La Constitución Europea, no es la deseable, sino la posible: Borrell

lunes, 1 de noviembre de 2004
Madrid (apro) - Luego que la Constitución Europea fue firmada este viernes por los líderes de las 25 naciones del Viejo Continente, el español Josep Borrell, presidente del Parlamento Europeo, enfrenta un gran reto: lograr su ratificación No le será fácil Grupos políticos en el Parlamento Europeo y algunos gobiernos oponen duras resistencias Ingeniero aeronáutico y doctor en Economía, Borrell –57 años— ha combinado las labores administrativas con la vocación política: varias veces diputado por el Partido Obrero Socialista Español, secretario de Estado de Hacienda (1984) y ministro de Obras Públicas, Trasporte y Medio Ambiente (1991), son algunos de sus cargos En entrevista con Apro, remarca las diferencias de visión entre Estados Unidos y la UE “Estados Unidos nunca sería miembro de la UE porque mantiene la pena de muerte o por su elevado déficit público” Reconoce además que la Constitución Europea tiene defectos –“me hubiera gustado una Constitución más social”—, y señala que Europa “no es un club de cristianos” El debate de la Constitución --¿Cuáles serán las prioridades de su presidencia? --La gran prioridad será la ratificación de la Constitución Europea, porque de este asunto dependen muchos otros También tenemos las perspectivas financieras que deben aprobarse antes de finales de 2006 Está el inicio de las negociaciones con Turquía y su puesta en práctica, la reforma del Pacto de Estabilidad, acabar la negociación con Rumania y Bulgaria Probablemente Croacia sea un país candidato con el que se negocie pronto y, luego hacer que la ampliación sea efectiva, que no sólo esté en los tratados, sino que también esté en la realidad y en los espíritus Con todo ello, la agenda está llena Tendremos que pronunciarnos sobre todos estos asuntos --¿Cómo se puede “vender” a los ciudadanos la Constitución europea? ¿En qué va a beneficiar a la gente? --Los que quieran construir una Europa política no pueden prescindir de un texto constitucional, que da nueva forma, nuevo impulso a ese proyecto Sin Europa, difícilmente podríamos sobrevivir encerrados cada uno en nuestra realidad nacional “La explicación al por qué un texto constitucional es la misma que a por qué Europa: para garantizar la paz, para compartir el desarrollo, para proteger el medio ambiente de una forma coordinada, para cohesionar la sociedad y los territorios No son grandes frases solamente, son objetivos que se han ido concretando en políticas que --en España tenemos un buen ejemplo de ello-- han ayudado mucho, no sólo a la paz entre las naciones, sino también a la pacificación interna de las sociedades Ese proyecto europeo volvería atrás si no se aprueba un texto como el que se propone a los electores” --Esta Constitución supone un salto cualitativo con respecto de aquella Unión Europea basada sólo en criterios económicos, pero a lo mejor la cuestión está en el contenido concreto de este texto --Esa es la que hay que valorar, no una cualquiera, sino precisamente ésa, que dice lo que dice y no dice lo que no dice Sería bueno que el texto se juzgara por sí mismo Lo digo porque el problema que hay con el referéndum para su ratificación es que, normalmente, aparte del texto, se suele contestar al contexto, y hay muchas circunstancias que intervienen en la toma de la decisión del votante Mucha polémica puede desorientar al ciudadano, pero poca polémica puede inhibir su participación “Hay países donde la polémica interna es muy intensa, como es el caso de Francia, y otros donde es de menor intensidad, como es la situación en España, donde los dos grandes partidos están de acuerdo y parece que las discrepancias se refieren a asuntos de tipo identitario sobre el reconocimiento de los idiomas Este texto se ha elaborado durante dos años por un colegio, una convención, un procedimiento diferente a los empleados para los anteriores tratados Esta no es una Constitución strictu sensus, pero no es un tratado más Es un salto cualitativo en desarrollo político de Europa que, además, tiene la virtud de consolidar, clarificar y hacer más eficiente lo que hemos ido haciendo a lo largo de medio siglo de Tratado” --Pero algunas de las fuerzas políticas que más se han quejado de la falta de contenido político de la UE, como Izquierda Unida, se oponen a esta Constitución, no por ser tal, sino porque también denuncian que tiene escaso contenido político y social --Hay gente que se opone porque considera que la Constitución no es lo suficientemente social, que no avanza en el desarrollo de la Europa social Sin duda, no avanza todo lo que hubiésemos deseado; no voy a decir lo contrario A mí también me hubiera gustado más una constitución que desarrollara más la dimensión social de la construcción europea, pero es más de lo que hay y no es, hoy por hoy, posible conseguir más Los que dicen “voto que no, porque no es suficiente lo que me ofrece”, tienen que valorar bien cuál es la opción Si es quedarse con lo que tenemos, que todavía es menos o incluso poner en peligro lo que ya tenemos por un riesgo de involución y crisis abierta; hay que valorar las consecuencias del voto “Pero estaría de acuerdo con los que dicen que