos humanos cometida por un miembro del Ejército tiene que ser juzgada por instituciones civiles" Édgar Cortez y Laura Hernández indican que, ahora con la aplicación de la nueva ley, a los militares expulsados por tener sida se les "condena" prácticamente a "un deterioro de su calidad de vida", ya que no se les garantiza su seguridad social "Aunque aún estén en buena condición para mantenerse en activo, el Ejército lo que hace es darles una muerte social, mucho antes de que les venga su etapa terminal y su muerte física", comenta Hernández Indica que los militares con sida que el Prodh atiende -de soldados rasos a sargentos y pilotos aviadores- llegan generalmente temerosos, tratando de que las Fuerzas Armadas no lo sepan Mediante "consultas discretas", reciben una asesoría que les permite conocer sus derechos -¿Llegan con la marca, con el estigma del sida? -Sí, con toda esa carga social En una institución tan jerarquizada, la estigmatización es muy alta El Ejército intenta no mancharse y preservar su imagen, así sea a costa de la expulsión de sus militares con sida, a quienes está lanzando a la desprotección "Este hecho apunta hacia dos grandes temas que deben discutirse El primero es la necesidad de un ombudsman militar, ya que los militares también tienen derechos humanos que deben ser respetados y garantizados, mediante un adecuado mecanismo que vigile Y segundo, abrir el debate sobre la conveniencia de que las instituciones civiles tengan un mayor control de las Fuerzas Armadas" Respecto de la CNDH, que ha recibido 32 quejas de militares expulsados por tener sida y no ha emitido ninguna recomendación por considerar justificadas estas bajas, dice Cortez: "Éste es uno de los signos que demuestra que la CNDH no es, a cabalidad, defensora del pueblo Con tal de no entrarle a este problema difícil y polémico, busca justificar las expulsiones Además, la comisión se ha puesto la autolimitante de actuar sólo si hay quejas, siendo que tiene plena facultad para intervenir de oficio en los asuntos que le perezcan preocupantes "Igual, al ir sumando quejas particulares y darse cuenta de que hay un problema estructural de derechos humanos, puede hacer una recomendación de carácter general Esto podría contribuir a que se revise la ley del Ejército Pero no, la comisión dice: 'No puedo hacer nada' Se queda en la autocensura La actitud de la CNDH desalienta a los afectados y hace que pierdan la confianza en ella" -¿Y qué pueden hacer las autoridades del sector Salud para que el Ejército les proporcione información sobre sus militares con sida? -Tal vez tengan que recurrir al Ejecutivo, jefe supremo de las Fuerzas Armadas, para que convenza al Ejército de que aplique una política de transparencia e información Pero mire, el estar expulsando a militares crea un problema que, tarde o temprano, tendrá que ir a parar a las autoridades sanitarias El querer ocultarlo o negarlo no resolverá nada En suma, el director del Prodh asegura: "Todo esto demuestra que, en México, los derechos humanos no se han convertido en una política de Estado Para que esto suceda, hace falta toda una reestructuración Solo así se le podrá quitar al Ejército su estado de excepción" Tema de salud Jorge Saavedra López, director general del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida), se negó a dar una entrevista a este semanario para externar su postura sobre el tema, pese a que ha venido reiterando que una de sus prioridades es, justamente, "disminuir el estigma y la discriminación" Gilberto Rincón Gallardo señala que el Ejército debe evitar el estigma y ver el problema como un asunto de salud: "El sida es un tema de salud, no de conductas a las que haya que juzgar En ese sentido, la vida privada debe ser como cada quien la escoja Quien opta por una opción sexual distinta, como la relación sexual entre hombres, la va a realizar donde quiera que sea El Ejército debe tenerlo en cuenta y atender el problema como un asunto de salud" -¿De qué manera? -Asegurándose de que sus militares infectados tengan antirretrovirales, pues de estos medicamentos depende la vida o la muerte Aparte, debe implementar campañas de prevención y promover el uso del condón ¡No hay más! Señala que al Conapred aún no han llegado quejas de militares dados de baja, pues este organismo descentralizado y sectorizado a la Secretaría de Gobernación apenas acaba de crearse, mediante un decreto publicado en el Diario Oficial el 11 de junio "Espero que muy pronto empecemos a intervenir en estas cosas Todavía no operamos Estamos esperando a que nos destinen recursos", dice Rincón Gallardo Señala que, a diferencia de la CNDH, que sólo puede intervenir contra actos de autoridad, el Conapred abarcará a toda la sociedad: "Actuaremos fundamentalmente entre la sociedad; podemos intervenir en asuntos entre particulares, lo mismo que contra actos de autoridad que sean discriminatorios, como en este caso del Ejército" -¿No es una limitante el que dependan de Gobernación? -No, porque Gobernación, para nosotros, es sólo una especie de ventanilla hacia Hacienda para negociar el presupuesto Tenemos patrimonio, decisiones y personalidad jurídica propias Somos lo más cercano a un instrumento autónomo Y anuncia lo que, quizá, será la primera acción que emprenda el Conapred: "Esa medida del Ejército es extralegal Es una muestra de discriminación Trataremos de que no avance"

Comentarios

Otras Noticias