Asistencialismo, sello del foxismo: Boltvinik

miércoles, 13 de octubre de 2004
* Desde la Sedesol se desdeña la vida productiva, evalúa el investigador México, D F, 12 de octubre (apro)- La política social aplicada durante el gobierno de Vicente Fox ha tenido como sello el asistencialismo, pues esta administración ha abandonado los programas productivos, los ha minimizado, sostiene Julio Boltvinik, investigador que desde hace décadas se ha dedicado al estudio de la pobreza y su clasificación Al hacer un análisis sobre los recursos que se destinarán al Ramo 20 del Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2005, y que tienen que ver con el combate a la pobreza, el también diputado federal confirma su aseveración “Al ver los números del presupuesto, nos damos cuenta que el actual gobierno pretende desaparecer programas como Opciones Productivas, Atención a Jornaleros Agrícolas o el de Empleo Temporal, y que eran los más importantes para lograr el desarrollo económico Con este tipo de propuesta, lo que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) está demostrando es que su política es asistencialista, y que pretenden volverla mucho más asistencialista porque no creen en la vida productiva” Beatriz Zavala, diputada del PAN y presidenta de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados, refuta a su contraparte Sostiene que la política del gobierno foxista no es “ni populista ni mucho menos asistencialista” Se trata, dice, de una política “integral”, y con ello pretende justificar la reducción de recursos para algunos programas, pero aclara también que existen otros donde se incrementa notablemente el recurso que se destinará para el próximo año Así, el 8 de septiembre anterior, Vicente Fox envió a la Cámara de Diputados el Presupuesto de Egresos de la Federación, y para el Ramo 20 propone un incremento de mil millones de pesos respecto de este año De acuerdo con los números proporcionados por la presidenta de la Comisión de Desarrollo Social, para este 2004 el combate a la pobreza cuenta con un presupuesto de 21 mil 98 millones de pesos, y para el próximo 2005 se prevé destinar 22 mil 34 millones Defensora del gobierno de Vicente Fox, la diputada Zavala sostiene “Las política federales no son populistas, porque si lo fueran, buscarían satisfacer en términos de gusto a un gran porcentaje de la población en México, aunque no sean los programas que se requieran realmente para elevar su nivel de vida “Pero tampoco son asistencialistas, porque si lo fueran, nada más se utilizarían para una situación delicada, para atender una situación de vulnerabilidad de ese momento” Y aclara: “Los programas actualmente asisten, sí, pero están planeados para que realmente se vaya superando el nivel de vida de las familias” Para ilustrar su dicho, la diputada Beatriz Zavala ejemplifica con el programa Oportunidades, impulsado durante este gobierno “Un ejemplo de lo que digo es Oportunidades, el cual es distinto al llamado Progresa creado por el gobierno de Ernesto Zedillo ¿Por qué es distinto?, pues porque Oportunidades es más integral: incluye educación y salud, pues cuando se le da una beca a los niños, se obliga a las familias a acudir a revisiones de salud “En esta medida no es populista y es más que asistencialista, porque trata de ir a largo plazo proporcionando educación y salud”, sostiene Sólo como dato, el programa Progresa de Ernesto Zedillo y que Vicente Fox continuó durante su primer año de gobierno, también incluía salud, educación y alimentación Añade: “Además de Oportunidades, está el programa Jóvenes con Oportunidades, mediante el cual se permite que una vez concluido el nivel técnico intermedio de educación, se les dan recursos a los jóvenes para abrir un negocio propio o bien para que les sirvan en sus estudios superiores” Ignorancia Julio Boltvinik, especialista en el estudio del programa Progresa, Solidaridad y otros promovidos por distintos gobiernos federales, no oculta su asombro ante lo que llama “ignorancia” de la diputada respecto de las diferencias que existen entre ambos planes De acuerdo con los datos presupuestarios mostrados por la diputada Beatriz Zavala, Oportunidades recibirá para el próximo año 11 mil 874 millones de pesos: el llamado Hábitat (desarrollo urbano y ordenamiento territorial) contará con 2 mil 70 millones, mientras que Jornaleros Agrícolas recibirá apenas 140 millones de pesos, lo mismo que este 2004, y Opciones Productivas tendrá 400 millones contra 840 millones del actual ejercicio fiscal Pero todavía más: el programa Empleo Temporal recibirá, de aprobarlo la Cámara de Diputados, apenas 150 millones de pesos contra 700 millones de este 2004 Durante el primer presupuesto de Vicente Fox, el año 2001, este programa alcanzó un apoyo por mil 863 millones de pesos Es decir, al tomar en cuenta el análisis presupuestal de la propia presidenta de la Comisión de Desarrollo Social, Opciones Productivas tendrá una reducción de 52% y, Empleo Temporal, de 978 Al ponderar estos números es que el diputado del PRD, Julio Boltvinik, manifestó su confirmación de que la política social de Vicente Fox se va encaminando cada vez más hacia el asistencialismo, pues hace a un lado los proyectos productivos La propia Beatriz Zavala acepta la gran reducción a estos programas, sin embargo aclara que ella, “como muchos diputados”, sabemos de la necesidad de estos planes El problema, comenta, es que la