Análisis político: los tres pies del gato

jueves, 17 de julio de 2003
México, D F, 16 de julio (apro)- Mucho se ha hablado en las últimas semanas de las “debilidades” del presidente Vicente Fox, sobre todo por el descalabro que sufrió él y su partido, el de Acción Nacional (PAN), en las elecciones del 6 de julio Aunque la figura presidencial no sufrió daños institucionales, lo que el abstencionismo y el voto mayoritario de la oposición reflejaron fue que el jefe del Ejecutivo tiene muchas “debilidades” o vacíos de poder que lo hacen endeble para avanzar en los próximos tres años frente a una oposición que se ha fortalecido El fin de semana pasado, en un acto de desesperación, el presidente Fox mandó a llamar a sus colaboradores más cercanos para formar un grupo especial que evaluará lo ocurrido en las elecciones Lo que el primer mandatario quiere saber son las causas por las cuales su partido y su gobierno tuvo tan pocos votos, lo cual resulta tan obvio que no es necesario formar una comisión especial que analice esta situación Dicha comisión está integrada por el secretario de Gobernación, Santiago Creel; el vocero de la Presidencia, Rodolfo Elizondo; y el jefe de la Oficina para la Innovación Gubernamental, Ramón Muñoz Ellos serán los encargados de analizar las razones evidentes de un rechazo generalizado a la forma de gobierno foxista Sin embargo, si se quisiera hacer un análisis crudo y frío de las causas de la derrota electoral, el presidente Fox debería de empezar por criticar a sus principales “debilidades” en que se han convertido sus colaboradores más cercanos, los mismos que conforman dicha comisión A Creel, por ejemplo, le ha faltado habilidad para establecer los hilos de comunicación con todos los partidos y sectores de la población El neopanista es un funcionario que no ha tenido ni un solo éxito en su tarea de manejar la gobernabilidad del país, y como muestras podemos citar las múltiples protestas de campesinos, maestros, estudiantes y colonos de Atenco que nunca ha podido resolver; ya no digamos el fracaso en la mesa para la reforma del Estado con los partidos políticos Elizondo es otra muestra de la ineficacia gubernamental Su pésima relación con los reporteros se ha puesto de manifiesto en verdaderas revueltas de los informadores en su oficina de Los Pinos, como nunca se había presentado Además, no ha logrado establecer una política de comunicación social ágil y sin obstáculos con los medios de información que permita trasmitir el mensaje del presidente Fox de manera directa con la sociedad Ramón Muñoz es un fracaso más Con sus lazos en la ultraderecha del país y la incapacidad para manejar escenarios políticos, el hombre más cercano al presidente Fox no alcanza a salir de las cortas estrategias que desarrollo en su pueblo natal Irapuato, Guanajuato, y las quiere implementar para todo el país Sus ideas de “innovación” basadas en la “ingeniería” para dar los “insumos” que necesita Fox para gobernar no han tenido ningún impacto, todo lo contrario, se han quedado sólo como gráficas en las pantallas del salón “inteligente” donde el presidente observa en computadoras los avances de los programas de su gobierno Las “debilidades” del presidente Fox son cada uno de sus secretarios de gobierno: Pedro Cerisola y el fracaso del aeropuerto internacional; el secretario de Economía, Fernando Canales Clariond, y su pésima experiencia como gobernador de Nuevo León que llevó a la derrota al candidato del PAN en las pasadas elecciones; el secretario de Salud, Julio Frenk, y su deplorable imagen después de la muerte masiva de niños en Comitán mientras él buscaba la presidencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS); el canciller Luis Ernesto Derbez, quien como exresponsable de la Secretaría de Economía fracasó con el programa de los “microchangarros”; y la secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, cuyo éxito mayor fue desarrollar una “fórmula de la pobreza” para identificar a 53 millones de mexicanos marginados No hay necesidad, pues, de perder el tiempo ni de indagar mucho para saber las causas de la abstención histórica del 5932 por ciento o del voto escaso en favor del PAN; fueron las “debilidades” del presidente Fox reflejadas en la soberbia con la que durante más de dos años se negaron a negociar con las otras fuerzas políticas; la forma en que menospreciaron a los medios nacionales poniendo por encima a los diarios y agencias internacionales; la desatención en obras sociales, y el desorden en el gabinete, lo que necesariamente tuvo un reflejo en el desánimo de la ciudadanía El desencanto por un gobierno que prometió demás será la conclusión consabida del grupo y para resolver este problema no hay más que cumplir lo prometido El voto ciudadano en favor o en contra no es más que el reflejo de una forma de gobernar Al Partido Revolucionario Institucional (PRI) se le revirtió el 2 de julio del 2000 con la derrota histórica por la Presidencia; y a Fox y al PAN también se le manifestó en contra el 6 de julio pasado No hay que buscarle tres pies al gato Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios