Encabeza el Dalai Lama ceremonia ecuménica en la catedral

martes, 5 de octubre de 2004
* El líder religioso hace un llamado por la paz mundial * Marta Sahagún y Ana Cristina Fox se encuentran en el acto sin saludarse México, D F, 4 de octubre (apro)- La esposa del presidente Vicente Fox, Marta Sahagún, asistió hoy a la ceremonia religiosa presidida por el Dalai Lama, Tzenzin Gyatso, en la catedral metropolitana de la Ciudad de México, luego de que, el pasado domingo, sostuvo un breve encuentro con el religioso Pese a que Fox se abstuvo de tener un encuentro con el líder espiritual de los tibetanos, debido a las presiones diplomáticas del gobierno de China, Marta Sahagún decidió asistir al acto en la catedral, lo mismo que Ana Cristina Fox, una de las hijas del primer mandatario Ambas llegaron por separado A las 15:25 horas, cinco minutos antes de dar inicio la ceremonia, Marta entró a la nave de catedral acompañada por Onésimo Cepeda, obispo de Ecatepec; por el empresario Olegario Vázquez Raña y por el sacristán mayor de la catedral, José de Jesús Aguilar No entraron por la puerta principal del recinto religioso, como los demás asistentes, sino por la sacristía, situada atrás del altar y de frente a los miles de fieles que, a esa hora, ya abarrotaban la catedral para ver al Dalai Lama De esta manera, el arribo de Marta Sahagún no pudo ser más ostensible Enfundada en un llamativo vestido color naranja –igual al color de las túnicas de los monjes budistas que estaban en las primeras filas--, la esposa de Fox iba detrás del Onésimo Cepeda y del sacristán mayor, quienes le fueron abriendo paso entre las personas que estaban sentadas muy cerca del altar Los lugares reservados para la consorte presidencial y sus acompañantes estaban justo adelante de donde ya estaba sentada Ana Cristina Fox; pero Marta no quiso sentarse ahí Apuntó con el índice a otro sitio, más distante de donde estaba la hija del mandatario Y hasta allá se fueron ella, el obispo y el sacristán Sólo que algunos de estos lugares –también ubicados en las primeras filas-- ya estaban ocupados por los comentaristas de radio y televisión Jorge Garralda, Luz Blanchet y Gustavo Adolfo Infante El sacristán mayor habló brevemente con ellos Y éstos cedieron sus asientos a Marta y su pequeña comitiva Poco después saldrían, también de la sacristía, el Dalai Lama y Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México, acompañados por otros representantes de distintas religiones Fueron ellos quienes, desde el altar, presidieron la llamada “ceremonia ecuménica” en la que hicieron un llamado a la paz mundial En su intervención, el XIV Dalai Lama, Tzenzin Gyatso, se congratuló por el “acto interreligioso” y señaló que todas las tradiciones religiosas tienen, finalmente, un único propósito: “promover la paz y los valores humanos” “Ante las situaciones críticas que vive la humanidad, la fuente de esperanza está en las creencias espirituales y religiosas Por eso, las iglesias tienen un enorme potencial para promover los valores humanos y una enorme responsabilidad para encontrar la paz Y aquellos que tienen una creencia religiosa, tienen una vida más plena”, dijo el Dalai Indicó que “pese a sus diferencias a nivel filosófico, el budismo, el cristianismo o el islam, tienen como punto común beneficiar a la humanidad, porque todas estas religiones nos hablan de cultivar la compasión, el sentido de la fraternidad y la autodisciplina” Aclaró que la ética no solamente se basa en la fe religiosa, por lo que también los no creyentes tienen una responsabilidad moral “Es importante que cada uno de nosotros, seamos creyentes o no, mantengamos esa responsabilidad ante los valores humanos”, dijo Aunque también reconoció que muchos conflictos se han originado en nombre de la religión, pues “también hay gente con malas intenciones en todos los grupos humanos y en las mismas religiones” Esta maldad radica, dijo, “en que algunas emociones, como el odio, el apego o los celos, de pronto se escapan al control de la razón y se vuelven destructivas” Por su parte, el arzobispo Rivera Carrera le dio la bienvenida al líder budista: “Le recibimos como líder espiritual de una de las religiones más antiguas del mundo, que ha propugnado por liberar al mundo del dolor, del sufrimiento, de la enfermedad, de la vejez, de la muerte, en una lucha constante frente a Mara, el maligno, para lo cual es necesario vaciar el corazón de todo deseo, de toda ansia de poder y de dominio de los demás, renunciando a los placeres de la existencia” Aparte del Dalai Lama y de Rivera Carrera, el acto ecuménico lo encabezaron nueve representantes de sendas religiones: Brahmin Shashi Dahr, representante de la comunidad hindú de México; Carlos Touche, obispo primado de México de la Iglesia anglicana; Elder José Luis Torres, representante de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; Athenagoras Pérez, de la Iglesia Ortodoxa Griega; Francisco Limón, de la Iglesia presbiteriana; Arjan Singh, ministro de Sikh Dharma; Jaziel López, de la Iglesia luterana; Sheija Amina Teslima, de la comunidad sufi islámica; y Chakkaratani Vicky Gurza, representante de la comunidad budista de México Cada uno de ellos fue pasando ante el micrófono para dar su plegaria por la paz El pasado domingo 3, Marta Sahagún sostuvo una reunión privada con el Dalai Lama, en el hotel Sheraton del centro de la Ciudad de México, donde se hospeda el religioso Marta fue a manifestarle la admiración que siente por su espiritualidad y por sus mensajes de paz

Comentarios