Sedesol ha detectado que se han utilizado con fines electorales, o en otras ocasiones la inversión se queda en quienes contratan a la gente y no en los propios jornaleros agrícolas Para resolver el problema, añade, “propondremos no una reducción del presupuesto en estos programas, sino mejores reglas de operación, donde cada recurso vaya ‘etiquetado’, y con ello se eviten los desvíos con fines electorales” Diconsa Programas sociales como Conaza, el cual va dirigido a zonas áridas, --siempre según los números proporcionados por la presidenta de la Comisión de Desarrollo Social--, pasó de 96 millones de pesos para este 2004, a 51 millones para el próximo Habrá una reducción de 461%; otro dato revelador sería el de Diconsa (sobre almacenamiento, comercialización y abastecimiento de productos básicos): pasará de mil 300 millones a 644 millones de pesos La reducción sería de 504% Liconsa (distribución y comercialización de leche) pasará de 400 millones a 500 millones de pesos Tendría un incremento de cuando menos 20% No todos los programas sociales aplicados en gobiernos priistas anteriores han sufrido la misma merma Hay otros que de plano los desaparecieron, como el llamado Fidelist, que era un subsidio a la tortilla La diputada panista Beatriz Zavala pretende justificar su eliminación: Sostiene que el programa “se desvirtuó, pues los beneficiados ya habían superado la pobreza extrema”, pero además, añade, “se compensa con otros programas que llevan nutrición, como Liconsa, que es más integral en términos de nutrientes y cobertura” Confiesa que existe descontento entre los diputados miembros de la Comisión de Desarrollo Social por el bajo presupuesto para algunos rubros Y abunda: “No es que haya decrementos, puede haber programas que tengan menos, pero lo que ocurrió es que se modificó la distribución” Comenta también que el problema con algunos programas no es que se tengan que focalizar, sino que se deben revisar las reglas de operación Al respecto, Julio Boltvinik aclara que ese es precisamente el problema que tiene la política social del actual régimen, que focaliza, es decir, sólo atiende a la gente en pobreza extrema, pero ignora a quienes se encuentran en la llamada pobreza moderada Aunque reconoce que la política social de Vicente Fox es asistencialista, revela que la verdadera dicotomía no es entre asistencialismo y populismo, sino entre programas sociales neoliberales y programas sociales universalistas En los primeros ubica la política foxista, y en los segundos los programas impulsados por Andrés Manuel López Obrador Apoyo a viejitos El neoliberalismo, dice el investigador, atiende sólo a los pobres extremos, quienes tienen que probar que efectivamente son verdaderamente pobres, los focaliza Así, sólo a ellos les da apoyos para que puedan tener igualdad de oportunidades que, en el capitalismo, significa: jugar el juego del mercado y tratar de conseguir trabajo “Y los programas sociales universales son para toda la población, como por ejemplo el programa de atención a adultos mayores, de López Obrador Es equiparable a la educación primaria, que es gratuita” Y defiende: “El universalismo no es populismo El universalismo es lo que hacen los gobiernos europeos y nadie los tilda de populistas El neoliberalismo le dice a la gente: ‘vas a vivir miserablemente toda la vida, pero no te vamos a hacer promesas de un mundo mejor’, y el populista promete el paraíso a los trabajadores pero no lo puede cumplir “Cuando se califica de populistas algunas políticas, se quiere decir que no son realistas, que se quieren alcanzar cosas imposibles A veces se utiliza así el término, como el dar una pensión universal, que no es populismo, es universalismo”, define En cambio, añade, el asistencialismo es el que sólo ayuda y no hace las cosas para superar la pobreza en forma permanente “El asistencialismo resuelve el problema de momento” Acepta que la asistencia debe existir, pero aparejada de otras acciones que sí vayan a la raíz del problema; el problema es que quedarse sólo en ello se convierte en asistencialismo Y en este caso, asegura, la política social de Vicente Fox sólo es asistencialista, porque ha abandonado los programas productivos El presidente quiere, por ejemplo, promover la comercialización de las artesanías Así, pasa el programa Fonaes a la Secretaría de Economía, pero su programa no está hecho con vocación para superar la pobreza, por ello les dan créditos que resultan muy caros, por lo que la gente nunca sale de su problema “El actual gobierno no ha ligado la lucha contra la pobreza con un esfuerzo productivo serio, de promoción para que los pobres puedan bastarse por sí mismos” El 30 de abril del 2001, la secretaria del ramo, Josefina Vázquez Mota, sostuvo un encuentro con su equipo de trabajo, donde fijó los lineamientos que regirían la dependencia a su cargo Escribió: “Superar el asistencialismo, el cual es una concepción y una estrategia (diferente a la asistencia social); el asistencialismo genera dependencia, clientelismo, gasto creciente y sostenido y permanencia en la situación; lo peor es que desalienta la búsqueda de opciones, desmoviliza la iniciativa de la gente y desvía los escasos recursos hacia las ramas (efectos) sin tocar las raíces (causas)” Boltvinik concluye: esto es precisamente lo que ha realizado el gobierno de Vicente Fox a lo largo de su gobierno: promover e incrementar el asistencialismo

Comentarios