Jaloneo por Pemex

domingo, 14 de noviembre de 2004
Antes de que concluya este año la Cámara de Senadores podría aprobar el nuevo régimen de Petróleos Mexicanos (Pemex), con lo que el siguiente gobierno federal tendría que ajustar durante tres años las finanzas públicas hasta en 100 mil millones de pesos y reducir en 13 mil 800 millones los ingresos para las entidades federativas, expone Proceso en su edición de este domingo 14 de noviembre De ser así, a diferencia de la administración de Vicente Fox, el partido que gane las elecciones presidenciales de 2006 no contará con la gestión discrecional de la renta petrolera y dependerá de la expansión productiva y de la economía para obtener recursos por recaudación fiscal Además, en la Cámara de Diputados aguardan su turno de dictamen varias iniciativas para modificar sustancialmente la administración corporativa de Pemex, con el propósito de otorgar autonomía de gestión a la paraestatal pero con rendición de cuentas, pues se incluiría el nombramiento del director general a través del Congreso, así como la participación de representantes ciudadanos en el Consejo de Administración Alejandro Castañeda, investigador de El Colegio de México, indica que si bien el cambio en el régimen fiscal de Pemex es importante, pues su actual contribución a las finanzas públicas ahoga a la paraestatal, sin autonomía de gestión y sin la reconfiguración de su administración corporativa no se resolverán los problemas estructurales, dice el reportaje que publica Proceso en su edición de este domingo 14 de noviembre

Comentarios