El PRI-Quintana Roo: Soborno a croquistas

sábado, 17 de mayo de 2003
* Una conversación telefónica revela que se negociaron apoyos al PRI Cancún, Q Roo (apro)- Al PRI estatal sí le preocupó la salida de la CROC de Quintana Roo, la afiliación de sus dirigentes al Partido Liberal Mexicano (PLM), y la postulación de José Acevedo, el secretario general de esa confederación, como candidato a diputado federal La prueba de ello es que, por instrucciones del dirigente estatal priista, Moisés Pacheco Briceño, se instrumentó una estrategia de sobornos para procurar que los líderes municipales de la CROC se mantuvieran dentro de las filas priistas y, al mismo tiempo, rechazaran la instrucción de Alberto Juárez Blancas de afiliarse al PLM Apro obtuvo la grabación de una conversación telefónica, donde el dirigente de la CROC en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, Antonio Hernández, admite haber negociado una mensualidad de al menos 10 mil pesos y una camioneta, a cambio de quedarse en las filas del PRI para apoyar la candidatura del postulante de ese partido, el exsecretario de Gobierno, Víctor Alcérreca Sánchez En la misma conversación, sostenida con Dámaso Hernández, dirigente del sindicato de trabajadores gastronómicos de la CROC estatal, Antonio Hernández es cuestionado acerca de esa negociación; también sale a relucir el líder croquista en José María Morelos, José Kú May, perteneciente al mismo distrito electoral, y a quien se le habrían ofrecido 30 mil pesos mensuales y una camioneta por mantenerse en las filas del PRI El ofrecimiento, admite Antonio Hernández en la plática, fue hecho por el propio líder estatal priista, Moisés Hernández Pacheco A continuación se transcribe el contenido de la grabación, que fue entregada al corresponsal de “apro” en un micro cassete (MC-30) Sony Se escucha la voz de Dámaso Hernández, luego la de una secretaria que comunica a éste líder sindical con el dirigente croquista en Felipe Carrillo Puerto: Dámaso: Buenas tarde, ¿se encontrará Toño (Hernández)? Secretaria: ¿De parte de quién? Dámaso: De Dámaso (Hernández) Secretaria Sí, como no, ¿se espera un momentito? Dámaso: Si Antonio Hernández: ¿Qué dice, que hace? Dámaso: ¿Que dice don Antonio, cómo va? Antonio Hernández: Dándole duro, creo que en estos días empezamos con los cursos para fortalecer la organización Dámaso: Oiga, ¿y ya le entregaron la camioneta que le prometió el PRI? Antonio Hernández: ¿Cómo, eh? Ah, pues el día primero vamos a ver… No se escucha bien Dámaso: Ah, pues supuestamente el sábado le iban a entregar la camioneta… ¿y a (José) Kú May ya se la dieron? Antonio Hérnández: Pues, quisiera verlo, precisamente tenemos que vernos para aclarar unas cosas Dámaso: ¿Como qué? Antonio Hernández: Pues cosas que ya pasaron Dámaso: ¿Como qué?… ¿Con José Kú May?, porque él me dijo que ya le iban a dar la camioneta… Antonio Hernández: Ah, si, pero él ya se vio con Alfredo… Dámaso: Pues Kú May me dijo que, además, le iban a dar 30 mil pesos mensuales Antonio Hernández: ¿Ah, sí? Dámaso: ¿Y a ti cuánto te prometieron? Antonio Hernández: A mí no me prometieron, nomás me dijeron que nos iban a apoyar, pero no quedamos en una cantidad; pero sí tienen que cumplir, aunque sea unos diez varos al mes Dámaso: Ah, okey; entonces a usted sí le van a dar diez mil pesos mensuales Antonio Hernández: Pues vamos a ver si ya cae ora o mañana Dámaso: Pero me dices que Moisés Pacheco es el contacto Antonio Hernández: Mire… este… ah sí, Moisés Dámaso: ¿Y la camioneta todavía no la entregan? Antonio Hernández: No, nada… pero de todos modos lo vemos, en estos días tiene que ser Dámaso: Entonces me habla de todos modos en la mañana Antonio Hernández: Pero, ¿de todos modos nos vemos allá para ver cómo vamos a trabajar para levantar mas la organización? Dámaso: Venga mañana y nos vemos aquí a las dos y media y lo platicamos Antonio Hernández: ¡Ah!, bueno… y ¿qué?, ¿va a estar Pepe Acevedo? Dámaso: “Sí, acá lo espero Antonio Hernández: Mañana entonces, ¿a las once y media?” Dámaso: Ajá Antonio Hernández: Oye, ehhh… ¿me voy solo o me llevo a una persona? Dámaso: Venga solo, ¿para qué quiere tanta persona? Antonio Hernández: Sí, ¿‘edá?, es un problema Dámaso: Si Antonio Hernández: Nomás déjeme ver si consigo un vehículo, o allá me devuelve los pasajes Dámaso: Bueno, llévese a una persona Antonio Hernández: Pero, ¿allá vemos lo del pasaje? Dámaso: Como quiera, acá nos vemos Antonio H: Órale, allá nos vemos Fin de la llamada

Comentarios