Retoma Bush política del miedo como estrategia electoral

jueves, 21 de octubre de 2004
* Asegura que EU permanece bajo la amenaza terrorista * Kerry acusa a Bush de usar recursos públicos para dividir a los estadunidenses Washington, 20 de octubre (apro) - Ante la presión de la cerrada contienda presidencial con el demócrata John Kerry, el presidente de Estados Unidos, George W Bush, usó nuevamente como estrategia electoral a la propagación de la política del miedo, recordándole a los estadunidenses que su nación permanece bajo una amenaza terrorista A menos de dos semanas de las elecciones presidenciales del martes 2 de noviembre, y pese a que se mantiene al frente en la preferencia del electorado para ganar los comicios, el gobierno de Bush ordenó a una veintena de funcionarios del Departamento de Seguridad Interior, por lo menos, a que hagan una gira por 17 estados del país, coincidentemente entre los se encuentran los considerados como “indecisos” para definir sus votos, para propagar las estrategias antiterroristas que ha tomado el mandatario a lo largo de su mandato Está ya bien fundamentado que la difusión de las políticas antiterroristas de Bush, pueden interpretarse también como la propaganda de la política del miedo, debido a que al momento que habla de los avances en el combate al terrorismo, destaca, a su vez, la constante amenaza que pesa sobre Estados Unidos La medida electoral de Bush, provocó inmediatamente la ira de los demócratas y varios funcionarios de la campaña de Kerry acusaron al presidente de estar aprovechándose de los recursos federales para espantar a la gente, y con los discursos de los funcionarios del Departamento de Seguridad Interior, postrarse como la única alternativa para combatir y derrotar al terrorismo El presidente Bush está utilizando todos los recursos políticos necesarios para garantizar su reelección en noviembre, lo que sorprende a varios analistas en materia electoral, tomando en cuenta que el mandatario, para sorpresa de de los demócratas, se ha comenzado a consolidar al frente de las encuestas de opinión sobre la tendencia de los votantes, y sobre las tres derrotas que sufrió frente a Kerry en los debates presidenciales El más reciente sondeo de la cadena de televisión NBC y el periódico The Wall Street Journal, realizado del 16 al 18 de octubre, encontró que Bush y Kerry están empatados con 48 por ciento de apoyo de los posibles votantes La encuestas del Centro de Investigaciones Pew efectuada del 15 al 19 de octubre, registró un respaldo a Bush de 49 por ciento de los posibles votantes, respecto al 44 por ciento para Kerry, tanto esta encuesta como la de NBC y el Wall Street Journal, tienen un margen de error de más, menos 35 puntos porcentuales La lucha por la Casa Blanca, además de estar haciéndose más cerrada y contenciosa, se torna bastante sucia respecto a los ataques personales que se están haciendo los dos candidatos, Kerry está insistiendo en descalificar a Bush como un presidente irresponsable, ignorante, y amigo de los ricos y de los empresarios, al tiempo que el republicano tilda a su contrincante de ser un hombre que menos precia la labor de los hombres y mujeres de las fuerzas armadas, de ser el mas liberal entre los liberales, y de querer imponer acciones tributarias que empeoraran la situación económica del país Lo cierto de la contienda es que para su definición el tema de la seguridad podría ser un punto clave, por ende que el presidente Bush ante la amenaza de la candidatura de Kerry, decidiera echar mano de los recursos del Departamento de Seguridad Interior para acentuar la propagación de la política del miedo, que le había sido bastante efectiva hasta por lo menos antes de los tres debates presidenciales En las oficinas centrales de la campaña de Kerry están furiosos con lo que está haciendo el mandatario con respecto al tema de la seguridad y la lucha antiterrorista Los demócratas dicen que el electorado debería estar acribillando con su desdén al presidente Bush porque ha fracasado en sus intentos por atrapar a Osama Bin-Laden, el presunto responsable de los ataques terroristas del martes 11 de septiembre Esto sin tomar en cuenta que para desviar la atención de su fracaso, está gastando más de 100 mil millones de dólares para tratar de arreglar el desorden que causó en Irak su guerra injustificada Frente a la nueva realidad y al tono que la estrategia electoral de Bush, analistas políticos insisten en prevenir a los estadunidenses de que si Kerry recupera terreno en las encuestas, es posible que unos días antes de las elecciones la Casa Blanca anuncie la captura de Bin-Laden, o que presente al público su cabeza

Comentarios