esa Constitución tiene defectos que no hemos conseguido superar Aún así, es mejor que el punto de partida --¿El mensaje es que sólo es un primer paso? --En todo caso, no será el último Es un paso más que será puesto en cuestión porque hay muchos elementos en litigio Lo importante es que los europeos sepan que la forma en que han escogido construir su unidad, que pasa por la renuncia a la fuerza, no tiene más motor que la convicción y el mutuo acuerdo Y que cuando un país dice que no, no hay manera de hacerle aceptar que sí Eso frena el avance más rápido que algunos quisieran, pero es el precio a pagar por una construcción que no se basa --por primera vez en la historia de Europa-- en la fuerza del más fuerte, sino en el consenso de todos La real politic --Usted ha afirmado recientemente que “Occidente hace intervenciones militares a la carta, según sus intereses, y las justifica, también, cuando le conviene” --Es verdad que no prestamos la misma atención a lo que pasa en Sudán que a lo que sucede en otras áreas del mundo que nos resultan más sensibles En África se han producido genocidios ante los que el mundo occidental se ha mostrado relativamente indiferente Algunos dicen que el genocidio de Ruanda fue posible porque allí no había petróleo De Somalia salió Estados Unidos después que no pudo implantar su poder militar y no ha vuelto; no ha vuelto porque no le genera el mismo interés que otras áreas del mundo más sensibles para su geoestrategia No hay que escandalizarse de eso, así es la vida Los países tienen muy en cuenta sus intereses y no se puede ignorar que eso forma parte de lo que se llama la real politic Pero una inyección de consideraciones morales y éticas en el devenir del mundo es algo que también la Unión Europea puede aportar “Creo que la defensa de la legalidad internacional que se hizo durante la guerra de Irak es un buen ejemplo de que, frente a la real politic, hay unos considerandos que son más de índole moral que el Parlamento Europeo, representando a los ciudadanos, está llamado a desarrollar Los ciudadanos tienen menos restricciones que sus gobiernos a la hora de decir lo que piensan; la prueba está en que el Parlamento Europeo ha sido mucho más crítico con (Vladimir) Putin y con lo que ha pasado en Chechenia que el propio Consejo y sus representantes --Ahora hay diez nuevos países en la Unión con una clara orientación pro estadunidense ¿Cómo va a cumplir la UE ese papel antes mencionado de reequilibrio, de pacificación? --Las cosas son como son No podemos pedir que el mundo nos lo hagan a nuestra medida Los europeos, de repente descubrimos que los nuevos países que son miembros de la Unión no tienen la misma visión del mundo que los países fundadores, que la unión que surja de esta nueva ampliación no será la Unión Europea que imaginaron los padres fundadores Y hemos de aceptarlo y asumirlo Probablemente los gobiernos de los países que empezaron esta aventura no son conscientes del nuevo escenario en el que van a tener que jugar, y eso explica algunas de las incomodidades que sienten algunas naciones como Francia, que antes tenían dos comisarios muy importantes y se quedan con uno menos importante, y se preguntan qué está pasando Vamos a hacer una Europa entre todos EU y UE: “cosas distintas” --El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la última cumbre de la Unión Europea con Latinoamérica y Caribe, comentaba que se estaba produciendo un fracaso de la “unilateralidad” estadunidense, y que se estaba dando un entendimiento en los valores entre la comunidad europea y la latinoamericana en cuestiones tales como volver a situar a Naciones Unidas en la centralidad a la hora de resolver conflictos internacionales --El nuevo gobierno español y su presidente tienen el gran mérito de haber dado un giro de 180 grados a la política exterior española y haberlo planteado sobre bases muy diferentes De hecho, el otro día, en la reunión de la Asamblea General de la ONU, asistimos a dos interpretaciones distintas del mundo, y no me refiero a la que daban Zapatero y Bush, sino a la que daba el secretario general, Kofi Annan, y a la que daba George Bush por su lado Eran dos interpretaciones distintas de la realidad mundial y, seguramente, los planteamientos que ha hecho España tienen un gran impacto en América Latina, como la tienen también en toda Europa Y es cierto que muchos países ven con simpatía un esfuerzo por enfocar el mundo desde una perspectiva más multilateral Veremos lo que sucede en las próximas elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, porque, sin duda, el escenario variará en función de quién sea el próximo presidente “Europa y Estados Unidos representan hoy cosas distintas La interpretación del mundo desde Europa es muy diferente a como lo es desde Estados Unidos, el cual nunca sería miembro de la UE, porque mantiene la pena de muerte o por su elevado déficit público, muy por encima de los límites marcados en Europa” --¿Cómo se podría sustanciar esa cooperación con América Latina desde la UE? ¿Qué mecanismos podrían utilizarse? --Tenemos unos muy importantes Ahí están las negociaciones con Mercosur Hay una negociación en marcha de enorme importancia, que puede a llegar a fructificar en un acuerdo