Petróleo y Coca cola

jueves, 27 de febrero de 2003
México, D F (apro)- El color oscuro es lo que asemeja al petróleo y a la Coca Cola Sin embargo, hay algo más que los acerca y es que las ganancias millonarias de la comercialización de los dos líquidos fueron los medios que el presidente Vicente Fox y su contrincante Francisco Labastida usaron de manera ilegal para conseguir ilimitados recursos financieros que hicieron de las elecciones del 2000 las más sucias en la historia del país, quizá más que la del 88 Las revelaciones del expresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Eduardo Fernández, de que hubo recursos del extranjero para la campaña foxista reafirman lo que desde mayo del 2000 ya se había denunciado: que el candidato de la Alianza por el Cambio, Vicente Fox, incurrió en un intrincado manejo financiero para allegarse de dinero foráneo y de empresarios nacionales para soportar el enorme gasto que requería su campaña Eduardo Fernández, dijo, además, que las investigaciones de la CNVB las había tenido en sus manos el presidente Ernesto Zedillo y que éste no había ordenado seguir con la denuncia judicial, que era el paso natural que seguía después de haber descubierto el sistema de triangulaciones financieras en diversos bancos para esconder el origen de los recursos, igual que se hace con el lavado de dinero En otras palabras, lo que denunció el exfuncionario, fue el contubernio que Zedillo y Fox mantuvieron en las elecciones del 2000 del que mucho se ha hablado, pero del que se tenían pocas pruebas Fueron precisamente los meses de mayo y junio del 2000 cuando tuvimos las primeras nociones del cochinero que el PRI y el PAN hicieron para ganar la contienda presidencial Ante la derrota ya prevista entonces, Labastida no reparó en usar los recursos públicos de Pemex, a través del sindicato petrolero, para los gastos de su campaña Fox tampoco lo hizo a través de la organización “Amigos de Fox” comandada por Lino Korrodi, Carlos Rojas Magnon y Luis Ernesto Derbez Nadie, ni foxistas, panistas o priistas se detuvieron a respetar la ley con tal de ganar la elección del 2 de julio En términos coloquiales, los dos grupos político--empresariales se pasaron por el “arco del triunfo” todas las normas jurídicas y a la propia Constitución, haciendo de esos comicios los más oscuros en la trayectoria electoral del país, más que en el 88, porque en esa ocasión sólo Carlos Salinas de Gortari cometió el fraude y en el 2000 los dos candidatos más fuertes y sus partidos participaron en la ilegalidad, así como el entonces presidente Ernesto Zedillo que se hizo de la vista gorda Hasta donde se tiene información, lo que Korrodi hizo para conseguir millones de dólares para la campaña de su amigo fue recurrir a la red de amistades y de relaciones que él y Fox habían tejido en su trabajo de dos décadas en la Coca Cola Conforme han pasado los meses y los años, se ha tenido la información que personajes como Robert J Dolson Castrejón, Carlota Robinson, Purita Guillermoprieto, entre otros, conformaron la red financiera para lavar el dinero que sería utilizado por los “Amigos de Fox” Fue en los tiempos en que Fox y Korrodi trabajaron en la Coca Cola que conocieron a estos personajes y a otros empresarios del azúcar y del sector energético, estableciendo una larga amistad convertida en alianzas político--empresariales La comercialización de las “aguas negras” de la Coca Cola sirvió entonces a Fox y a sus amigos a regar las tierras de un largo proyecto político que empezó con la modificación del artículo 82 en la administración de Salinas para que los mexicanos hijos de extranjeros pudieran ser candidatos presidenciales y que se solidificó con la gubernatura de Guanajuato Para el caso de Francisco Labastida, la ilegalidad se debió a que usó también para su campaña más de mil 600 millones de pesos provenientes de las ganancias de la venta del petróleo, recursos que pertenecen al gobierno y a la ciudadanía La triangulación utilizada por el grupo de Labastida fue el mismo que hacía el PRI en los últimos sexenios, es decir, a través del sindicato petrolero, quien haciendo uso de sus facultades administrativas pedía un “préstamo” a Pemex para realizar sus propios gastos sindicales, pero que en realidad se los daba a los candidatos presidenciales priistas, con la promesa de que les darían lugares en las cámaras de Diputados y del Senado Esto fue lo que hizo Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, lideres de los petroleros: dar el dinero al equipo labastidista a cambio de una diputación y una senaduría Esto es, compraron impunidad para seguir haciendo sus negocios sindicales Petróleo y Coca Cola fueron, pues, los conductos que foxistas y priistas utilizaron para tener millones de dólares para la campaña del 2000, tratando de esconder en su color oscuro las artimañas de las que se valieron para saltarse las trancas legales Este fue el costo de los votos que los dos grupos pagaron en esa fecha histórica, fecha que muchos pensaron sería el inicio del cambio democrático en México, pero que ahora queda empañada, sobre todo en el caso del presidente Vicente Fox cuya legitimidad no está en duda, pero sí su legalidad Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios