Arriba Limited quiere que Pemex finiquite su adeudo

martes, 3 de junio de 2003
México, D F- Los principales socios de Arriba Limited, William Flanigan y David Black, no están satisfechos de la sentencia del juez que ordenó dar los 432 millones de dólares del el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que estaban sujetos a investigación por presunto lavado de dinero, y “congelados” en un banco de Nueva York, a cuenta del adeudo que el STPRM tiene con esta empresa “El gobierno de México no podrá hacer nada, el dinero es para nosotros”, se congratuló Andrés Sánchez, apoderado legal de Arriba Limited en México, favorecida por la sentencia del 20 de mayo dada a conocer por el juez de la Corte de Distrito Este de Nueva York, Roberth Levy Esta sentencia fue tomada por el juez al no encontrar elementos suficientes para calificar como ilícito el dinero depositado en ese banco, como supuso la Procuraduría General de la República (PGR) La decisión fue reforzada con la falta de pruebas de la procuraduría mexicana para sustentar las acusaciones contra el sindicato petrolero La PGR dio por hecho que ese dinero provenía del peculado cometido por dirigentes sindicales, incluido del exdirector de Pemex, Rogelio Montemayor, en el 2000, al desviar recursos para financiar la campaña presidencial del priista Francisco Labastida Ochoa El lunes, el juez Levy decidió que no serían repatriados los 432 millones de dólares que el STPRM depositó en un banco de Nueva York Con esto, Arriba Limited podrá cobrar el dinero en cualquier momento como abono a una deuda de 218 millones de pesos que tiene el STPRM con esta empresa Por el contrario, determinó que este dinero se entregará a la empresa Arriba Limited que demandaba tener derecho a esos recursos como abono de una deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex), de acuerdo con información difundida el lunes por El Universal El dinero fue confiscado por Estados Unidos desde el 3 de mayo de 2002, a petición de la Procuraduría General de la República (PGR) El gobierno mexicano justificó esta petición argumentando que parte de ese dinero era propiedad del Estado, pues habían sido “robados” de Pemex Sin embargo, las autoridades mexicanas no pudieron probar sus acusaciones, por lo que el juez estadunidense decidió no repatriar el dinero 02/06/03

Comentarios