Molesta a Ramírez Acuña traslado de reos a Puente Grande

jueves, 14 de octubre de 2004
* Se muestra preocupado por la alta peligrosidad de los nuevos inquilinos del penal de máxima seguridad Guadalajara, Jal , 13 de octubre (apro)- El gobernador Francisco Ramírez Acuña se mostró molesto y preocupado por el traslado de 50 reos de alta peligrosidad del penal de máxima seguridad de La Palma, Estado de México, al de Puente Grande, Jalisco, aunque finalmente aceptó la situación Ayer, mediante un espectacular operativo que inició temprano en el Cefereso número uno en el Estado de México y terminó casi doce horas después en Puente Grande, fueron trasladados Mario Aburto Martínez, quien presuntamente asesinó a Luis Donaldo Colosio Murrieta; el narcotraficante Rafael Caro Quintero; y Daniel Aguilar Treviño, asesino confeso de José Francisco Ruiz Massieu, entre otros reos de altísima peligrosidad Hoy Ramírez Acuña declaró que le preocupa esta situación "por lo célebre que son (los reos trasladados) y de una u otra forma se ponen otros ojos en estas condiciones" Luego matizó: "Manifestamos nuestra molestia por este hecho, pero, bueno, también entendemos que son determinaciones que están dentro de sus ámbitos", en el caso del gobierno federal No obstante su preocupación por este suceso, consideró que no será necesario solicitar más vigilancia dentro y fuera del penal de Puente Grande, porque, estimó que es algo inherente a este traslado y porque "la seguridad se exige desde siempre, sobre todo cuando se han dado intentos de fuga", en que se le ha pedido tanto a la Secretaría de Gobernación como a la de Seguridad Pública que refuercen toda la zona Por otro lado, ha trascendido que entre las autoridades locales subyace cierta preocupación por la concentración de tantos y tan peligrosos reos, porque, precisamente del Cefereso de Puente Grande se evadió, con relativa facilidad, el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo” hace tres años, luego de que se relajó mucho la disciplina interna; pese a las denuncias de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), en su momento, no se tomaron las debidas precauciones y ni siquiera la CNDH actuó a tiempo y con cordura, pues más bien exhibió a los denunciantes, que fueron varios custodios que pronosticaron problemas serios hacia el interior del reclusorio

Comentarios