Controversia por la vigencia de los símbolos patrios

lunes, 15 de septiembre de 2003
México, D F, 15 de septiembre (apro)- A 149 años del estreno del Himno Nacional, éste ya se encuentra en “avanzado estado de putrefacción y es urgente, por tanto, enterrarlo”, advirtió el sociólogo Roger Bartra, integrante de Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Hablar de los Niños Héroes, cuando se trató de adolescentes, tuvo como fin destacar el símbolo de la pureza y la incorruptibilidad, afirmó hoy Carmen Vázquez, del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM Por su parte, Berta Flores, de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma casa de estudios, destacó que por su actitud, “el 13 septiembre de 1847, aniversario de la muerte de los Niños Héroes, debiera ser un ejemplo para la juventud actual y contribuir a fortalecer la identidad nacional” Los especialistas universitarios expresaron sus puntos de vista y divergencias sobre estos temas, a propósito de las fiestas patrias en puerta Para Bartra, “ya no son símbolos patrios, sino signos que adornan los actos de traspaso e investidura de poderes y que identifican los recintos ceremoniales para distinguirse de los lugares comunes, propios de la sociedad civil” La composición de Francisco González Bocanegra “se ha ido vaciando de vida y, en esa medida, se han convertido en signos” Tarde o temprano terminarán “amontonados en las bodegas de los museos y en los archivos oficiales” aseguró Bartra “El tono agresivo, bélico del Himno mexicano hace evidente su irracionalidad, así como el carácter desfasado y caduco de sus referencias a arcángeles, dedos de Dios, laureles de triunfo, banderas empapadas en sangre, destinos celestiales, y demás simbología de origen obviamente ajeno a las etnias aborígenes”, destacó el investigador del IIS Afirmó: “cuanto más absurdos sean los valores exaltados –agregó--, más se acrecienta su carácter abstracto y atemporal, al grado que, como se sabe, algunos llegan a creer en la existencia eterna de un anti-héroe amenazador llamado Masiosare” Consideró que tanto el escudo como la bandera han sufrido muchas vicisitudes "Con frecuencia se han ligado a la imaginería devota, tanto a la figura de la Virgen de Guadalupe --por su color blanco--, como a la supuesta pureza de la religión católica" Por su parte, los profesores de la Escuela Nacional de Música de la UNAM, Pilar Vidal, Felipe Ramírez y Esther Escobar, señalaron que “un gran número de vocablos de la creación poética está en desuso” Sin embargo, descartaron que el símbolo patrio haya pasado de moda, pues es como una gran obra de Beethoven Por ello, sostuvieron que "el arreglo y obra musical de Jaime Nunó, que dio vida a esta obra impecable, es intocable, y no tiene por qué eliminarse o sustituirse El Himno Nacional nos da identidad”

Comentarios