Las "narcolimosnas"

martes, 23 de septiembre de 2003
México, D F, 22 de septiembre (apro)- El pasado domingo 21, mientras empezaba a circular la edición 1403 del semanario Proceso, que contiene un reportaje titulado "El escándalo de las ?narcolimosnas?", el protagonista de ese texto periodístico, Juan Sandoval Íñiguez, almorzaba plácidamente con el presidente de la República en su retiro semanal de San Cristóbal Se especula que esa visita, a la cual el cardenal se trasladó en helicóptero desde la capital tapatía, tendría como propósito detener la investigación relativa a la acusación de lavado de dinero que Jorge Carpizo interpuso en contra suya y de otras 15 personas ante la Procuraduría General de la República En su denuncia, el exprocurador y exsecretario de Gobernación se valió de un documento que, dijo, fue elaborado por "los órganos de inteligencia del Estado mexicano" Titulado "Juan Sandoval Íñiguez (La Traición)", el informe de 25 hojas asegura que el arzobispo de ultraderecha recibió fuertes sumas de dinero ("narcolimosnas") de personajes como Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo, Miguel Ángel Félix Gallardo, los hermanos Lupercio Serratos, Rafael Aguilar Guajardo y Rafael Muñoz Talavera Sus aportaciones, apunta el informe, redactado en un estilo parecido al del Cisen, llegaban "con absoluta tranquilidad" al seminario del cual Sandoval Íñiguez fue rector en Guadalajara hasta 1988 Desde entonces, el clérigo compró ranchos, granjas y grandes extensiones de tierras para el cultivo de maíz, y recibió considerables donaciones de caballos, cerdos, toros y aves de corral, ubicadas en su mayoría en Nextitlán, Totatiche y Tapalapa, en donde los lugareños veían bajar con frecuencia diversas avionetas Más grave aún que esta acusación es la que involucra al antecesor de Sandoval Íñiguez en la Arquidiócesis de Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo, en similares nexos con el narcotráfico Los lugares donde ambos han operado, enfatiza el informe, "se han convertido a la larga en sede de los cárteles más poderosos del narcotráfico, y se ha potenciado con sus estadías el auge de dichos cárteles" Jalisco, Ciudad Juárez, Tijuana y Morelos son las principales plazas aludidas Independientemente de la veracidad de dicho informe, que según Sandoval es una artimaña para no esclarecer el asesinato de Posadas Ocampo, llama la atención que éste muriera, presuntamente de forma fortuita, justamente durante un enfrentamiento entre narcotraficantes? Así mismo, que el exdelegado apostólico Gerónimo Prigione, quien tuvo conversaciones con los narcotraficantes Arellano Félix después del asesinato de Posadas, haya sido pieza clave, según el informe, para que Sandoval Íñiguez ascendiera meteóricamente en su carrera eclesiástica Otro hecho no menos significativo es que ambos, Sandoval y Posadas, fueron nombrados cardenales por el Vaticano Ahora bien, si revisamos la información más reciente, encontraremos que el cuerpo administrativo de Sandoval denunció públicamente que, debido al congelamiento de las cuentas bancarias del arzobispado de Guadalajara por la investigación sobre lavado de dinero, no habían podido enviarse al Vaticano los recursos que le estaban destinados No sería pues descabellado suponer que tanto Posadas Ocampo como Sandoval fueron nombrados cardenales por la cantidad de dinero que, procedente del narcotráfico, le aportaban al Vaticano, sobre todo si se recuerda que la extraña muerte de Juan Pablo I estuvo envuelta en turbios manejos financieros El mismo documento que sustenta la acusación de lavado de dinero y que pone a Posadas y a Sandoval en el mismo saco, sugiere igualmente que la máxima jerarquía eclesiástica protege sus actividades, pues señala: "Ninguna de las relaciones entre Posadas y los narcotraficantes, (así como entre) Sandoval Íñiguez y los narcotraficantes, son fortuitas, sino que son consecuencia de un proyecto específico?" Y al respecto recuerda que en la Celam de Medellín, realizada en 1968 y a la cual asistió Sandoval como ayudante del cardenal José Salazar López, los obispos reunidos llegaron al acuerdo de "encontrar otras formas de cooperación económica que estén desligadas de la administración de los sacramentos" De resultar cierto y consistente este cuadro, la reunión del presidente Fox con Sandoval ?poco antes de que empezaran las anunciadas protestas de católicos en el país-- no se realizó con motivo del onomástico de la señora Mercedes Quesada viuda de Fox, como se dijo, sino que constituyó un encuentro entre un representante del Estado vaticano y otro del Estado mexicano para tratar complejos asuntos diplomáticos y financieros?

Comentarios