Militares tras el poder político

lunes, 29 de septiembre de 2003
* Generales, almirantes y oficiales en retiro se lanzan a la creación de un nuevo partido * El objetivo: atender demandas de la población sobre economía, empleo, seguridad, salud, ecología y educación, entre otras México, D F, 29 de septiembre (apro)- Un grupo de militares retirados pertenecientes a las tres ramas de las fuerzas armadas, Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México, iniciaron una campaña de afiliación a nivel nacional con objetivo de fundar un nuevo partido político, el cual tendría como finalidad recuperar espacios de representación legislativa y buscar ser electos en cargos de gobierno en futuras elecciones federales Organizados en la Alianza Nacional Revolucionaria (ANR), una agrupación política con reconocimiento del Instituto Federal Electoral (IFE), alrededor de una treintena de generales y almirantes acordaron hace unos días iniciar la campaña, que en principio contempla enviar 30 mil invitaciones a militares retirados y sus familias Luego de que en las pasadas elecciones federales, en la renovación de la Cámara de Diputados, la milicia se encontrara con que la “histórica cuota del sector” por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) apenas les concedió un lugar en la lista plurinominal, y ante el rechazo del Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) para abrir espacios a candidaturas externas, los militares decidieron incursionar en política desde una trinchera que les es propia: la seguridad nacional Buscan unidad “Nos anima buscar el beneficio de los militares en situación de retiro y pensionados así como el de sus familiares, objetivo que lograremos conformando una sociedad militar fuerte y sólida”, dice uno de los folletos informativos que acompañan las invitaciones enviadas a los militares retirados Los sobres, además de la invitación, contienen dos cédulas de afiliación, que son dirigidas para el o la simpatizante y su cónyuge, así como un folleto explicativo con el logotipo de la Alianza y un mensaje donde se lee: “Las puertas de nuestra Alianza están abiertas para que puedas formar parte de cualquiera de los diferentes puestos de organización; es decir, desde el Comité Ejecutivo Nacional, Consejo de Asesores, Decanos, Consejero Político, Jefe Delegacional, etcétera Si tienes interés manifiéstalo de inmediato en tu contestación” En la carta, a cuyo reverso aparecen las firmas de los integrantes del Consejo Político Nacional integrado por 17 generales, seis almirantes, tres coroneles y dos capitanes, así como las rúbricas de los nueve integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, encabezados por su presidente, el general de División y exdiputado del PRI, Jesús Esquinca Gurrusquieta, se señala que el futuro partido político, el cual aún no tiene nombre, tendrá como prioridad “atender apropiadamente las demandas de la población referentes a situación económica, empleo, seguridad, salud, ecología y educación, entre otras” Con una fundamentación ideológica explícita en sus objetivos, dicho partido contempla realizar propuestas para “lograr cambios en materia de igualdad y justicia, así como de otros aspectos que afecten a nuestra nación Contamos con visión, rumbo y experiencia forjados a través de nuestro paso por las fuerzas armadas a lo largo y ancho del país, de sus cielos y litorales” Otro de los objetivos del partido será, según la misiva, buscar vías de reforma al estatuto de las Fuerzas Armadas para “promover la reestructuración de las instituciones que defienden la soberanía nacional y proponer el mejoramiento del marco legal que sustenta su participación en la seguridad interna y en la lucha contra la delincuencia organizada” En uno de los últimos párrafos la carta señala que se buscará “evitar por todos los medios legales disponibles que por desconocimiento o mala fe, se difunda información que lesione o afecte la imagen de las Fuerzas Armadas y de sus integrantes” Este punto, explica en entrevista con Apro el general Esquinca Gurrusquieta, es básicamente para refrendar que los principios de la Alianza están basados en tres puntos: disciplina, respeto y lealtad Esto, porque “nosotros dentro de los principios que tenemos está el no patear el pesebre, cuidar el mando de las instituciones; como estamos acostumbrados a eso, es un principio moral” El motor que impulsa crear