como los que ya tenemos con México y con Chile, o puede fracasar si no nos damos prisa (…) --¿Cuáles son los aspectos a destacar de esta negociación? --Es un poco la alternativa que América Latina tiene a la iniciativa del gran mercado americano, del ALCA Estamos en una encrucijada y ellos también Pueden orientar sus pasos estratégicos a enmarcarse en una zona de libre cambio con Estados Unidos, olvidando un vínculo del Atlántico Sur, o pueden también tender puentes de colaboración económica con Europa Hay una elección a tomar, pero los ejemplos de México y Chile pueden ser muy positivos para ellos (desde que los acuerdos se firmaron con Chile, los incrementos de comercio anuales entre ambos crecen a un ritmo superior a 25% anual) “Además, en la medida en que estos acuerdos comerciales incluyen cláusulas democráticas, que exigen el respeto a los derechos humanos, pues también, para estas sociedades que han pasado por experiencias amargas de dictaduras militares, es un anclaje y una salvaguardia que se valora mucho --Otro punto difícil en el ámbito de las relaciones con América Latina está en las tensas relaciones actuales de la UE con Cuba --Cierto, las relaciones no son fáciles El apoyo del Parlamento europeo al ‘Proyecto Varela’ o la invitación formal por parte de diversos países de la UE a disidentes cubanos ha llevado a un enfriamiento de estas relaciones Pero creo que el actual gobierno español será capaz de distenderlas No es bueno para nadie que ambas partes no estén al máximo nivel de comunicación Confío en el papel de la diplomacia española para recomponer la situación Europa: el contrapeso -- ¿El “cierre” final de la Unión europea será la incorporación de Rusia? --La Unión ha renunciado al único criterio no discriminante que hubiera podido utilizar para fijar sus fronteras, que era el criterio geográfico Aceptar que geográficamente haya países que pueden ser candidatos, ha diluido el concepto de frontera que ahora no tiene un trazo fácilmente identificable Se trata de saber hasta dónde quiere llegar la Unión, y también dependerá de la clase de Unión que se quiere hacer Rusia, de momento, no está en la agenda, ni en la nuestra, ni en la suya --Pero se está constituyendo una Agencia Europea de Defensa que tiene prevista la creación de unidades de intervención en todo el mundo ¿Vamos hacia la independencia militar de Europa? --Lo que se está haciendo en Europa no es contradictorio con mantener una presencia de los países europeos en la Alianza Atlántica Por una parte existe la voluntad y el convencimiento de que Europa debe tener capacidades defensivas propias, autónomas; su capacidad de intervención en conflictos de su entorno inmediato Pero eso no hay que entenderlo como una voluntad de actuar al margen de su alianza con Estados Unidos a través de la OTAN, aunque sí es verdad que, al menos, algunos países europeos --no necesariamente todos-- desearían desarrollar más y mejor sus capacidades militares de una forma conjunta --Usted ha comentado recientemente que Europa no estaba lo bastante unida ni tenía la capacidad para hacer frente al “imperio norteamericano” ¿Esto expresa que existe una necesidad en el mundo de generar un contrapeso? --Algunos países europeos lo sienten de una manera muy clara y lo han dicho El presidente francés, Jacques Chirac, de una manera muy expresa; de un modo menos expreso, también Alemania Hay varias naciones que sienten la necesidad de que Europa actúe como un contrapeso de lo que entienden como un exceso de potencia de Estados Unidos Pero no es un sentimiento compartido por toda la Unión Europea; no hay más que leer las recientes declaraciones del presidente de la República Checa, Vlaclav Klaus, quien literalmente expresó: ‘No estoy a favor de una Europa cada vez más unida La Europa unida no ha existido y espero que nunca lo haga () La crisis iraquí no dividió a Europa, sino que puso de manifiesto su desunión Y demostró lo fuerte que es la relación transatlántica’ Eso por no hablar del sentimiento que hay en Polonia y en los países bálticos, o de los que aún están por integrarse en la UE, como Rumania, que estarían encantados de que las bases militares norteamericanas en Europa se deslocalizaran y se ubicaran en su territorio En eso, Europa mantiene hoy un debate muy profundo, sobre su ser Y los países que pudieran formar el “núcleo duro” de una iniciativa europea de defensa, entre ellos el Reino Unido, no acaban de perfilar bien su papel con respecto de Estados Unidos No es fácilmente imaginable una Europa de la defensa sin el Reino Unido, el país que más gasta en este aspecto y que tiene más capacidad militar propia ¿Sería más fácil ponerse de acuerdo sin la participación británica? Probablemente sí, pero el resultado no tendría la dimensión estratégica que necesitaría --¿Y es necesaria esa defensa europea? --En mi opinión, y en eso no comprometo más que al eurodiputado, no al presidente del Parlamento Europeo, creo que es necesario que Europa refuerce su capacidad militar autónoma Durante la Guerra Fría, Europa, de algún modo había subarrendado su seguridad a Estados Unidos Pero ahora el enemigo no es el mismo y algunos de los riesgos y amenazas que Europa puede tener, las tiene sólo ella

Comentarios