un partido político, añade, “es la unidad de todos los retirados”, para lo cual desde que hace más de un año, cuando obtuvo registro la Alianza, se ha trabajado para crear un padrón de quiénes sirvieron en alguna de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, hacer contacto con ellos e invitarlos a unirse Para ello en la cédula de registro que han enviado con la invitación, se pide al simpatizante que anote su clave de credencial de elector, sus datos con firma para proceder a registrarlo El número de envíos a todo el país, puntualiza el general, se ha dividido en dos turnos de 20 y 15 mil sobres, y dentro de unos meses se realizará una segunda fase que oscilará entre 30 y 35 mil ¿Quiénes son? La Alianza acaba de inaugurar su sede con nuevas instalaciones en una casona de la colonia Huizachal, en Naucalpan, Estado de México, la cual les fue cedida por su propietario, el general de División retirado Salvador Rangel Medina, excomandante militar en Guerrero y uno de los “arquitectos” de las operaciones militares de principios de los años 70 contra la guerrilla de Lucio Cabañas De la treintena de generales y almirantes que firman la carta de invitación para fundar el nuevo partido, se encuentra el divisionario Rafael Paz del Campo, un militar que a finales de los años 60, cuando era oficial, estuvo en la zona del Canal de Panamá cuando ahí se encontraba la sede de la Escuela de las Américas del Ejército estadunidense, donde tomó un curso de inteligencia militar y fue también director de administración de la Defensa Nacional durante la gestión del general Antonio Riviello Bazán (1988-1994) Quien también firma es el general Guillermo Martínez Nolasco, actual diputado federal y único militar que fue incluido por el PRI en sus listas plurinominales, y considerado como futuro presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara Baja Uno de sus últimos cargos en la Defensa fue el de comandante de la Novena Zona Militar con sede en Culiacán, Sinaloa Otros de los generales que firman la convocatoria para fundar el nuevo partido son: Adrián Maldonado Ramírez, un especialista en contrainsurgencia entrenado también, a finales de los años 70, en la Escuela de las Américas y excomandante de la 35 Zona Militar en Chilpancingo, Guerrero, en los meses en que se dio la masacre de campesinos en Aguas Blancas Carmelo Terán Montero, también divisionario y quien se especializó junto a Paz del Campo en inteligencia militar en la Escuela de las Américas, ocupó la titularidad de la 34 Zona Militar en Campeche y antes de pasar al retiro era director del Servicio Militar Nacional Jorge Pérez Toledo, otro divisionario, quien fue hasta hace unos años comandante de la Octava Zona Militar con sede en Tancol, Tamaulipas, y quien estuvo al frente de las unidades militares en los meses en que fue “descabezado” el cártel del Golfo con la detención de sus dos máximos jefes, Osiel Cárdenas Guillén y Gilberto García Mena, “El June” Resalta junto a estos generales la única mujer con rango de general de Brigada, María Eugenia Gómez López, quien también llama a formar el nuevo partido, al igual que los almirantes Agustín Flores González, Francisco Botello González, Filiberto Ruiz Valerio y José Joaquín Pichardo García El general Luis Garfias Magaña, exdiputado del PRI y exmilitante del PRD, quien fue invitado por el general Paz del Campo a sumarse al nuevo partido, consideró, en entrevista con Apro, que en esta futura organización política no debe de haber protagonismos ni negociaciones “oscuras”, ya que tienen la oportunidad de luchar por una causa común, que es buscar que se mejore la situación de los casi 54 mil militares que viven en el retiro Garfias, quien en 1992 fue compañero de bancada en la Cámara de Diputados del general Esquinca, recordó que en su momento descalificó la “autoridad moral y militar” del ahora líder de la Alianza, a quien no considera un general con “ascendencia” entre la milicia El divisionario recordó que desde hace algunos años ha sido de los pocos militares que ha levantado la voz contra las injusticias que se comenten al interior del Ejército, lo que le valió, el sexenio pasado durante la gestión en la Defensa Nacional del general Enrique Cervantes Aguirre, que se abriera una averiguación en su contra en la Procuraduría de Justicia Militar por presuntas calumnias a la institución, denuncia que no prosperó

Comentarios